La importancia de donar plaquetas

Donación de plaquetas: toda la información

¿Sabías que puedes donar plaquetas hasta en 24 ocasiones cada año? Gracias a que su recuperación es verdaderamente rápida, es posible donar cada 15 días. Además, la donación es sumamente importante. Te explicamos por qué.

La sangre se produce en la médula ósea, y se compone principalmente de glóbulos rojos, plasma, glóbulos blancos y plaquetas. Mientras que los glóbulos blancos combaten las bacterias dañinas y son útiles en la prevención de infecciones, los glóbulos rojos son esenciales para transportar oxígeno desde los pulmones a los tejidos. El plasma se caracteriza por ser la parte fluida de la sangre, el cual contiene no solo proteínas, sino también anticuerpos, sales y factores de coagulación.

Y finalmente nos encontramos con las plaquetas, las cuales consisten en unas células de pequeñísimo tamaño, que trabajan con los distintos factores de coagulación en el plasta para formar un coágulo o “tapón” de malla con el fin de prevenir o detener el sangrado cada vez que se produce una herida (la rotura de algún vaso sanguíneo).

Son producidas a partir de unas células de la médula ósea conocidas con el nombre de megacariocitos, que se rompen en distintos fragmentos para producir, uno solo, entre 1000 a 3000 plaquetas. Luego, circulan por todo el torrente sanguíneo durante alrededor de 9-10 días, y cuando se dañan o envejecen, el bazo los elimina de la circulación.

Como vemos, juegan un papel esencial, puesto que obstruyen los vasos sanguíneos que se han roto como consecuencia de una lesión o herida, con el fin de evitar la pérdida de sangre.

Sin embargo, las plaquetas pueden perderse fácilmente por sangrado. De ahí que no tener la suficiente cantidad (una afección médica que se conoce con el nombre de trombocitopenia), puede causar serios problemas. Por ejemplo, en una situación en la que se ha producido un trauma, el paciente es probable que deba recibir una proporción de glóbulos rojos y plaquetas, para mantener con ello su coagulación equilibrada.

También algunas enfermedades de la sangre, como podría ser el caso de la leucemia, pueden causar un recuento muy bajo de plaquetas. Determinadas enfermedades, como infecciones severas o enfermedades del sistema inmune pueden igualmente influir muchísimo. 

Incluso puede suceder que un paciente presente una cantidad normal de plaquetas, pero que éstas no lleven a cabo una determinada función normalmente. Es lo que ocurre con algunas enfermedades hereditarias, en la insuficiencia renal, o en personas que toman algunos fármacos.

Durante la quimioterapia o la radioterapia, las plaquetas se ven seriamente afectadas. Por este motivo, cuando alguna persona se ha sometido a algún tratamiento contra el cáncer, es bastante probable que a su vez necesite una transfusión de plaquetas en algún momento. Y es aquí cuando nos encontramos con la donación de plaquetas.

¿Qué es la donación de plaquetas? ¿En qué consiste?

A diferencia de lo que habitualmente se piensa, no se debe confundir la donación de sangre con la donación de plaquetas, puesto que aunque en ambas situaciones se necesita la extracción de la sangre, ambas son en realidad diferentes. Y es que en la donación de plaquetas, en el momento en el que la persona la realiza, se lleva a cabo un procedimiento mediante el cual las plaquetas son separadas de la sangre, y ésta nuevamente es introducida en el cuerpo.

Su importancia deriva no solo en que con una única donación de plaquetas es posible que dos o tres personas las reciban, lo que dependerá directamente de la necesidad de cada paciente. Y no solo eso, puesto que es posible volver a repetir la donación 15 días después, de manera que cada cual puede donar plaquetas un total de 24 veces al año.

¿Cómo es donar plaquetas? ¿Cómo se lleva a cabo?

Es bastante probable que en algún momento hayas donado sangre. Si es así, el proceso es prácticamente el mismo que se sigue con la donación sanguínea. Con la ayuda de una nueva aguja, estéril y de un solo uso, se extrae una pequeña cantidad de sangre del brazo de la persona que vaya a donar. Un aparato se encarga de separar las plaquetas de otros componentes sanguíneos (mediante un procedimiento conocido con el nombre de aféresis), las cuales son recogidas en una bolsa separada. Luego, una vez completado el proceso después de varios ciclos para generar el volumen necesario de plaquetas, la sangre es devuelta a la persona.

Las pautas que se siguen para saber si una persona puede donar plaquetas o no es el mismo que para donar la sangre completa. Eso sí, es imprescindible abstenerse de consumir cualquier medicamento anticoagulante durante al menos 48 horas antes de la donación.

Llegados a este punto, es normal que te preguntes si, en realidad, no basta únicamente con realizar una donación de sangre completa. Si bien es cierto que las plaquetas también se recogen a partir de este tipo de donación, cuando se lleva a cabo una donación exclusiva de plaquetas, mediante una tecnología automatizada que permite separarlas, se donan de 6 a 10 veces más

Dado que un paciente que necesite la transfusión de esas plaquetas, únicamente necesitará esa cantidad para un tratamiento, en lugar de 6 a 10 donantes de sangre completa, únicamente se precisa un donante.

Respecto a la duración, la donación real de plaquetas dura en torno a 75 minutos, aunque lo común es permanecer en el hospital al menos dos horas, desde el momento en el que se toma el registro.

¿Es un procedimiento seguro?

Durante el proceso de recolección de plaquetas, la sangre permanece dentro de un sistema de tubos estériles, y nunca entra en contacto con el equipo usado para la donación de plaquetas.

Además, todas las bolsas, agujas y tubos que se utilizan para el procedimiento de donación son nuevas, estériles y se utilizan una única vez (en el momento en el que lo usa la persona que dona por primera vez). Finalmente, después de su uso, se desecha.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo