Enfermedades en el niño

Hepatitis en niños: cómo les afectan y qué vacunas existen

¿Qué es la hepatitis? ¿Cómo puede afectar al niño si la padece? ¿Cuántos tipos existen? ¿Hay vacunas disponibles?

Ante los casos de hepatitis de origen desconocido en la población infantil y, aunque desde las asociaciones y organizaciones médicas se ha tratado de tranquilizar a la población, la alarma entre los padres ha disparado las dudas en cuanto a las hepatitis, sus tipos y las vacunas disponibles.

Hepatitis en niños
Foto: Istock

Estos días en la consulta muchas familias me preguntan: “¿Cómo pueden padecer los niños una hepatitis si están vacunados? O también: “Yo estoy tranquilo/a porque mi peque está vacunado/a de hepatitis” Vamos a intentar resolver algunos puntos en estas cuestiones:

La vacuna del calendario es contra hepatitis B

La vacuna contra hepatitis que reciben actualmente los niños en nuestro país es contra la Hepatitis B. No sabemos aún de forma exacta el origen de los actuales casos de hepatitis, pero sabemos que no es la de tipo B, con lo que esta vacuna NO protege. Es más, la inmensa mayoría de los niños que han tenido la hepatitis de origen desconocido estaban vacunados contra la hepatitis B.

¿Cuándo se vacunan los niños de la hepatitis?

En España, los bebés reciben la primera dosis a los 2 meses, formando parte de un preparado que contiene inmunización para 6 enfermedades, la llamada vacuna hexavalente, que en un solo pinchazo nos protege de difteria, tétanos, tosferina, polio, haemophilus y hepatitis B. 

Hace pocos años los bebés recibían la vacuna contra la hepatitis en cuanto nacían, ya en paritorio, pero esto ya no es así y actualmente los recién nacidos no reciben ninguna vacuna.

¿Cuántos tipos de hepatitis existen?

Vacuna contra la hepatitis
Foto: Istock

La hepatitis engloba muchas enfermedades. Realmente con el término hepatitis nos referimos a aquella inflamación del hígado que afecta a las funciones de este órgano, las más destacadas son depurar la sangre de ciertas sustancias nocivas, sintetizar factores para la coagulación de la sangre o intervenir en la digestión fabricando bilis. Básicamente podríamos dividir entre aquellas hepatitis de origen infeccioso, en las que los virus van a ser los causantes de la enfermedad, y otras hepatitis que pueden deberse a tóxicos o enfermedades autoinmunes, entre otras muchas causas.

Si nos centramos en las hepatitis de origen infeccioso fundamentalmente encontramos las debidas a los virus hepatotropos, que significa que tienen el hígado como órgano diana, donde nos van a atacar. Estos virus se han denominado como las letras del alfabeto y actualmente contamos con las hepatitis A, B, C, D y E.

¿Cómo nos afectan las hepatitis por virus?

Hepatitis A

La hepatitis A en general es leve, y la mayoría de los casos mejoran en unas semanas sin dejar secuelas. Se transmite de forma similar a como se contagian las gastroenteritis víricas (contacto con las manos, heces contaminadas...) En España no es una entidad frecuente, ya que las condiciones higiénico sanitarias son adecuadas, pero en algunos países no ocurre así, y el virus de la hepatitis A circula habitualmente entre la población, por lo que se recomienda su vacunación cuando viajamos a estas regiones. En España no se vacuna a los niños de hepatitis A de forma habitual.

Hepatitis B

La hepatitis B no tiene nada que ver con la anterior. No se transmite de la misma manera. Es una enfermedad de transmisión sexual y también puede transmitirse de madre a hijo en el embarazo o el parto. Si hay contacto sangre-sangre, por ejemplo, con sangre de una persona contagiada o se recibe una transfusión de sangre contaminada también podemos infectarnos. El problema fundamental de la hepatitis B es que la persona infectada puede tener muy pocos síntomas, la enfermedad pasa desapercibida, pero el virus se queda en el hígado de forma persistente, siendo causa de hepatitis crónica o incluso cáncer en este órgano. Las personas pueden ser portadores asintomáticos, es decir, pueden contagiar la enfermedad incluso sin saber que la tienen. Afortunadamente contamos con la vacuna para hepatitis B que, como comentaba al inicio, reciben los niños desde los dos meses.

Hepatitis C

La hepatitis C se transmite principalmente por contacto sangre-sangre (transfusiones sanguíneas o por compartir jeringuillas entre adictos a drogas administradas por vía intravenosa).   También es causa de hepatitis crónica y de cáncer de hígado. Para este tipo de hepatitis no contamos con la herramienta de la vacunación. Afortunadamente es muy raro el contagio por vía sexual o de madre al feto.

Hepatitis D y E

La hepatitis D es la compañera de la B. No hay infección de D sin que exista infección del tipo B. Básicamente la de tipo D acompaña a la B agravando sus síntomas, pero si estamos vacunados de hepatitis B estamos protegidos. En cuanto a la hepatitis de tipo E, es similar a la de tipo A, con transmisión por el mismo mecanismo, buen pronóstico y prevención con medidas higiénico sanitarias. Ninguno de estos dos tipos de hepatitis cuenta con vacuna propia.

Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo