Vídeo de la semana

Ideas y consejos

Cómo conseguir que tu hijo se proteja del sol sin protestar

Aunque estéis concienciados de la importancia capital que tiene proteger a vuestros hijos del sol, en ocasiones tendemos a dejar de hacerlo por no provocar un conflicto con ellos, lo cual es un error que puede tener consecuencias muy graves para su salud.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Cada víspera de verano insistimos en la importancia de protegernos contra los rayos directos del sol. Es fundamental hacerlo con independencia de la edad, pero lógicamente en los niños lo es más por dos motivos fundamentales: los más pequeños -hasta los seis años aproximadamente- tienen la piel más delicada y, en general, se exponen durante más tiempo al sol porque pasan tiempo jugando en la calle, bañándose o en la arena de la playa.

Sin embargo, por mucho que estéis concienciados con el cuidado y protección de la piel de vuestros hijos, no siempre es fácil conseguirlo. A muchos de ellos no les gustan las gorras ni los gorros y a la inmensa mayoría les molesta que les quieran echar crema por todo el cuerpo. Les incomoda y, sobre todo, les retiene cuando tienen un estímulo delante que les está llamando a voces - playa, piscina…- para jugar y divertirse. 

Por eso, a veces caemos los padres en el error de no protegerles como debemos. “Por no discutir”, “pobre, le molesta”, “si ya le eché antes de bajar”... Las excusas abundan en nuestro cerebro cuando no queremos afrontar una de esas muchas responsabilidades que debemos ejercer con nuestros hijos sabiendo que puede conllevar un cabreo por su parte. 

Pero no tiene por qué ser así. Es cuestión de conocer recursos y tener imaginación para intentar limitar sus quejas cuando les queremos proteger del sol. Ya que esto es innegociable y hay que hacerlo sí o sí cada día durante varios meses (varias veces al día además), merece la pena intentar encontrar una fórmula que lo haga más llevadero. Estas son algunas ideas para ello: 

Que ellos crean manejar la situación

Hazles partícipes de la tarea dejando que se echen un poquito de crema en algunos sitios del cuerpo mientras tú, con tu técnica y velocidad ya muy depuradas, consigues cubrir todo su cuerpo antes de que se aburran. Lo conseguirás casi sin que se enteren.

Juegos

Es el recurso de toda la vida, tirar de imaginación. Tendrás que ir cambiando de juego para que no te pillen el truco, así que te damos tres ideas sencillas sobre las que desarrollar tu creatividad sobre la marcha: inventarte una canción pegadiza o cantar alguna de sus favoritas, hacerles dar vueltas sobre sí mismos como si fueran bailarines o utilizar su cuerpo como un lienzo. Esta última es la que más juego da, nunca mejor dicho, porque pueden pintar ellos mismos con la crema antes de repartirla por el cuerpo y tú puedes hacer lo propio en su espalda. Las cosquillas son otro recurso que puede funcionar.

Cremas de colores

Hay compañías especializadas en productos de cosmética para protegerse del sol que quieren ponérselo un poquito más fácil a los padres y por eso han desarrollado cremas con diseños atractivos para los peques. Es el caso de las cremas de colores, como por ejemplo los sticks solares de la firma francesa EQ Love. Tienen una protección SPF 50+, la recomendada para los peques, que se lo pasarán en grande pintándose cuando en realidad se están protegiendo contra el sol. 

Cremas solares de EqLove
Cremas solares de EqLove

Dar la crema antes de bajar a la calle

Este consejo es supereficaz pero tiene un inconveniente: es muy limitado porque solo vale para la primera vez del día en el que les deis crema a los peques. Si es para salir a pasear, no hay problema, pero si es un día de playa o piscina, tendréis que repetir la operación a las dos horas (aproximadamente) y ya no os servirá este truco que además es lo recomendado por los dermatólogos porque el fotoprotector solar se debe aplicar alrededor de media hora antes de la exposición al sol. Lo bueno del consejo es que es infalible: si el plan que les espera les atrae, volarán a echarse la crema solar.

Camisetas con protección

Una opción complementaria a las cremas, sticks y sprays de protección contra el sol para los niños son las camisetas con protección. Poco a poco, gracias a los avances de la tecnología y la investigación en el sector textil, están proliferando en el mercado este tipo de prendas que cuentan con protector solar UV 50+. Un ejemplo son los diseños para peques -desde bebés- de Lässig, que están a la venta en puntos de venta como la tienda online de la farmacia Galileo61. Fabricadas en telas suaves y elásticas, se pueden usar tanto fuera como dentro del agua, donde no pierden su efectividad. 

Camiseta con protección de Lässig
Camiseta con protección de Lässig

Predicar con el ejemplo

Se nos ocurren dos maneras distintas de hacerlo. Una de ellas es dejando que tus hijos te ayuden a darte la crema a ti, proponiendo una especie de intercambio de ayudas. Y la otra, que llevéis gorra o gorro cuando estéis con ellos de paseo, en la playa o en la piscina. Si ven que lo lleváis será mucho más fácil convencerles de que lo hagan ellos. Ocurre igual con las gafas de sol, aunque estas les suelen parecer más divertidas.

Explícale las consecuencias de no llevarla

La comunicación honesta es fundamental. No es lo mismo que castigar. Pero sí es necesario hacerles ver que si no se protegen no se podrán exponer al sol y eso tendrá consecuencias negativas para ellos porque tendrán que dejar de bañarse, jugar en la arena, etcétera. La idea tardará en calar, pero hay que insistir en ella principalmente porque es la verdad.

Continúa leyendo