Prevención y cuidados

Consejos para evitar los piojos en el cole

Hacemos las veces de altavoz para recordar las medidas preventivas y para el tratamiento de los piojos recomendadas por la AEMPS, agencia estatal adscrita al Ministerio de Sanidad.

Foto: iStock
Foto: iStock

La vuelta de los peques al cole resulta un alivio en muchos hogares porque el verano es muy intenso: deja momentos inolvidables pero supone un esfuerzo enorme en muchos hogares la conciliación familiar con el trabajo. En cambio, el inicio de las clases también tiene sus pegas: por ejemplo, a nivel emocional, en cuanto les dejamos en clase, es muy duro y ya les echamos de menos. Además, ya sabemos lo que supone que se relacionen a diario con otros niños y niñas: aumentan los virus en casa y también los casos de piojos.

Los colegios y las escuelas infantiles son el “hábitat natural” de estos insectos inofensivos que se contagian con enorme facilidad por lo rápido que se reproducen y lo ágiles que son para pasar de pelo a pelo. No pueden vivir fuera de ellos porque se alimentan succionando sangre del cuero cabelludo, pero es muy difícil acabar con ellos porque se esconden y se agarran con fuerza. 

Aunque hay soluciones muy efectivas e incluso clínicas especializadas donde los aspiran, lo mejor con los piojos es evitarlos a toda costa. Y eso implica ser muy responsables en la vuelta al cole y en el control higiénico en todo lo que dura el curso. 

Medidas preventivas y para tratar la pediculosis actualizadas

La Agencia Española de Medicamentos Sanitarios (AEMPS), agencia estatal adscrita al Ministerio de Sanidad, acaba de publicar las recomendaciones generales para prevenir y tratar la pediculosis, que es como se llama clínicamente a la infestación por piojos en el cuero cabelludo. 

Dado que con el comienzo del curso aumenta considerablemente el riesgo de contagio en los niños y niñas (y por extensión, en los adultos de la casa donde estos residan), hacemos de altavoz para que lleguen a cuanta más gente mejor: 

  • Enseñar a los niños y niñas a no compartir gorros ni gorras, cepillos, peines, toallas, diademas y demás productos para el pelo.
  • Revisar la nuca y detrás de las orejas, zonas donde suelen acumularse los piojos, después de la ducha, por lo menos un par de veces a la semana.
  • Llevar el pelo largo siempre recogido tanto en el colegio como en cualquier otro lugar en el que se relacionen con más niños y niñas. Por ejemplo, un parque de bolas.
  • Explicarles por qué no deben rascarse si les pica mucho una vez infectados ya que el picor y la irritación que causan estos insectos en el pelo puede provocar que al rascarse de forma intensa se produzcan lesiones en el cuero cabelludo.
  • En caso de que se haya contagiado de piojos un pequeño, se debe utilizar un pediculicida siguiendo las instrucciones de cada fabricante -¡hay vida más allá del vinagre!- Después, peinar con una lendrera que pueda retirar los piojos del pelo -limpiar muy bien al acabar- y repetir el proceso a los 7-10 días si hay insectos vivos todavía en la cabeza del menor.
  • No mezclar pediculicidas distintos, sino utilizar siempre el mismo, porque lo contrario puede ser peligroso.
  • No usar estos productos de forma preventiva porque se disminuye su eficacia. Utilizarlos solo en caso de encontrar piojos vivos y liendres.
  • En caso de infestaciones repetidas, utilizar repelentes de piojos.
También te puede interesar:
Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo