Insectos en casa

Cómo eliminar las chinches de la cama: qué hacer y consejos

Es común que las chinches se escondan en los colchones, ropa de cama, somieres y cabeceros, ya que se convierten en los lugares perfectos para salir por la noche y alimentarse de sus víctimas. Pero, una vez encontramos una infestación de chinches en casa, acabar con ellas puede ser enormemente complicado.

Las chinches son capaces de esconderse en espacios diminutos y verdaderamente pequeños para evitar ser detectadas, y pueden vivir durante bastantes meses a medida que se alimentan de la sangre de animales o personas. Por este motivo es fundamental tratar de identificar y encontrar la infestación desde el primer momento en el que surgen síntomas asociados a picaduras, ya que una hembra sana puede poner hasta 500 huevos a lo largo de su vida.

Afortunadamente, aunque es posible deshacerse de las chinches, no es fácil. Es necesario tener paciencia, puesto que eliminarlas por completo requiere en la mayoría de las ocasiones de tiempo, constancia y esfuerzo. A lo que se le unen algunos factores que podrían dificultar su eliminación. Y es que al riesgo de traer nuevas chinches a casa, especialmente cuando se viaja con frecuencia, el proceso se complica cuando tenemos muchas cosas, o cuando en el hogar hay mucho desorden.

Cómo identificar una infestación de chinches en casa

Las chinches miden apenas 5 milímetros de ancho, lo que significa que son más pequeñas que el borrador de un lápiz. Es más, cuando son adultas poseen un cuerpo aplanado, lo que les ofrece la posibilidad de poder caber en espacios diminutos. Y lo que es aún peor: pueden entrar fácilmente en nuestra casa sin ser detectadas, principalmente a través de camas y sofás usados, el equipaje de viaje o la ropa.

Por este motivo, es imprescindible saber cómo identificar una infestación de chinches en casa. Una de las claves está en sospechar de cualquier infestación desde el momento en el que nos despertamos con síntomas similares a picaduras, o con áreas de la piel que pican y que no teníamos cuando nos fuimos a la cama. 

También existen otras señales de infestación de chinches, como: manchas de sangre en las fundas de almohada o en las sábanas, manchas de color oscuro o incluso oxidadas que corresponden a excrementos de chinches en sábanas y colchones, y cáscaras de huevo o piel mudada en áreas donde suelen esconderse fácilmente.

¿Qué hacer cuando sospechamos de una infestación de chinches en el hogar?

Si sospechamos de la existencia de una infestación en casa, es fundamental retirar toda la ropa de cama y revisarla con sumo cuidado. Es conveniente revisar toda el área situada alrededor de la cama, incluyendo el cabecero, el colchón y el somier, ya que son estas zonas donde es muy habitual que se escondan. También revisar el interior de libros, teléfonos, radios, bordes de las alfombras e incluso los enchufes eléctricos. 

Si encontramos signos de infestación, es necesario comenzar con los pasos necesarios para deshacernos de ellas, y prevenir que vuelvan a surgir de nuevo.

Cómo combatir las chinches en casa paso a paso

Debemos tener en cuenta que deshacerse de las chinches no es sencillo. Se requiere paciencia, y también bastante constancia. La clave está en limpiar adecuadamente los lugares donde suelen vivir y se esconden.

Limpieza

Es fundamental limpiar la ropa de la cama, incluyendo sábanas, fundas de almohada y protectores de colchón, además de las cortinas y absolutamente toda la ropa, incluyendo las guardadas en el armario. Para ello, es imprescindible lavarlas con agua caliente y secarlas en la posición de secado más elevada (a una temperatura elevada).

Se aconseja colocar aparte los peluches, zapatos y aquellos artículos que no puedan ser lavados directamente en la secadora, dejándola funcionar a una temperatura elevada durante al menos 30 minutos. 

Algunos expertos aconsejan deshacerse directamente del colchón y de la estructura de la cama si fuera posible, especialmente si los hemos comprado hace poco y sabemos que ya han sido usadas con anterioridad (por ejemplo, son de segunda mano). Si no es posible, es conveniente utilizar un cepillo duro y rígido con el que poder fregar las costuras del colchón, y eliminar con ello tanto las chinches como los huevos. Y, luego, pasar la aspiradora.

También es recomendable aspirar la cama y el área circundante con bastante frecuencia. Una vez hemos procedido a pasar la aspiradora debemos colocar la bolsa de la aspiradora inmediatamente en una bolsa de plástico, y tirarla a la basura fuera de casa.

Dado que las chinches pueden esconderse en cualquier lugar, es aconsejable abrir los enchufes eléctricos y revisarlos bien, ya que pueden vivir fácilmente en esta área. También se deben revisar todos los muebles de la habitación, cuadros y alfombras.

Reparar las grietas presentes en el yeso y en la pared es de muchísima utilidad.

Contratar a un profesional

Aunque limpiar las áreas infestadas es útil para controlar las chinches, en muchas ocasiones deshacerse por completo de ellas es muy complicado, y requiere del uso de tratamientos químicos.

Dado que tratar la cama y el dormitorio con insecticidas puede ser dañino para la salud, es imprescindible usar productos que puedan ser usados de forma segura en el hogar. Eso sí, no es conveniente tratar tanto los colchones y la ropa de cama a menos que la etiqueta del producto indique que pueden ser utilizados en la ropa de cama.

Por este motivo, es mucho más seguro y efectivo contratar a un profesional con experiencia en el control de plagas. De hecho, se convierte en una de las mejores opciones a la hora de acabar con las chinches en casa.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo