El momento perfecto

Cuándo debo ir al dentista por primera vez

Es una de las dudas que más padres tienen cuando su hijo mayor ya tiene todos los dientes temporales fuera y está en esa fase previa a que empiecen a moverse las primeras piezas antes de su caída y cambio por los definitivos.

Una de las preguntas que se hacen la mayoría de padres a medida que su primer hijo crece es cuándo se debe acudir con el pequeño al dentista por primera vez. Y aunque el consenso no es absoluto al respecto, en general, la mayoría de expertos consideran oportuno hacerlo entre los cuatro y cinco años.

Evidentemente, si hay alguna caída o síntoma fuera de lo normal, sería recomendable consultar con el dentista sin tener en cuenta los años del niño, pero tampoco hay inconveniente alguno en llevar al peque antes si los padres lo estiman oportuno. Esto puede ser bueno para que el niño se acostumbre a un entorno que resulta hostil para muchos adultos. Lo que ocurre es que, sin motivo aparente, la mayoría de los expertos en salud dental no lo consideran necesario. 

Así lo cree, por ejemplo, Fernando Lledó, odontólogo y director de la Clínica Dental Santa Mónica, al que consultamos recientemente para que nos resolviera otra de las dudas más recurrentes en lo que tiene que ver con la salud bucal de los niños. “Desde el momento que sale el primer diente es importante cuidar la salud bucal de los más pequeños. Las caries pueden salir a cualquier edad por lo que es importante que los padres sean capaces de fijarse en si hay algún cambio en el aspecto de los dientes de nuestros más pequeños. En cualquier caso, a la edad de 4 o 5 años puede ser un buen momento para su primera revisión bucal”, nos explicó entonces.

Cómo preparar al niño para la primera visita

De cara a la primera visita al dentista es casi más importante la preparación previa a ese momento que la edad exacta en la que se produzca porque suele generar miedo en los peques algo tan ajeno y frío como suele ser la consulta del dentista, y los padres tienen buena parte de culpa en crear esa sensación de rechazo.

“Uno de los problemas de la primera visita de los niños al dentista es que suelen ir con miedo. Conviene evitarlo favoreciendo la relación del niño con el odontopediatra. En algunas ocasiones son los propios padres los que transmiten a sus hijos este miedo generado en experiencias personales y que conviene no trasladar a los hijos”, advierten al respecto desde Sanitas.

Para generar una actitud positiva en los niños antes de acudir al dentista por primera vez, es aconsejable hablarles sobre ello en clave positiva, o por lo menos evitar los comentarios negativos delante de ellos. Además, es necesario y educarles desde muy pequeños en la importancia que tiene la higiene bucodental. El momento del cepillado es el perfecto para ello, y convertirlo en una tarea divertida en familia suele ayudar mucho a que lo asimilen como tal y no como una de esas obligaciones que dan mucha pereza. 

Cómo cuidar su salud bucodental en casa

En este sentido, el doctor Ángel Alcaide recomienda utilizar “el cabezal redondo para contornear adecuadamente la encía de los pacientes”. Además, incide en la importancia de la pasta, que varía en función de la edad y en cuanto a la edad. “Desde el día en el que la utilicen por primera vez hasta los 3 años se recomienda que el dentífrico contenga una concentración de al menos 1000 ppm de flúor; a partir de los 3 años, la pasta debe contener entre 1000 y 1450ppm de flúor; y a partir de los 6 años se recomienda al menos una de 1450ppm”, explica para que los padres presten atención al etiquetado antes de comprarla.

Del mismo modo, es clave poner la cantidad adecuada de dentífrico, “cantidad equivalente a un grano de arroz hasta los 2 años y a partir de ahí la de un guisante”, en palabras del propio doctor Alcaide. 

En definitiva, mucho antes de que aparezca en la boca del niño el primero de los 32 dientes permanentes -8 incisivos, 4 caninos, 8 premolares y 12 molares-, algo que suele ocurrir alrededor de los seis años, es fundamental inculcar la importancia de la salud bucodental a los peques en casa, y cuando cumplan cuatro o cinco años, si antes no se ha hecho, acudir con ellos por primera vez al odontólogo. 

Continúa leyendo