Tecnología

El uso abusivo de las nuevas tecnologías está derivando en nuevas patologías

¿Cuáles son los problemas más comunes derivados del excesivo uso de la tecnología? ¿Qué es la nomofobia? ¿Y el síndrome de Google? Un experto nos da las claves para paliar los efectos de la exposición a los dispositivos electrónicos en los niños y niñas.

niño inmerso en el mundo virtual
Fuente: iStock

Queda muy lejos esa época en la que los niños y niñas se presentaban en casa de sus amigos a las cinco y media de la tarde, tocaban el telefonillo y esperaban impacientes a verles bajar por las escaleras para jugar toda la tarde por las calles, con la bicicleta, en la plaza con el balón o pintando piedras que encontraban a su paso. Cuando los parques estaban siempre llenos y lo inusual era el niño que elegía antes estar frente a la televisión que las aventuras que le esperaban fuera de la casa.

Una época que empezaba a vislumbrar muy al fondo es ahora la era digital y que en ese momento no sabía hasta qué punto iba a cambiar el entretenimiento y la vida de todos, en gran medida, de los niños y niñas.

Las tecnologías son las responsables de que la manera de vivir haya cambiado sustancialmente, y en la inmensa mayoría de los casos, ha traído consigo una mejor calidad de vida para las personas. Sin embargo, el exceso en el uso de éstas también deriva en una serie de problemas que se conocen como las tecnopatologías; dolores musculares generalizados, dolores de espalda, vértigos, o insomnio son algunos de los síntomas originarios del uso prolongado de móviles, ordenadores y otros dispositivos electrónicos.

¿Qué son las tecnopatologías?

El término tecnopatologías engloba a los efectos nocivos que surgen del excesivo y patológico uso de las nuevas tecnologías que se está empezando a ver con más frecuencia en las consultas de medicina, psicología y fisioterapia.

El experto Raúl San Segundo Riesco, que ejerce como fisioterapeuta especializado en Fisioterapia y Osteopatía y es miembro de Top Doctors nos habla de las tecnopatologías más comunes en esta era digital.

  • La nomofobia: Según el experto, nace del miedo irracional y la ansiedad que manifiesta un 73% de la población ante la posibilidad de perder, sufrir un robo o dejarse el móvil en casa.
  • La apnea del Whatsapp: Consiste en el chequeo constante de esta aplicación en búsqueda de nuevos mensajes.
  • El síndrome de la llamada imaginaria: Consiste en que nuestro cerebro nos haga sentir como que nuestro tono del móvil está sonando. Lo padecen un 70% de los usuarios de móvil en España y es algo que seguramente nos ha pasado alguna vez a todos.
  • La electrosensibilidad: Raúl señala que hay varios estudios que dicen que afecta a uno de cada 1000 españoles con síntomas como jaquecas, insomnio y pérdida de memoria a corto plazo. Es recomendable apagar la WiFi, en estos pacientes, cuando se vaya uno a dormir y poner los móviles en modo avión si no los usamos.
  • El síndrome de Google que hace a los usuarios consultar prácticamente todo en el famoso buscador. Esto provoca que el cerebro no retenga los datos y favorezca que dependamos de la búsqueda en Google.

Riesgos psicológicos

A nivel mental, los cambios son fehacientes. La manera de relacionarnos entre nosotros ha cambiado sustancialmente debido al móvil, las redes sociales y las aplicaciones. "Estamos ante un antes y después en el ámbito social y fisiológico" dice Raúl San Segundo, quien también cuenta que el vivir pendientes del móvil, e-mail y WhatsApp, entre otros, hace que nuestro sistema nervioso esté en una falta de equilibrio constante. "Vivir con esas exigencias hace que nuestro sistema de estrés esté alterado tendiendo a que el sistema simpático esté aumentado".

El sistema simpático se activa frente a una alarma o una amenaza, el problema versa en que el cerebro no es capaz de diferenciar lo que es real de lo que es imaginario y aunque sea lo segundo produce el mismo efecto en el organismo que si es real. Así que esta activación crónica favorece el aumento del cortisol. "Se sabe que en pacientes con nivel de cortisol elevado, éstos padecen más dolor músculo-esquelético y más patologías de tipo inflamatorio y tienen niveles de glucosa más altos en sangre" alerta Riesco.

