Otitis infantil

Este verano la otitis será más peligrosa que nunca: ¿cómo evitarla?

Una de las infecciones más típicas todos los veranos es la ‘otitis de las piscinas’ u ‘otitis externas’. Esta se produce cuando el oído está mucho tiempo a remojo y entra agua y, por supuesto, los más propensos son los niños. Este verano, además, por culpa del confinamiento, puede ser más peligrosa.

otitis
Fuente: Hospital La Salud

La combinación entre agua y calor nos deja, a menudo, una de las infecciones más famosas de verano: la otitis. Y es que, que el agua penetre por nuestro conducto auditivo no es nada saludable para el mismo. Puede inflamar e infectar el oído medio, provocando lo que se conoce también como el ‘oído del nadador’. Esta inflamación iría acompañada, como todos sabemos, de un dolor intenso que, en algunas ocasiones, puede ir acompañado de fiebre.

A quien más suele afectar, verano tras verano, es a los más peques: los que pasan más tiempo jugando dentro del agua. De hecho, la Asociación Española de Pediatría afirma que entre un 80 y un 90% de los niños sufrirá algún caso de otitis en sus primeros años de vida.

Sin embargo, este verano los pediatras nos advierten de que la otitis podría afectar más que nunca y la culpa la tendría el confinamiento. “los niños que han pasado varias semanas encerrados en sus casas sin apenas contacto con el exterior tendrán este verano más propensión a contraer enfermedades como la otitis”, asegura Joan Francesc Horvath, responsable de Audiología en Óptica & Audiología Universitaria.

Los tapones, los principales culpables

Las otitis externas u ‘otitis de las piscinas’ suelen estar provocadas, en muchas ocasiones, por la mala colocación de los tapones que evitan que entre agua al oído. Al menos, así lo confirma el doctor Rafael Barona, otorrino en el Hospital La Salud: “los tapones no son herméticos y el conducto del oído no es recto. Por eso, a no ser que sean anatómicos o estén muy bien ajustados, no evitan la entrada del agua cuando aumenta la presión por una inmersión; más bien al contrario, en muchas ocasiones, lo que hacen es impedir su salida y facilitar de esta forma la otitis”, afirma. Por eso, para el caso de los niños, recomienda utilizar bandas elásticas o, simplemente, gorros de baño que harán el mismo efecto que colocar un tapón dentro del oído.

Por su parte, para evitar que esto pase, el otorrino recomienda que no se usen bastoncillos, ya que irritan el oído y facilitan los tapones de cerumen. Además, como medida preventiva asegura que se pueden aplicar unas gotas de alcohol boricado  a saturación (de venta en farmacias) en el conducto auditivo. Eso sí, antes de hacerlo habría que consultarlo con un especialista, aclara.

Consejos para evitar la otitis

Por suerte, al igual que pasa con otras infecciones comunes, la otitis es muy fácil de prevenir. Para conseguirlo, el doctor Hovath enumera una serie de pautas de actuación con los peques durante este verano:

  • Vigilar que los niños no pasen mucho rato sumergidos en el agua
  • Al finalizar el baño, inclinar su cabeza para que caiga el agua y secar así los oídos, dando ligeros golpes o utilizando difusores de agua marina que limpien la zona de cualquier cuerpo extraño.
  • Secar bien los oídos: con mucho cuidado y sin apretar, utilizar la esquina de una toalla o una gasa.
  • Evitar el uso de bastoncillos hasta el fondo
  • Priorizar el agua salada a la dulce para darse un baño si el niño tiene propensión a sufrir otitis

Además, el otorrino Barona, completa estos consejos con algunas pautas más:

  • Si tiene propensión a sufrir estas afecciones, acudir al especialista antes de comenzar la temporada de baño
  • Si la tiene, igualmente, se podrá utilizar tapones pero teniendo en cuenta que no son herméticos ni evitan la entrada de agua cuando aumenta la presión, así que, mucho cuidado con las inmersiones
  • Es conveniente que los tapones estén ajustados y en la medida de lo posible, que sean anatómicos.
  • No usar objetos punzantes como agujas, ganchos… para la limpieza o para rascar el oído porque pueden producir heridas que se pueden infectar
  • No usar bastoncillos ya que irritan el oído y favorecen los eccemas y los tapones de cerumen
  • Bañarse en aguas limpias o que estén sanitariamente bien controladas: grado de cloración ni bajo ni excesivo. Las aguas excesivamente cloradas pueden cambiar el PH de la piel del conducto auditivo
  • No utilizar sprays o gotas otológicas sin consultar a un médico
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo