Patrocinado

Cómo dar ibuprofeno a tu hijo para la fiebre

Dar medicinas a los pequeños no siempre es sencillo, ya que es bastante frecuente que rechacen tomarlas, por eso es necesario tener paciencia y seguir algunos consejos y trucos para que este proceso sea más sencillo. En este caso, te hablamos sobre cómo dar ibuprofeno a tu hijo.

Para saber cómo dar ibuprofeno a tu hijo lo primero que debes tener en cuenta es que se trata de un medicamento habitual para el tratamiento sintomático de la  fiebre y el dolor en niños; sin embargo, nuestros peques a veces no están dispuestos a ingerirlo. Por eso, es clave poner en práctica algunos consejos que pueden ayudarte a sobrellevar de la mejor manera esta “batalla” y que la toma sea más sencilla tanto para los peques como para nosotros.

Debemos saber también que estos consejos y recomendaciones son válidas para niños mayores de dos años, nunca menores de esta edad ya que debemos consultar al pediatra.

Consejos para dar ibuprofeno a tu hijo

La primera recomendación importante sobre cómo dar ibuprofeno a tu hijo cuando tiene fiebre o dolor de cabeza es elegir un formato de fácil administración. El ibuprofeno para niños puede encontrarse en diferentes formatos, entre otros, como suspensión oral, especialmente diseñado para los niños más pequeños. También podemos encontrar el ibuprofeno masticable, como Nurofen Junior 100 mg cápsulas blandas masticables, que se administra sin agua para niños mayores de 7 años, facilitando mucho el proceso de la toma, pues tiene buen sabor y es fácil de ingerir.

Nurofen Junior 100 mg cápsulas blandas masticables es un medicamento con ibuprofeno indicado para el tratamiento ocasional del dolor leve a moderado y la fiebre a partir de los 7 años (20 kg) y hasta los 12 años (40 kg). No debe administrarse en caso de úlcera gastroduodenal. Por favor, lee las instrucciones de este medicamento y consulta a tu farmacéutico.

Otro truco eficaz es dar el ibuprofeno acompañado de otros alimentos, como por ejemplo diluido en zumo. Antes de hacerlo siempre es conveniente preguntarle al médico si se puede mezclar el medicamento con ciertas comidas, ya que cada medicamento es diferente y si se mezcla con depende qué, el efecto del fármaco puede ser menor. También se debe tener en cuenta que si lo mezclamos con una bebida como el zumo no debemos darle al pequeño un vaso muy grande, ya que puede que no quiera terminárselo entero y corremos el riesgo de que no se tome el medicamento de forma correcta. Es conveniente que no le demos siempre el medicamento mezclado con la misma bebida porque puede que el niño acabe asociando ambos sabores y la aborrezca. También podemos recurrir a los batidos, a la leche o incluso tomarlo con algún puré o crema.

Una vía de administración muy frecuente en medicamentos analgésicos pediátricos es mediante una jeringuilla, en este caso es recomendable dárselo por un lado de la boca, para que el medicamento no vaya directamente hacia el paladar y evitar así que se pueda atragantar. Recomendamos no hacer este proceso de manera forzada y evitando enfados, con el máximo de paciencia y empatía.

En el caso del ibuprofeno en formato cápsula masticable recomendado para niños mayores de 7 años, al tener buen sabor, no es necesario buscar alimentos que puedan camuflarlo, pero también se puede tomar antes o después algún alimento que al niño le guste.

Es importante no referirnos al medicamento como un caramelo, ya que no es buena idea que el niño pueda asociar medicamentos con caramelos, premios o dulces. Esta asociación puede ser peligrosa.  

Qué tener en cuenta antes de dar ibuprofeno a tu hijo

Lo primero que debemos tener en cuenta antes de dar ibuprofeno a un niño es que puede no tener demasiado claro que la toma del medicamento es importante para su bienestar. Así pues, es fundamental mantener la calma y explicarle siempre que lo necesite.

A partir de aquí, hay otras consideraciones clave que debemos tener presentes antes de darle al pequeño el medicamento, como verificar que el medicamento no esté caducado, consultar siempre la dosis adecuada para nuestro hijo con el pediatra, ya que dependerá del peso del pequeño y de su edad, tener muy presente que no debemos administrarlo en paralelo con otros medicamentos que puedan contener ibuprofeno u otros analgésicos (como es el caso de algunos medicamentos para el resfriado), respetar el tiempo mínimo entre las diferentes dosis (de 6 a 8 horas) o seguir las instrucciones del médico y del prospecto para garantizar una correcta administración del ibuprofeno.

Dicho todo esto, solo queda dar una recomendación general: tratar de no perder los nervios. Debemos tener presente que cuando el niño está enfermo y no se encuentra bien, puede tener tendencia a rechazar por sistema todo lo que se le ofrezca, independientemente de que sea comida, bebida o medicamentos. Si nos enfadamos solo conseguiremos empeorar la situación. Es clave hablar con ellos con un tono tranquilo, darles cariño y afrontarlo como algo divertido para el niño, por ejemplo, podemos darle a elegir en qué estancia de la casa desea tomarlo.


Nurofen Junior 100 mg cápsulas blandas masticables es un producto de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.

También te puede interesar:

Continúa leyendo