Cuidados básicos

Cómo evitar accidentes en niños fácilmente

Una de las mayores preocupaciones de los padres son los posibles accidentes que su hijo pueda sufrir. ¿Qué pueden hacer para evitar los más comunes? Lo descubrimos.

Durante los primeros 24 meses de vida estos accidentes se focalizan casi en su totalidad en el ámbito doméstico. En este artículo repasaremos una serie de consejos para evitar situaciones que puedan producir un daño en vuestros peques. 

Cómo evitar accidentes en niños
Foto: Istock

A la hora de prevenir accidentes aplicaremos siempre dos máximas: los niños son pequeños exploradores en un mundo nuevo y van a sentirse atraídos por cualquier sensación que llame su atención (ruido, luces, colores). La observación da lugar a la prevención. Ver el mundo de un niño, pero con los ojos de un adulto os ayudará a predecir y por tanto prevenir posibles problemas futuros. 

Mobiliario de la casa

Como hemos dicho, nuestros peques van a querer moverse por un mundo que no siempre va a ser acorde a sus dimensiones. A los consabidos protectores de enchufe o topes en las puertas para evitar que puedan pillarse sus dedos debemos añadir otras posibilidades como evitar mesas con esquinas pronunciadas, así como evitar muebles que presenten objetos como listones que quedan a la altura de la cabeza del niño.

Una situación tan cotidiana como un niño gateando debajo de una mesa puede constituir un peligro si al erguirse debajo de la misma se golpea con el tablero. 

Juguetes

El niño debe usar juguetes homologados y adaptados a su edad. Un error muy frecuente es que los padres únicamente atiendan al tamaño y a que no presenten piezas separables o de pequeñas dimensiones. Esta percepción es correcta pero no debe quedar únicamente ahí. Mucho ojo con cordeles, cuerdas con las que el niño desplace el juguete, etc. Pueden suponer un peligro de asfixia por enredamiento.

Mucho ojo con las pilas. Un juguete puede tener un tamaño y características que hagan pensar que es imposible el atragantamiento. Pero no así sus pilas. En este aspecto hay que incidir, pues nuestro peque podría tener un hermano mayor con juguetes para niños de más de 2 años. Y ya sea por lo novedoso o por conducta por imitación, va a querer jugar con ellos. Y es frecuente que juguetes para niños de 6 años o más presenten dispositivos de voz que sean accionados gracias a pilas y lo que es peor, pilas de botón. Mucho cuidado con esto. Otro error muy común es el clásico regalo de peluche de grandes dimensiones.

Cómo prevenir accidentes domésticos con niños
Foto: Istock

Aquí la máxima es clara: Nunca dar a vuestro peque un juguete del que no pueda desprenderse o zafarse. Un peluche de grandes dimensiones puede quedar muy bonito en la cuna, pero en caso de caer sobre vuestro hijo, si éste no puede apartarlo o levantarlo, estaréis causándole un grave peligro. Como decimos, siempre juguetes homologados y adaptados a su edad y en la cuna nada de peluches o almohadas

Cuarto de baño ¡Nunca solos!

Durante los dos primeros años nunca debéis dejar solo a vuestro peque en el cuarto de baño. A los consabidos consejos de guardar productos en zonas a las que no pueda acceder hay que añadir que nuestros baños presentan un mobiliario con materiales contundentes como loza, ladrillo o porcelana. Esto supone un gran problema en caso de caída. El mejor consejo es bañar / duchar al niño siempre en posición de sentado.

Es preferible una posición algo menos cómoda para vosotros pero que evite un golpe por resbalón. Otra opción es hacerse de alfombrillas que otorguen estabilidad. Ojo también con tijeras, máquinas de afeitado, etc. 

La cocina no es para peques

Una cocina es una amalgama de sensaciones para nuestro peque. Luces que cambian, objetos que echan humo, que emiten ruido. Un simple horno con sus botones, luces y un alimento dentro de una pantalla es todo un descubrimiento para nuestro pequeño explorador. Debemos evitar el contacto con una superficie caliente. Ojo por tanto a zonas de cocinado que, incluso tras haber sido utilizadas, pueden presentar aún una temperatura elevada.

En cuanto a los utensilios debéis seguir la fórmula: "objeto usado, objeto guardado". Es frecuente utilizar unas tijeras o un cuchillo y luego dejarlo por la cocina. Pero no para un padre/madre de un niño pequeño. Objetos punzantes o cortantes, una vez usados a su cajón correspondiente y, por supuesto, guardar productos tóxicos o nocivos fuera del alcance de los niños.

Algo tan simple como una bolsita de lavavajillas que resulta especialmente llamativa para nuestros peques por sus colores chillones puede ser un auténtico peligro en caso de ingesta. 

Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo