Salud

Cómo cuidar los pies de nuestros pequeños deportistas

Los niños están en una constante práctica deportiva debido a la intensidad de sus actividades. Es por ello que elegir un calzado específico y adaptado a cada situación es clave. Además, debemos considerar la importancia de los cuidados y la prevención, tanto en pies sanos como en aquellos que puedan estar padeciendo algún tipo de anomalía.

Niño deporte

El deporte es una de las actividades preferidas de los más pequeños de la casa y buscan cualquier momento para practicarlo. Es por ello, que tenemos que tener muy presente la necesidad de cuidar los pies de los niños y niñas para evitar lesiones o malos hábitos que puedan causarles ciertos problemas en el futuro. En este sentido, debemos concienciarnos acerca de que el cuidado de los pies en la infancia es clave para un correcto crecimiento y desarrollo del aparato locomotor.

Son edades en las que sus pies siguen creciendo y formándose. Por ello, en primer lugar, es esencial que utilicen un calzado adecuado, tanto para su edad, como para cada actividad física que realicen en cada momento, con el fin de evitar así, deformaciones y lesiones. El calzado juega un papel fundamental en la evolución del pie de los niños. Aunque no lo creamos, elegir la zapatilla adecuada, así como la correcta selección de la talla, va a prevenir alteraciones y lesiones en sus extremidades inferiores. Es muy importante tener en consideración este punto, pues tendemos, en muchas ocasiones, a escoger para ellos tallas superiores a las que realmente necesitan bajo la excusa: “que le dure el curso entero”.

Como hemos mencionado, cada actividad requiere de un tipo de calzado específico, pero no solo eso, sino que en la elección del calzado adecuado, también se debe considerar la superficie del terreno donde se desarrolla la práctica deportiva. Por ello, ante la importancia de saber elegir el calzado que más se ajuste a las necesidades de nuestros pequeños en cada momento debemos tener en cuenta:

  • Según el deporte que se practique se necesita un calzado u otro
  • El zapato se debe ajustar de forma correcta al pie
  • El calzado que se utiliza para practicar un determinado deporte, no se recomienda emplearlo para otro tipo de actividades
  • La zapatilla se debe mantener estable a la altura del talón, para evitar que los apoyos se mantengan demasiado rígidos
  • La suela debe ser flexible, con suficiente grosor, y antideslizante
  • Es preferible que la sujeción sea de cordones, para que su ajuste se pueda regular correctamente

En definitiva, en líneas generales, la comodidad debe prevalecer. Por lo tanto, es esencial que el zapato se ajuste al ancho del pie, permitiendo que los dedos se muevan con libertad. Los materiales deben ser naturales, para una mayor transpiración y flexibilidad. Es decir, que permitan un movimiento natural del pie y que lo estimulen. Por último, el calzado que finalmente vamos a escoger debe permitir que el niño no sienta los puntos de presión que se ejercen sobre su pie.

En este sentido, para favorecer el correcto desarrollo motriz de los niños, también se aconseja que, siempre que se pueda, el niño o niña camine con  los pies descalzos, tanto en casa como en ciertos lugares donde sea posible como la arena de la playa, la hierba, etc. ¿Qué mejor que los pies descalzos, libres, y al natural?

Siempre es esencial llevar a cabo un correcto mantenimiento de los pies, sin embargo, cuando se trata de niños, esta tarea se intensifica. Pues, al encontrarse en fases de desarrollo, es esencial cuidar sus pies para una correcta evolución en todas sus prácticas deportivas con el fin de prevenir y mantener su salud a largo plazo.

En este sentido, siempre que llevemos a cabo una correcta vigilancia de los pies de nuestros pequeños estaremos asegurando que no corren más riesgos de los necesarios a la hora de practicar deporte, y no habrá de qué preocuparse. No obstante, es esencial prevenir y primero asegurar que sus pies no sufren ningún tipo de anomalía, pues los niños son uno de los colectivos más propensos a padecer ciertos problemas.

En este contexto, acudir a la consulta del profesional de la Podología con cierta frecuencia será clave para que nos aseguren que todo está correcto y nos aconsejen mediante un diagnostico personalizado. Con todo ello, existen ciertos casos que pueden hacer que los padres se preocupen acerca de las prácticas deportivas de sus hijos, principalmente cuando ya se sabe que se padece alguna anomalía. Por ejemplo, uno de los problemas más frecuentes a estas edades es tener pies planos. De este modo, lo que más preocupa a estos padres es “¿pueden mis hijos practicar deporte como los demás?” La respuesta es un sí rotundo, pues, esta patología no limita la práctica del deporte. En la mayoría de los casos, este tipo de pisada se puede corregir.

Debemos darle la espalda a cualquier excusa y tratar de llevar un seguimiento de nuestros pequeños atletas. En definitiva, es por ello que debemos acudir a los profesionales de la Podología para que sean ellos los que nos aseguren que todo está correcto, mediante un diagnóstico músculo-esquelético que descarte cualquier tipo de anomalía. Además, es importante observar siempre el comportamiento de los niños en sus pies y articulaciones, pues podrían estar dándonos pistas de que existe algún tipo de problema.

Artículo elaborado por Juan Carlos Montero, Vocal de Publicidad, Comunicación y Redes de COPOMA.

 

CONTINÚA LEYENDO