Sudoración excesiva

Hiperhidrosis y bromhidrosis, cuando el niño suda en exceso y con mal olor

Si tu hijo tiene mucho sudor cuando no debería tenerlo es posible que esté padeciendo hiperhidrosis. Conoce aquí de qué trata.

niño
Fuente: iStock

¿Tu hijo suda excesivamente cuando no debería? ¿Su sudor huele mal? Si es una situación que está llamando tu atención es posible que el niño padezca hiperhidrosis. Veamos en qué consiste y por qué puede producirse.

Se conoce como hiperhidrosis a la sudoración en exceso producida por las glándulas ecrinas. Por norma general, el sudor -además de para otras funciones- nos ayuda a regular nuestra temperatura. No obstante, en algunos casos se produce más del que es necesario, como en el de las personas que padecen este trastorno.

Se trata de una afección que afecta a niños, adolescentes y adultos, y que puede darse de forma general o en una zona concreta del cuerpo. Es habitual que suela afectar especialmente a las palmas de las manos, aunque también a las plantas de los pies, a las axilas, a la espalda y al cuero cabelludo. En ocasiones, además, acompañando a esa sudoración también pueden aparecer otros síntomas como temblores, enrojecimiento facial y cefalea.

Lo llamativo de este sudor es que puede surgir ante cualquier actividad cotidiana y en ambientes en los que la temperatura no es especialmente alta.

¿Por qué puede producirse?

Es un trastorno benigno del que su origen todavía no se conoce. No obstante, se sabe que tiene lugar por la disfunción del sistema nervioso simpático autónomo, el sistema responsable de controlar el nivel de sudor que se genera en las glándulas exócrinas.

Uno de los motivos que puede explicar su origen podría ser hereditario, ya que suele ser común en un alto porcentaje de casos. También puede aparecer por otras causas:

  • Alteraciones o trastornos hormonales.
  • Infecciones víricas o bacterianas.
  • Trastorno crónico.
  • Alteración del sistema nervioso simpático.

Normalmente se empieza a evidenciar en la infancia, aunque es en la pubertad cuando acaba manifestándose. Eso sí, una persona puede que persista con la afección toda la vida.

Suele relacionarse o aumentar sus efectos con componentes emocionales y también en situaciones estresantes. Lo que, por ende, puede generar inseguridad en la persona que lo padece.

¿A qué se le llama bromhidrosis?

La hiperhidrosis suele estar muy vinculada también a la bromhidrosis, un trastorno que causa que el olor corporal sea más fuerte de lo que debería ser. A veces viene de la mano con la hiperhidrosis, pero otras nos indica una alteración de otra clase, como una acumulación anormal de bacterias en los poros, un desorden en el metabolismo, una higiene no adecuada, la existencia de un cuerpo extraño en algún poro, un exceso de toxinas en la sangre o el efecto secundario de una medicación, entre otras.

Consecuencias que puede generar

Como nos podemos imaginar, uno de los efectos que provoca esta condición es afectar al plano emocional de quien lo padece, pues suele alterar su humor y su ánimo.

Pensemos en que el niño pasa todo el día con las palmas de las manos húmedas (generalmente) y esto le obstaculiza hacer algunas actividades escolares, deportivas o incluso actividades con sus compañeros o amigos. Es por ello que puede provocar vergüenza e incluso ansiedad social. Además de ello, si la humedad es constante en algunas zonas puede generarse dermatitis u otras infecciones relacionadas con la piel.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo