Salud

¿Cómo influyen los pies en el crecimiento?

La salud de los pies es clave para el bienestar general del cuerpo y el funcionamiento del aparato locomotor.

Por ello, en el caso de que exista la posibilidad de que haya algún tipo de anomalía que afecte a esta extremidad inferior, es necesario que se realice una exploración general y completa de forma inmediata para determinar cuál es el posible problema y su solución.

De este modo, para asegurar un crecimiento favorable del aparato locomotor al completo, es necesario asegurar el buen funcionamiento de los pies mediante la realización de una exploración por parte de un profesional de la podología. Pues, cuando los niños son muy pequeños y se observa que algo no va bien, como una posición anómala o malformación, caídas frecuentes, o incluso enfermedades neuromusculares o que afecten a las estructuras óseas y articulares, los pediatras generales, en muchas ocasiones, no se ven capacitados para determinar si se trata de un leve problema postural y reversible, una malformación que necesite de un tratamiento ortopédico, o incluso de tratamiento quirúrgico a medio o largo plazo.

Debemos tener en cuenta que los pies son la base de nuestro cuerpo, responsables del equilibrio, nos permiten el desplazamiento y la movilidad para realizar casi cualquier actividad cotidiana. Por ello, cualquier tipo de patología proveniente de esta zona de nuestro cuerpo podrá provocarnos alteraciones y desequilibrios a nivel general.

Además, debemos considerar que, muchas de las alteraciones que pueden sufrirse en los pies son, precisamente, consecuencia de malos hábitos adquiridos desde la infancia.

Un crecimiento correcto de los niños implica un desarrollo favorable de los pies y la forma de caminar como parte del aparato psicomotor. Dicho crecimiento depende tanto del desarrollo genético como ambiental del entorno, en referencia a la alimentación, el tipo de actividades y ejercicios, etc., que también determinan nuestro estado de salud y la forma en la que crecemos.

La mayoría de los niños nacen con los pies sanos, sin embargo, a posterior es cuando se suelen desarrollar los problemas. Una de las causas principales del surgimiento de dichos problemas es la utilización incorrecta del calzado. En este sentido, es muy importante atender a dicha cuestión y comprobar constantemente que se está utilizando la talla correcta, que el pie tiene suficiente movilidad sin estar suelto y que el calzado es de buena calidad.  

En definitiva, deberemos revisar los hábitos, posturas y utilización de calzado de nuestros hijos con una frecuencia continuada para asegurar su correcto crecimiento y desarrollo, al igual que no podemos olvidar que, lo ideal siempre será prevenir, por lo que, las vistas periódicas al profesional de la podología también serán claves para evitar el surgimiento de cualquier posible problema a medio y largo plazo.

Artículo elaborado por Juan Carlos Montero, vocal de Publicidad, Comunicación y Redes de COPOMA

Continúa leyendo