Cuida tu salud

Gel hidroalcohólico y sol: cuidado con sus inconvenientes

El lavado de manos con estas soluciones hidroalcohólicas es una buena solución cuando no se puede hacer con agua y jabón pero los expertos alertan de los peligros de utilizarlo antes de la exposición solar por los daños que puede causar en la piel. Te explicamos por qué hay casos en los que evitar su utilización.

El lavado de manos frecuente no solo forma parte del higiene personal sino que también juega un papel fundamental en la transmisión de enfermedades. Es una de las medidas de protección básicas contra el Covid-19 y los geles hidroalcohólicos son la mejor solución para asegurar la higienización de manos en la población general en los lugares sin acceso a agua y jabón. Así lo recomiendan las autoridades como la OMS, desde donde se señala la utilidad de los geles como medida complementaria al lavado de manos, siempre y cuando sean estas soluciones hidroalcohólicas contengan entre el 60-80% v/v de alcohol para que ejerzan una actividad microbicida eficaz y nunca con superiores al 90% v/v por ser menos potentes.

Es por ello que en esta llamada “nueva normalidad” han cobrado especial importancia en nuestro día a día y forman ya parte de los básicos que debemos llevar en el bolso en todo momento para poder ir aplicándolos frecuentemente y frotando sobre las palmas y entre los dedos de la mano durante al menos 30 segundos. 

Gel y sol, mala combinación

El único inconveniente del uso del gel hidroalcohólico es el daño que pueden causar en nuestra piel. Esta puede verse reseca y agrietada, además de poder llegar a sufrir consecuencias más graves si a si se utiliza antes de la exposición solar. “Clínicamente pueden parecer quemaduras pero realmente son reacciones irritativas de contacto, advierte la doctora Elena Martínez Lorenzo, dermatóloga de la Clínica Pilar de Frutos, quien asegura que "el alcohol actúa como un agente foto-tóxico que al entrar en contacto con el sol produce moléculas que son tóxicas, y en contacto con la piel produce reacciones irritativas de contacto que pueden simular quemaduras. Las lesiones que produce en la piel son lesiones tipo eczema irritativas de contacto, es decir, manchas y placas eritematosas o rojas con pápulas, y vesículas puntiformes (como granitos muy finos) que producen un prurito o picor intenso". 

Cómo evitar que afecte a la piel

Optar por el lavado de manos convencional con agua y jabón siempre que se pueda es por tanto la principal recomendación en cualquier caso y dejar el uso del gel hidroalcohólico cuando esto sea imposible de llevar a cabo. Eso sí, si vas a utilizar alguna de estas soluciones, evita exponerte de forma directa al sol seguidamente y espera un rato para hacerlo. 

Recuerda también que el uso de protección solar es imprescindible en verano incluso en estas circunstancias - la mascarilla tampoco funciona como barrera contra el sol- y que es perfectamente compatible con el gel por lo que no descuides recurrir a él si quieres evitar problemas mayores. 

Si a pesar de las advertencias te has expuesto al sol tras el uso de gel y tu piel ha sufrido las consecuencias, lo mejor es acudir a tu médico para que te de un diagnóstico exacto y precise el tratamiento más adecuado para ti, no olvidando en ningún momento la hidratación para que pueda ir regenerando la piel. 

Continúa leyendo