Verano seguro

En el agua, no quites un ojo de encima a tu hijo: consejos para evitar ahogamientos

¿Sabías que bastan unos segundos para que se produzca un ahogamiento infantil dentro del agua? Para evitar situaciones drásticas, estos son los consejos que debes seguir.

En España, los ahogamientos son la segunda causa de muerte accidental con cifras que han crecido en los últimos años hasta superar a las de los accidentes de tráfico.

Y es que, según la Organización Mundial de la Salud, los ahogamientos infantiles son, de hecho, una de las principales causas de mortalidad en niños. Incluso, yendo un paso más allá, los pequeños de entre 1 y 5 años son los más vulnerables al medio acuático.

¿Lo peor? Prácticamente el 100% de estos ahogamientos infantiles podrían haber sido evitados de seguir unas normas muy sencillas a la hora de acudir con niños a algún sitio con agua. Por eso y para intentar salvar vidas, en 2017 nació la campaña de prevención de ahogamientos infantiles #OjOPequealAgua, de mano de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil.

La misma se encarga, desde entonces, de lanzar consejos prácticos y visuales que todas las familias deben tener en cuenta con los niños en el medio acuático. Entre ellos, publicó un decálogo con diez medidas de seguridad para piscinas que deberíamos imprimir y poner en la nevera cada año para que no se nos olvidase nunca.

La seguridad en las piscinas

evitar ahogamientos
Fuente: iStock

Teniendo en cuenta los datos de ahogamientos infantiles de cada verano, la Asociación Nacional de Seguridad Infantil ha puesto a disposición de las familias un decálogo con consejos que todos deberíamos seguir en las piscinas. Los mismos se refieren a medidas preventivas basadas en las características y los comportamientos habituales de los peques. “Son los adultos los que deberán ver el espacio de la misma forma que los niños para conseguir la eficacia que se persigue”, afirma María Ángeles Miranda, consultora de prevención de accidentes infantiles para la Asociación Nacional de Seguridad Infantil y autora del documento. Estos son los consejos:

  1. Supervisión continua: tal y como ella misma comenta, no existe sustituto de la supervisión de un adulto y, por ello, el control y la vigilancia deben ser permanentes.
  2. ¿Está a un brazo de ti? Hay que evitar distracciones y, cada 10 segundos, comprobar si hay niños dentro o alrededor de la piscina y, en caso positivo, cerciorarse de que le pueden alcanzar con el brazo.
  3. Detección de riesgo: el adulto debe hacer el camino desde casa a la piscina comprobando que el menor no podría llegar por sí solo
  4. Niveles de protección: en función de esos riesgos, se instalarán dispositivos de seguridad para evitar que el niño alcance la piscina
  5. Aprendizaje y educación: es primordial que los peques aprendan primero a flotar y luego a nadar. Aunque, eso sí, Miranda explica que “no olvidar posibles accidentes como caídas o golpes o una mala digestión”.
  6. Dispositivos de rescate: es necesario tener a mano equipos de rescate básico, salvavidas, pértiga y teléfono
  7. Orden: es necesario recoger los elementos de flotación y los juguetes después del baño. De dejarlos alrededor de la piscina, los niños podrían querer alcanzarlos y lanzarse a por ellos
  8. Drenajes: lo mejor es mantener alejados a los niños de las partes mecánicas y los filtros de la piscina
  9. Elementos de seguridad: elementos de seguridad activa que eviten el contacto directo del niño con el agua y que cumplan con las Normas AFNOR. Además, en caso de necesitar elementos de flotación, la experta asegura que deben ser chalecos y nunca flotadores o manguitos.
  10. Emergencias: “los adultos y los niños deberían aprender RCP, así como interiorizar el procedimiento en caso de emergencia por ahogamiento”, afirma.

La experta también guarda un apartado para las piscinas hinchables para bebés (de las que ya te hemos contado sus riesgos). Tal y como ella misma indica, debemos vaciarlas en caso de no usar.

A través de la campaña #OjOPequealAgua, han transformado estos consejos en una ilustración muy llamativa que, como indicamos, es perfecta para imprimir y ponerla en la nevera (también en PDF). Aquí está:

ahogamiento
Fuente: #OjOPequealAgua

Otros consejos para disfrutar sin miedo en la piscina

Aprovechando las altas temperaturas, todos querremos volver a las piscinas y las playas para que nuestros hijos se refresquen y palien el calor. Sin embargo, aunque los ahogamientos son uno de los principales riesgos que suponen este tipo de baños, no es el único ni mucho menos.

Hay que tener también muy presente la protección solar, pues el daño del sol sobre la piel es tan dañino que su memoria hace que las consecuencias aparezcan años después.

Cuida mucho a tu hijo cuando vayáis a la piscina utilizando alguno de los mejores protectores solares para la infancia.

Además, no os olvidéis de llevar agua, permanecer en la sombra salvo el rato del baño y evitar ir (o salir de casa) durante las horas centrales del día.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo