Piojos en verano

¿Cómo prevenir y detectar los piojos en los niños?

¿Cómo sé si el niño tiene piojos? ¿Qué tengo que hacer para eliminarlos? ¿Y para prevenir el contagio? Te contamos todo lo que necesitas saber para prevenir y detectar de una manera eficaz la presencia de piojos en la cabeza de tu hijo o hija.

Aunque de una manera especial y después de más meses que nunca, con este mes de junio vuelven las piscinas y las vacaciones. Pero junto a ellos, también vuelven esos pequeños insectos sin alas que viven, se alimentan y reproducen en el cuero cabelludo humano y que no son agradables para nadie: los piojos.

Aunque su tamaño es minúsculo, pican, se alimentan de nuestra sangre, que también les da el poder de reproducirse sin reparar en las molestias y las irritaciones que nos producen a nosotros. Eso sí, por lo menos no transmiten enfermedades. Estos bichos, a los que nos referimos como piojos, prefieren el cabello limpio y no saltan de cabeza en cabeza, pero sí pueden pasar si dos cabezas se tocan o se comparten artículos del aseo personal.

Los huevos que pone la hembra permanecen en la raíz del pelo y tienen un color blanco que a veces hace que lo confundamos con caspa. Pero ¡ojo! La caspa con el agua se va, pero estas liendres tienen una sustancia pegajosa que no se elimina con el lavado lo complica aún más su eliminación.

¿Cómo conseguimos que desaparezcan? Primero necesitaremos mucha paciencia, después un peine de púas finas y seguramente también tengamos que echar mano de algún que otro producto especial de farmacia. Por eso, suele ser mejor prestar atención a cómo prevenirlos o en su defecto, detectarlos antes de que se reproduzcan y llenen nuestras cabezas y las de los niños de pequeños huéspedes.

Medidas para detectar y prevenir del contagio de piojos

El Muy Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia (MICOF) destaca en un comunicado "la importancia de la detección precoz como la mejor forma de prevención" del contagio de piojos y de la presencia de estos parásitos y de las liendres en las cabezas de niños y adultos.

Los consejos de los farmacéuticos para prevenir y detectar el contagio son:

  • Revisar al menos una vez a la semana la cabeza de los niños.
  • Acostumbrarles a pasar la lendrera (el peine especial de púas finas) para detectar y eliminar los parásitos. Es importante tener en cuenta que no hace falta tener picores para que sea necesario pasar este particular peine, ya que el picazón en el cuero cabelludo se puede presentar hasta cuatro semanas después de la infestación.
  • Prestar especial intención a las áreas de detrás de las orejas y en la nuca.
  • En el caso de detectar piojos, recurrir a la farmacia para que los profesionales recomienden un tratamiento específico e informen sobre el uso correcto del mismo y den respuesta a las dudas que presenten.
  • Mª Luisa Bertomeu, la vocal de Dermofarmacia del MICOF, recalca que no hay que caer "en la utilización de remedios caseros" porque "se ha demostrado que ni el vinagre los mata ni el aceite de té los repele".
  • De la misma forma, NO hay que utilizar los tratamientos en cabezas de niños que no tengan piojos porque en ese caso, se puede crear resistencia a los productos que hagan que los tratamientos contra los parásitos pierdan su eficacia.
  • Bertomeu señala que el tratamiento hay que aplicarlo sobre el pelo seco, con el pelo mojado el producto pierde la eficacia.
  • Enseñar a los niños a no intercambiar objetos personales como cepillos, peines, toallas, coleteros o ropa con amigos o familiares.
  • Para evitar la propagación también se recomienda desinfectar la ropa, sábanas, peines, cepillos, juguetes y alfombras lavándolas en la lavadora con agua caliente.
  • Avisar al entorno si se han detectado parásitos en la cabeza del niño. El colegio y los padres de los otros niños deben saberlo para tomar las medidas de prevención y evitar que los piojos se propaguen con facilidad y rapidez.

Continúa leyendo