Alerta

Comportamientos o gestos que indican que tu hijo puede tener problemas de visión

La lista de señales de alerta es muy amplia y en los niños pequeños no siempre son fáciles de detectar porque ellos no son conscientes de que no ven bien, de ahí que sea necesario conocer cuáles son y observarles para detectar precozmente su aparición.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Cada vez se ven a más niños en las clases de educación infantil haciendo uso de las gafas, incluso llevando durante unas horas un parche ocular, tratamiento habitual de determinadas patologías, como el conocido como ojo vago o ambliopía, su nombre técnico.

Esto es así no porque los peques vean peor que antes, sino porque se hace una labor de prevención y detección precoz que es esencial para poder limitar las consecuencias de las distintas enfermedades oculares que más afectan en los primeros años de la vida. “Si estos problemas no se alertan con suficiente antelación, en la “época de mayor plasticidad cerebral” (hasta los 8 años aproximadamente) las patologías y la pérdida de visión pueden ser permanentes e irreversibles, por lo que es recomendable vigilar sus comportamientos y hacer revisiones visuales periódicas para una detección lo más temprana posible”, advierte el doctor Carlos Laria, Director de la Unidad de Oftalmología Pediátrica y Estrabismos de Clínica Baviera.

Síntomas más comunes de que el niño no ve bien

Pero además de la prevención, para lo cual no hay herramienta más eficaz que las revisiones periódicas con el especialista médico en la materia, es esencial que los adultos prestamos atención a las pistas que el menor nos va dando acerca de un posible problema en su vista. “Hay síntomas clave que ponen de manifiesto que tu hijo necesita alguna corrección visual, pero estos son difíciles de detectar para él mismo, ya que puede entenderlo como normal debido a que nunca antes había visto de forma correcta. Por ello, es fundamental estar atento al desarrollo del menor”, afirma el equipo de Afflelou, que recuerda que “Los defectos de refracción como el astigmatismo, la miopía o la hipermetropía afectan a un 20% de los niños”, a lo que hay que añadir otras patologías como el estrabismo y el citado ojo vago, que también tienen una incidencia importante en la población infantil, tal y como recuerda el doctor Carlos Laria, de Clínica Baviera. Como ves, no es una cuestión menor, ni mucho menos; la probabilidad de que tu hijo o hija sufra alguna de estas enfermedades oculares es más alta de lo que parece.  

Por este motivo haces muy bien en querer informarte sobre cuáles son los síntomas -comportamientos o gestos en la mayoría de los casos- que pueden estar indicando que un peque tiene un problema de visión que debería ser examinado de forma urgente por un especialista. 

Desde el Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) han elaborado una lista concreta y muy completa de estas señales de alerta. Es la siguiente:

  • No identifica de forma adecuada a los familiares en distancias largas.
  • No le llaman la atención las cosas lejanas.
  • Se acerca mucho los objetos a la cara.
  • Desvía un ojo, especialmente en estados de cansancio o debilidad como la fiebre o el sueño.
  • Se frota los ojos de forma repetida.
  • Presenta algún tipo de dificultad para mantener los ojos abiertos mientras lee, escribe o dibuja.
  • Inclina la cabeza hacia atrás para observar mejor.
  • Presenta una mancha blanquecina en el área pupilar.
  • Se queja de dolor de cabeza o de visión borrosa.
  • La luz solar le resulta excesivamente molesta o se adapta mal a la oscuridad.

Desde Afflelou, además de coincidir en el grueso de los síntomas referidos por IMO, añaden alguno más a la lista:

  • Guiña los ojos o frunce el ceño para ver mejor.
  • Se acerca mucho al papel al leer o escribir.
  • Adquiere una mala postura al sentarse.
  • Cierra o se tapa un ojo cuando lee o mira la pizarra.
  • Padece tortícolis especialmente cuando realiza tareas de cerca o de lejos.
  • Se choca con los objetos.
  • Tiene problemas de equilibrio.
  • Es poco hábil en deportes o en juegos de coordinación ojo-mano.

Como ves, son muchos los síntomas que pueden estar relacionados con un problema localizado en la vista, así que si detectas alguno de ello pon más atención para observar si se dan otros que te han pasado desapercibido antes y en caso de que veas que hay síntomas persistentes o reiterados, acude al oftalmólogo con tu hijo para que sea examinado por el especialista.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo