Infecciones urinarias

Infecciones del tracto urinario en niños pequeños: causas, síntomas y tratamiento

Las infecciones urinarias entre los niños pequeños son más comunes de lo que se puede pensar en un primer momento, aunque es cierto que tienden a afectar más a las niñas que a los niños. Te explicamos todo lo que debes saber sobre ellas.

Infecciones del tracto urinario en niños pequeños
Foto: Istock

Una infección del tracto urinario, también conocida médicamente con el nombre de cistitis, consiste en una infección que puede afectar a una o más partes del sistema urinario, como los riñones, uretra, vejiga y los uréteres. 

Tiende a manifestarse con mayor frecuencia con algunos síntomas típicos, como dolor o sensación de ardor al orinar, y en otras ocasiones también pueden surgir síntomas como fiebre o dolor abdominal

Si bien es muy posible que siempre hayas oído hablar de que las infecciones urinarias se producen principalmente entre los adultos, lo cierto es que los niños, incluyendo los bebés y los niños pequeños, también pueden contraerlas.

¿Qué es una infección del tracto urinario?

La cistitis suele ser una de las formas más comunes de infección del tracto urinario, aunque es cierto que afecta principalmente a las mujeres y niñas. Consiste en una inflamación de la vejiga, la cual es causada en la mayoría de las ocasiones por un crecimiento excesivo de bacterias intestinales, como Escherichia coli, que son muy numerosas alrededor del ano.

Las bacterias pasan de la región anal y vulvar a la vejiga, ascendiendo por la uretra. Por otro lado, cualquier cosa que interfiera con el vaciado normal de la vejiga aumenta, además, el riesgo de cistitis porque aumenta la retención de orina y, con ello, favorece el tiempo de crecimiento de las bacterias.

Dado que no se resuelve por sí sola, nos encontramos ante una infección que necesita atención médica y el debido tratamiento. Por suerte, incluso en niños pequeños, son muy fáciles de tratar, aunque lo importante es obtener un diagnóstico y un tratamiento oportunos.

Esto es debido a que, en caso de que no sea tratada, la infección urinaria puede acabar dañando los riñones o provocar infecciones mucho más graves.

¿Por qué ocurre en los niños? Causas

Como te hemos mencionado anteriormente, las infecciones urinarias a menudo ocurren cuando las bacterias normales que encontramos en el intestino entran en contacto con el tracto urinario.

Tanto en los bebés como en los niños pequeños, en ocasiones las bacterias pueden propagarse de las heces a la vejiga a partir del uso de pañales, o por la falta de habilidad para limpiarse (por ejemplo, cuando la niña está aprendiendo a ir al baño por sí sola).

Eso sí, solo en casos puntuales una infección también podría ser una señal de la existencia de un problema relacionado con la estructura del tracto urinario. Y, como manifiestan los expertos, en caso de antecedentes familiares con este tipo de infecciones, el niño pequeño podría ser más propenso a padecerlas.

Síntomas de las infecciones del tracto urinario en los niños

En un niño pequeño los síntomas de una infección urinaria pueden ser ligeramente diferentes a los que surgen cuando la infección la tiene un adulto. En ocasiones, es posible que el niño no tenga síntomas, sobre todo cuando es menor de 2 años de edad.

No obstante, un estudio publicado en el año 2015 encontró que la presencia de fiebre inexplicable suele ser uno de los síntomas más comunes de las infecciones urinarias en niños desde el nacimiento hasta los 2 años de edad, aunque también es posible que ocurra en niños algo más grandes.

Cistitis en niños pequeños
Foto: Istock

Existen una serie de síntomas típicos, como:

  • Orina oscura, turbia, con sangre o con mal olor.
  • Vómitos o diarrea.
  • Fiebre.
  • Ganas incesantes de ir al baño.
  • Irritabilidad.
  • Falta de apetito.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Dolor de espalda o de estómago.

Las niñas tienden a ser más propensas a las infecciones urinarias que los niños, debido principalmente a que su uretra es más corta y se encuentra mucho más cerca del ano, donde existen muchas bacterias.

¿Cómo se trata y qué podemos hacer en casa?

El tratamiento médico principal para las infecciones urinarias son los antibióticos, que actúan matando las bacterias causantes de la infección. Pero si el niño/a, además, experimenta dolor y muchas molestias, es posible que el médico recete un fármaco capaz de adormecer el revestimiento del tracto urinario, reduciendo con ello el dolor.

Como ocurre con cualquier otro tratamiento a base de antibióticos, es de vital importancia que el niño los tome durante el tiempo recetado por el médico

Pasados unos días, o una vez finalizado el tiempo del tratamiento, es posible que el pediatra desee repetir el análisis de orina con la finalidad de asegurarse de que la infección ha desaparecido. 

En casos graves de infecciones urinarias, o en bebés menores de 6 meses de edad, en ocasiones es necesaria la hospitalización, lo que garantiza una observación estrecha por parte de los especialistas y un tratamiento adecuados, en especial cuando el niño está deshidratado o se sospecha de la posible existencia de una infección en los riñones.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}