Otro riesgo tiene que ver con la capacidad cognitiva, que disminuye significativamente en presencia del teléfono móvil. Raúl señala que tiene un impacto directo en la capacidad de concentración, que merma así como también la creatividad, la capacidad de retención y la autoestima.

Riesgos físicos

Pero esta invasión tecnológica no solo trae consigo psicopatologías que derivan en problemas físicos, sino que también está directamente relacionada con el aumento en consulta de cuadros de dolor de cabeza, de las cervicales y del dedo pulgar, patologías relacionadas con la sequedad del ojo, la nariz y el cuello.

Para el fisioterapeuta es muy común "ver a pacientes en consulta con sobrecargas musculares en los pulgares y la musculatura propia de la mano". No son patologías muy importantes aunque sí requieren varias sesiones de fisioterapia. Y no solo es cosa de niños, también hay adultos con "artrosis del dedo pulgar", que revelan largas horas empleadas en estos aparatos.

Sin duda, el ojo humano es y también será uno de los órganos más afectados por la exposición constante a las pantallas. Cuando miramos hacia las pantallas reducimos de manera inconsciente el número de parpadeos, lo que facilita la sequedad del ojo, la sensibilidad y el dolor articular.

El miembro de Top Doctors lo tiene claro, "debemos tener más en cuenta para evitar la patología del ojo seco en niños el tiempo y el uso de las tablets y el móvil". Recalca también la recomendación de que antes de ir a dormir, los niños y niñas introduzcan el hábito de leer un libro o se inicien en la meditación, ya que la luz del móvil por la noche desregula los ciclos de sueño.

El dolor cervical a causa del móvil también es muy frecuente en consulta, conforme a las palabras de Raúl. "Estos hechos hacen que veamos dolores cervicales generalizados y contracturas musculares en la zona dorsal de la espalda" añade.

Cómo evitar o paliar las tecnopatologías

Para evitar que los chicos y chicas padezcan los problemas fisioterapéuticos y psicológicos relacionados con el uso excesivo de las tecnologías lo primero que tenemos que hacer es reducir este uso y encontrar otras actividades no tecnológicas que les diviertan.

En cuanto a las posturas, Riesco aconseja "colocarse bien sentado, apoyar la cabeza correctamente sobre un respaldo y levantar el móvil para que nos permita estar con la cabeza manteniendo la mirada horizontal". De esta manera no sufre tanto el cuello ni se generan desequilibrios.

El ejercicio terapéutico adaptado a las modificaciones posturales y a la edad de cada uno también es muy útil para prevenir frecuentes síntomas futuros de dolor de espalda. "Ejercicios como pilates, de reeducación postural global y ejercicio terapéutico adaptado realizado por fisioterapeutas son herramientas que pueden prevenir estas dolencias" sugiere el experto.

En definitiva, en la nueva era digital las tardes de los niños y niñas no discurren corriendo por el pueblo, el monte o la ciudad, saltando a las comba ni si quiera jugando al pilla-pilla. Ahora pasan una media de 8 horas al día en actitud sedentaria, desean llegar a casa del cole para conectarse al mundo virtual que comparten con sus amigos desde el sofá.

Este estilo de vida favorece también la aparición de problemas cardiovasculares como la diabetes tipo II y tiene un efecto en el rendimiento académico. El ejercicio físico podría ser una de las soluciones de las tecnopatologías por la cantidad de beneficios tanto físicos como psicológicos que tiene, siendo vital para el correcto desarrollo y crecimiento de los niños pequeños, "mejora el procesamiento de la información, permite que se mantenga la plasticidad del cerebro, mejora la capacidad de atención de los individuos así como el rendimiento" asegura Raúl.

Enseñemos a los niños la satisfacción de apagar la play station, dejar el móvil sobre la mesa y salir al parque a jugar y a dejar volar su imaginación en pro del bienestar más natural de todos.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo