La salud de los pies en verano

Cómo cuidar los pies de los niños en verano

Los pies también sufren el calor y las altas temperaturas del verano. Por eso es importante cuidar nuestros pies y los de los niños. Mira aquí algunas recomendaciones.

Ya está aquí el calor. Y al igual que “hacemos un cambio de armario” y sustituimos los abrigos y los jerséis por otras prendas más ligeras, no debemos olvidarnos de los pies. Es esencial que en esta época del año sepamos cómo cuidarlos, especialmente los de los niños. Veamos algunos consejos.

El cuidado de los pies en los más pequeños durante el verano se hace imprescindible porque muchos son los factores que pueden influir en ellos y perjudicar su salud. Que si tienen sudores y rozaduras por el calor, que si están todo el día en la piscina con los pies húmedos, que si andan descalzos…

Además, después de pasar todo el invierno con los pies cubiertos, pasamos de llevar un calzado cerrado a uno totalmente abierto y, encima dejamos de lado los calcetines, por lo que en general, los pies están mucho más expuestos. En el caso de los niños, a todo esto hay que sumarle su propio crecimiento porque puede afectar a que los zapatos también les queden pequeños de un año para otro.

Por todo ello, y en busca de mantener la buena salud de sus pies, a continuación, veamos algunos hábitos muy sencillos que los peques deben tener en cuenta para el cuidado de sus piececitos.

Consejos para el cuidado de los pies en verano

  • Mantener los pies limpios. Al igual que el resto del cuerpo, es esencial que también tengan una buena limpieza. Para ello, es importante enjabonarlos y aclararlos bien, además de que deben quedar totalmente secos (también la parte interna entre los dedos). Sobre todo, tiene importancia dejarlos limpios después de pasar un día en la playa para quitar los restos de arena.
  • Tenerlos hidratados. La piel de los pies también necesita una hidratación extra durante esta época de más calor. Puedes ayudar a tu hijo a aplicarse crema hidratante después de la ducha. En caso de que sude mucho puedes utilizar talco líquido.
  • Deben estar secos en la medida de lo posible. Aunque los niños pasen mucho tiempo en la piscina o en la playa es fundamental que no tengan los pies húmedos durante periodos muy prolongados de tiempo.
  • Las uñas deben estar bien cortadas. La mejor manera de hacerlo es siguiendo una forma recta, teniendo cuidado de no cortar en exceso para que no se les encarnen.
  • Se debe tener cuidado con el agua en el que se meten. El agua estancada puede hacer que se contagien de hongos o tengan papilomas, por lo que recuerda que lo mejor es que caminen por la piscina o por las duchas con chanclas. Eso sí, es importante no hacer un uso excesivo de zapatos de ese tipo porque pueden causar problemas en los tobillos o en las rodillas, por ejemplo
  • Si se observa que han aparecido ampollas, callos, durezas o cualquier otra anomalía y sospechamos que puede complicarse, lo más adecuado es acudir a un podólogo para que indique cómo tratarlos.
  • Por supuesto, escoger un calzado que sea adecuado para el calor y permita que los pies estén sujetos y transpiren correctamente es crucial.

Continúa leyendo