Salud física y mental

Hallan una relación entre niveles altos de insulina en la infancia y problemas mentales en la etapa adulta

Si tu hijo tiene niveles altos de insulina durante la infancia, podría tener más riesgo de desarrollar problemas de salud mental en la edad adulta, según los resultados de un estudio de la Universidad de Cambridge.

niño triste mirando por la ventana
Fuente: iStock

Tenemos, desde pequeños, que incorporar a nuestro día a día hábitos saludables con el fin de cuidarnos física y mentalmente porque cada vez son más los profesionales que inciden en el estrecho vínculo que tienen las enfermedades físicas y mentales.

El nuevo estudio de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, avala esta realidad ya que muestra que ciertos cambios en la salud física, que son detectables desde la infancia, están relacionados con el desarrollo de enfermedades mentales en la edad adulta.

Los expertos de la investigación, publicada en la revista 'JAMA Psychiatry', se han centrado en los niveles altos de insulina durante la infancia y cómo pueden aumentar el riesgo de problemas de salud mental en la edad adulta, sobre todo de dos patologías: depresión y psicosis.

Con una muestra de más de 10.000 personas, estudiaron de qué manera los niveles altos de insulina y también el índice de masa corporal (IMC) en la infancia, podrían ser el primer signo de padecer después, en la edad joven y adulta estas dos enfermedades mentales, entre otras.

Encontraron dos hallazgos sorprendentes: por un lado, que un aumento en el IMC alrededor del inicio de la pubertad estaba relacionado con mayor probabilidad de desarrollar depresión, sobre todo en el caso del género femenino. Por otro, que los primeros signos de problemas de salud física pueden estar presentes mucho antes del desarrollo de las enfermedades de psicosis o depresión.

Si bien es cierto, no son los únicos factores de riesgo, también hay que tener en cuenta los genéticos y los ambientales, por lo que estos resultados no predicen la probabilidad de desarrollar trastornos mentales en adultos exclusivamente a partir de estos problemas de salud física.

Los investigadores aprovechan el estudio para recomendar evaluaciones físicas sólidas a los jóvenes que presentan algunos de estos síntomas, de modo que en el caso de encontrar primeros indicios de estas enfermedades, tengan un diagnóstico y tratamiento precoz.

Depresión y psicosis

¿Sabías que las personas con depresión y psicosis pueden tener una esperanza de vida de hasta 20 años menos que la población general? Y es un trastorno mucho más común de lo que parece: según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, uno de cada cien niños padece alguna enfermedad mental. Dicen los profesionales de Cambridge que la esperanza de vida se reduce principalmente porque los trastornos mentales van acompañados de problemas de salud física como diabetes y obesidad.

"Siempre se ha concluido que algunas personas con psicosis y depresión podrían tener más probabilidades de tener una dieta deficiente y niveles más bajos de ejercicio físico, por lo que cualquier problema de salud física adverso es resultado del trastorno mental, o del tratamiento para el mismo", señala el primer autor, el doctor Benjamin Perry, del Departamento de Psiquiatría de Cambridge.

Lo que han descubierto, según continúa Perry, es que no necesariamente tiene que ser primero el trastorno mental: "para algunos individuos puede ser al revés sugiriendo que los problemas de salud física detectables desde la infancia pueden ser factores de riesgo para la psicosis y la depresión en la edad adulta".

De nuevo, destacan la importancia de cuidar la salud mental y física así como de realizar evaluaciones completas a los niños y jóvenes: "intervenir temprano es la mejor manera de reducir la brecha de mortalidad que enfrentan las personas con trastornos mentales como depresión y psicosis", apuntan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo