Higiene y desinfección

Claves del uso del gel hidroalcohólico en niños

Tan importante es explicarles bien cómo utilizarlo que enseñarles aquellos contextos en los que se antoja imprescindible, y también es fundamental tomar precauciones e incluso medidas concretas para que los más pequeños no lo tengan a su alcance ni se lo autosuministren.

El gel hidroalcóholico y los niños
El gel hidroalcóholico y los niños (Foto: depositphotos)

Una persona se toca la cara dos veces y media por minuto de media, según recuerda Cleands citando diversos estudios, dato que explica lo difícil que está siendo para todos los seres humanos adaptarlos a la nueva normalidad provocada por la pandemia de la COVID-19. Mucho más complicado si cabe en el caso de los más pequeños y los adolescentes; estos últimos por sus hábitos sociales, donde el contacto físico y la convivencia con un grupo amplio de amigos es habitual, y los primeros porque no son plenamente conscientes de lo que pasa por mucho que padres y profesores se empeñen en explicárselo una y mil veces

Lavarse las manos es parte fundamental de la higiene personal. Siempre lo ha sido, con y sin coronavirus, pero evidentemente ahora cobra más trascendencia que nunca ser responsables con ello porque son estas el principal vehículo para transportar bacterias y virus de un lugar a otro. Lo ideal, por supuesto, es lavarse las manos con agua y jabón de forma insistente, pero ya tenemos todos asumido a estas alturas de que no siempre tenemos un grifo a mano, de ahí que el gel desinfectante se haya convertido en un producto que no puede faltar en bolsos, riñoneras y mochilas. En la vuelta al cole, sin ir más lejos, constituye uno de los pilares sobre los que sustentar un entorno seguro e higiénico.

Pero el gel desinfectante no deja de ser un producto peligroso cuando entran los niños en la ecuación. En la mayoría de casos tienen alcohol en su composición, ya que para que sean eficaces en la desinfección debe actuar este compuesto que tiene que tener una presencia alta en su fórmula. Y el alcohol es un elemento muy peligroso para la salud de los niños, ya que de ser ingerido puede provocar una intoxicación. Por eso es muy importante tener en cuenta las claves a la hora de usar gel hidroalcohólico con niños.

¿Cuándo usarlo?

Hay que diferenciar bien cuándo usarlo del cómo, y explicar ambas cosas a los peques. Según Cleands, empresa que ha lanzado al mercado la primera pulsera recargable con gel hidroalcohólico, hay cinco situaciones clave que se deben limitar, y que como es algo muy complicado de conseguir en los niños, es importante recalcárselas para que después se desinfecten las manos: evitar al máximo tocar superficies funcionales; intercambiar objetos con otros compañeros en horas lectivas; limitar la interacción física; no tocarse la cara con las manos sucias; y limpiarlas bien antes de ingerir cualquier alimento.

Son cinco contextos que ya habréis repetido mil veces a los niños que los eviten a toda costa pero se siguen produciendo en la mayoría de casos. Es normal, son niños. Pero también por eso es necesario no solo insistirles en que no lo hagan sino recordarles también que si ocurre, tienen una solución inmediata: lavar las manos con agua y jabón o con gel desinfectante, además de aquel producto que han recibido de un conocido, si es el caso, como puede ser un libro entre adolescentes.

En envase original y suministrado por un adulto

Tanto los padres como cualquier persona que tenga a su cargo a un niño pequeño tiene una responsabilidad directa en cómo utiliza este el gel hidroalcohólico. En primer lugar, y siempre que sea posible, muy especialmente en niños de educación infantil, se les debe proporcionar el gel y no dejar que se lo autosuministren. Del mismo modo, no se puede dejar a su alcance, ni en casa, ni en clase, ni en los bolsos o mochilas de mano cuando salimos a la calle. Mucho cuidado con este último detalle porque es habitual que los niños hurguen en ellos y prueben a abrir todo lo que encuentren dentro. 

La Asociación Española de Pediatría recomienda también mantenerlos siempre en sus envases originales para evitar confusiones en los menores, a lo que añadimos nosotros la recomendación extra de marcar muy bien dichos envases, tanto los originales si el etiquetado es confuso como los rellenables. Según la misma nota informativa de la AEPED, es una medida efectiva evitar que estos envases estén diseñados con colores o estampados atractivos, que suele ser uno de los motivos por los que los niños se interesan más por ellos en caso de encontrarlos a mano. Y en la medida de lo posible, también es interesante que sean envases con cierre de seguridad, otro cortafuegos más. Todo suma cuando se trata de la salud de los peques de la casa.

Pero todos estos tips no dejan de ser el complemento a lo más importante: explicar muy bien y en repetidas ocasiones a los niños cómo usar el gel hidroalcóholico. Una y mil veces. Las que haga falta hasta que asimilen un hábito que es doblemente necesario: por un lado, para protegerse del virus, y por otro lado para no agredirse a sí mismos o a terceros haciendo mal uso de un producto que es peligroso si no se utiliza de forma correcta. 

Continúa leyendo