Epilepesia Infantil

Epilepsia infantil: ¿qué hacer ante las convulsiones?

La epilepsia es el trastorno neurológico más frecuente en niños y, sin duda, las convulsiones son el síntoma que más alerta y preocupación genera entre los padres. Hablamos de cómo actuar ante ellas.

La epilepsia es una patología que consiste en un trastorno neurológico considerado el más frecuente en niños y que presenta una sintomatología que puede ser variable y evolucionar de diferentes formas. Las convulsiones que aparecen asociadas a este trastorno generan miedo y preocupación entre los padres, por lo que es importante saber actuar ante ellas.

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN) la epilepsia se caracteriza “por una predisposición continuada a la aparición de crisis epilépticas, y que se acompaña de consecuencias neurobiológicas, cognitivas, psicológicas y sociales”.  En España, cada año se diagnostican 22.000 nuevos casos de epilepsia, de los que se calcula que, aproximadamente, la mitad se producen en niños y adolescentes menores de 15 años

Convulsiones por epilepsia

Las convulsiones o crisis con convulsiones son el principal síntoma de la epilepsia y se producen por descargas eléctricas excesivas de las neuronas del cerebro. Para decir que un niño padece epilepsia, debe haberse producido más de una crisis y ser recurrentes. Una sola crisis no es epilepsia.

Las convulsiones se caracterizan por provocar contracciones involuntarias y patológicas de los músculos que pueden localizarse en determinados grupos musculares o en todo el cuerpo. Suelen durar pocos segundos y aparecer de forma repentina. Según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) estas convulsiones pueden ir acompañadas de otros síntomas como salivación excesiva, sudoración, pérdida de consciencia, pérdida de control de esfínteres y somnolencia tras pasar la crisis.

Qué hacer ante las convulsiones de crisis epilépticas

Ante las convulsiones de la epilepsia, los expertos del portal especializado Vivir con Epilepsia aconsejan, en primer lugar tratar de mantener la calma y permanecer acompañando al niño en todo momento. Por su lado, algunas de las recomendaciones más importantes que hacen desde la AEPap son las siguientes:

- Proteger al niño para evitar que pueda lesionarse.

- Tumbarlo y, si es posible, colocarle preferentemente de lado.

- Es importante no tratar de inmovilizar las convulsiones o impedirlas.

- Comprobar que el niño puede respirar bien y no se atraganta. Los expertos advierten de que no es necesario introducirle ningún objeto en la boca que le pueda hacer daño. No es cierto que en esta situación puedan tragarse la lengua

- Es importante aflojar la ropa que lleve puesta y quitar cualquier objeto que pueda llevar en el cuello. Si es posible se retirarán las gafas y aparatos de ortodoncia.

- También aconsejan llamar a urgencias si es la primera vez que ocurre o si la crisis dura más de 5 minutos.

- Hay que mirar el reloj y controlar cuánto dura la convulsión.

- Cuando acabe la crisis hay que valorar el estado de consciencia del niño, tranquilizar y asegurarle la vía aérea. Es importante consolar y acompañar.

Continúa leyendo