Algunas recomendaciones

Consejos para que tu hijo no aguante las ganas de hacer pis

¿Tú hijo se aguanta demasiado sin ir al baño? Toma nota de los siguientes consejos para evitar que se aguante y vaya con más facilidad a hacer pis.

Es habitual que algunos niños pequeños se aguanten las ganas de ir al baño durante horas. Se trata de una práctica que puede tener diferentes motivos y que puede desembocar en diversas complicaciones bastante peligrosas para la salud. Si notas que tu hijo va pocas veces al cuarto de baño, mira aquí algunos consejos para ayudarlo a mejorar esta rutina.

¿Por qué los niños se aguantan las ganas?

Aunque cada niño es un mundo, los motivos más comunes por los que un peque no va al baño son porque puede estar entretenido en sus cosas y no quiere interrumpir el momento; porque no está en su casa y no se siente cómodo; o porque aún no está preparado para dejar el pañal y no está acostumbrado a ello. No obstante, estas no son las únicas razones, aquí puedes leer más acerca de por qué los niños se aguantan las ganas de hacer pis.

Consejos de ayuda

niño
Fuente: iStock

Sea por el motivo que sea, si te has dado cuenta de que tu hijo no va las suficientes veces al cuarto de baño y se aguanta la orina demasiado, prueba estas recomendaciones:

  • Crea el hábito. Intenta que el ir al baño el niño lo incorpore a sus rutinas del día a día, para empezar, en los momentos en los que es más normal ir como después de las comidas.
  • Explícale lo que puede suceder si se aguanta. Si tu hijo suele aguantarse con asiduidad las ganas, muy probablemente haya sentido alguna vez dolor o molestia. No obstante, como no relaciona esas dos cosas juntas, una buena idea es informarle y explicárselo. No se trata de aburrirle mucho con largas explicaciones, sino diciéndole que si le duele es por esa razón y la solución es ir al baño cuando sienta que tiene ganas.
  • Utiliza libros o series educativos que expliquen por qué el cuerpo humano lo necesita. Le servirá de ayuda para entenderlo mejor porque es algo que no puede ver.
  • Afirma en lugar de preguntar. Si está muy enfocado en el juego, o quizá está en un sitio al que le da vergüenza ir, en lugar de preguntarle si quiere ir al baño (ya que sabes cuál va a ser la respuesta) opta directamente por decirle que te acompañe. Hazlo sobre todo con tranquilidad diciéndole algo como “ya sé que estás jugando, pero es importante que vayas a hacer pis, ahora volvemos”. Lo mejor será que cada 2 o 3 horas lo acompañes.
  • No le presiones. Muchos niños, según su carácter, pueden verse forzados y eso puede provocarles más rechazo y hacer aumentar el problema. Actúa con cariño, piensa que a su edad lo más importante para él es jugar.
  • No le regañes si tiene algún “escape”. Si se ha hecho el pis encima por no ir al baño, no te enfades con él, más bien pídele que se limpie y ayúdale, pero no hagas todo por él, es una forma de que sea más consciente del proceso. Le puede servir para darse cuenta de lo importante que es que vaya al baño cuando sienta ganas.

Continúa leyendo