Toda la información

Gripe: ¿qué debemos saber este año?

Como cada otoño, ya ha dado comienzo la campaña de vacunación de este virus muy contagioso que afecta por igual a niños y mayores; te contamos todos los detalles que debes conocer sobre la enfermedad.

“La AEP considera necesaria una mayor implicación de los profesionales, las autoridades sanitarias y todos los agentes sociales para transmitir cada año a la población, y de forma especial a los padres de niños y adolescentes pertenecientes a los grupos de riesgo, las recomendaciones de vacunación frente a la gripe estacional. Este año si cabe más por la pandemia COVID-19 y para evitar las coinfecciones de los dos virus”. 

Desde un altavoz como Ser Padres no podemos obviar esta petición de la Asociación Española de Pediatría para que no caiga en el olvido que acaba de arrancar la temporada alta de la gripe, un factor que solo puede hacer que la situación en hospitales y centros de salud empeore, por lo que debemos ser muy responsables con ello. Y por partida doble, o triple, si hay menores en casa. 

La importancia de la vacunación

Como cada otoño, el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP) hace especial hincapié en las particularidades de la campaña de vacunación contra la gripe, una enfermedad infecciosa que es altamente contagiosa -este año las medidas contra la COVID-19 ayudarán a frenar también su propagación en espacios críticos como los colegios, por ejemplo- y que sigue cobrándose vidas cada año pese a que las cifras no son las de antaño. 

Y no lo son gracias a la vacuna, que pese a ser eficaz en un porcentaje no demasiado alto, lo es lo suficiente como para que se salven muchísimas vidas año tras año. Que la vacuna contra la gripe no sea más eficaz se debe a que este virus es muy complejo, con una capacidad de mutación sobrenatural, de manera que puede estar circulando una cepa que no sea la reflejada en la vacuna. Este factor es el principal a la hora de explicar por qué hay campañas de vacunación más exitosas que otras contra la gripe. 

En cualquier caso, eso sí, la vacuna contra esta enfermedad es el mejor cortafuegos que existe porque se puede tratar, pero no hay remedio que la cure de raíz. Sus síntomas, similares en muchos casos a los del SARS-CoV-2, son episodios de fiebre, tos, mucosidad, dolor de garganta, molestias musculares, y malestar general, entre otros, y se pueden llegar a complicar en determinados casos, provocando sobre todo problemas respiratorios de distinta gravedad. 

En el caso de los niños, la vacuna se administra de dos formas: entre los seis meses y los ocho años, el primer año que se vacunan requieren dos dosis separadas al menos en cuatro semanas, y posteriormente una dosis anual. A partir de los 9 años, se mantiene la dosis anual. En ambos casos, como en los adultos, la dosis completa se administra en el muslo aplicando un pinchazo en la zona.  Los efectos secundarios son escasos y muy controlados, siendo el más habitual la reacción local, “con enrojecimiento y dolor en la zona de la inyección”, según advierte la AEP.

Grupos de riesgo

Dentro de los distintos grupos de población, los hay más sensibles a la gripe, de ahí que se priorice su vacunación al comienzo de cada campaña. Según el CAV-AEP, más allá de los mayores de 60 años, la vacunación antigripal es prioritaria para los considerados grupos de riesgo -niños a partir de los 6 meses de edad y adolescentes en determinadas situaciones o con enfermedades de base que supongan un riesgo aumentado de padecer complicaciones de la gripe-; personas a partir de los seis meses de vida que convivan con pacientes de riesgo; personas que conviven con menores de seis meses; todos los profesionales sanitarios; y las mujeres embarazadas, “tanto para su propia protección como para la de su futuro hijo”. 

Además, el mismo organismo recomienda la vacunación antigripal para todos los niños mayores de seis meses no incluidos en los grupos de riesgo “por cuanto esta práctica preventiva proporciona al niño protección individual y favorece la protección familiar y comunitaria”, si bien especifica lo siguiente al respecto debido a las extraordinarias circunstancias de la campaña del 2020: “aun cuando ese comité está a favor de la indicación universal de la vacunación antigripal en la infancia, tal y como recomiendan los organismos citados anteriormente -Organización Mundial de la Salud y el ECDC-, entiende que dicha medida debería tomarse de acuerdo con las recomendaciones oficiales de las autoridades de salud pública, porque es prioritario actualmente garantizar el abastecimiento de vacunas para las personas mayores y los grupos de riesgo de infección grave por gripe y SARS-CoV-2”. 

Si quieres saber más detalles sobre qué síntomas o patologías son las que convierten a los menores que las sufran en grupo de riesgo contra la gripe, puedes consultar esta entrada publicada al respecto en la Asociación Española de Pediatría, donde se detallan todos los casos. 

Continúa leyendo