Insomnio en niños

Insomnio infantil: ¿escoger un buen colchón puede ayudar a reducirlo?

La falta de sueño y la sensación de no haber descansado bien, afecta por lo general a los adultos, pero ¿cómo afecta esto a nuestros hijos? Hablamos del insomnio infantil y de cómo podemos ayudar a reducirlo.

Que los niños sufran las consecuencias de los trastornos del sueño les puede pasar factura en su día a día, tanto con la familia y amigos, como también en la escuela, con una evidente falta de concentración.

Según un estudio, realizado por la Unidad de Neuropediatría de la Clínica Universitaria de Navarra, se estima que el 30% de la población infantil en España tiene alteraciones crónicas del sueño. Un dato en el que también coinciden otros países europeos y que pone en evidencia la importancia de trabajar en la mejora del descanso entre los más pequeños. Especialmente, cuando sabemos que esta falta de sueño repercute claramente en la actividad cerebral alternando así la memoria, el lenguaje y los procesos de solución de problemas.

En los últimos años, las marcas del descanso en todo el mundo han dedicado sus esfuerzos, principalmente en los departamentos de innovación y tecnología, para ofrecer  colchones que permitan mejorar el descanso de los más pequeños de la casa. Como padres, ¿cómo podemos identificar cuál es el mejor colchón para nuestros hijos?, ¿qué sabemos acerca de los beneficios que estos aportan?, ¿qué nuevas tecnologías o materiales de última generación debemos tener en cuenta para elegir un colchón que mejore el insomnio que pueden padecer nuestros hijos? Damos respuesta a estas preguntas.

¿Qué no puede faltar en un colchón infantil?

Una de las claves para ayudar a dormir y mejorar el descanso de los más pequeños de la casa es saber escoger un buen colchón, que sea resistente, lavable y preferiblemente sin tóxicos. Entre todas las características que hoy en día nos ofrecen los colchones, destacaría 3 de ellas:

- Tecnología Airgocell: es lo último en viscoelástica. Una tecnología que proporciona un plus de comodidad a nuestros hijos gracias a su elasticidad localizada, ya que permite que se comprima una zona sin afectar al resto del colchón. Pero no es la única ventaja. ¿Sabías que el cuerpo puede llegar a eliminar por los poros en forma de transpiración hasta 100 litros de agua por año? La tecnología Airgocell aporta la correcta ventilación del colchón entre la espuma gracias a los poros. Una espuma termorreguladora la cual favorece el sueño duradero evitando la sudoración nocturna y que tanto puede incomodar en la noche, especialmente en los días de verano

- Materiales libres de toxicidad: las espumas libres de productos nocivos ayudan a evitar alergias y favorecer el descanso de cualquier niño. Además, gracias a su elasticidad, ayudan a los niños a girarse durante el sueño y evitar así que se puedan despertar.

- Colchón 100% adaptable: los materiales de última generación incorporan un soporte óptimo que garantiza la alineación de la columna en cualquier posición. De esta manera, un colchón puede evitar también las malas posturas y ayudar en el equilibrio de la zona de la columna a la hora de dormir. Así evitaremos malestar en el cuerpo durante el descanso.

Pero el colchón no es la panacea. En nuestro día a día, los expertos recomendamos una serie de consejos útiles que ayudarán a favorecer un descanso óptimo. Pues no hay que olvidar que los trastornos del sueño infantil pueden dar lugar a problemas de conducta y fracaso escolar.

¿Qué serie de trucos y consejos podemos tener en cuenta para favorecer el descanso de los peques? Aquí damos algunas claves:

1. Los niños adoran las rutinas, así que es importante intentar seguir un horario más o menos fijo y hacer las mismas cosas, y en el mismo orden, antes de ir a dormir. Marcar un horario para ir a la cama será clave.

2. ¿Sabías que la luz del día nos activa y la oscuridad nos adormece? Por esta razón, otro de los factores que pueden reducir la falta de sueño en los niños es mantener la luz tenue en casa, y también en la habitación, cuando se acerque la hora de ir a dormir.

3. La música también les ayuda a dormir bien. Es aconsejable poner música suave y de ritmo pausado o tararear canciones que ayudarán a que la mente se relaje y acompañemos su sueño. Por lo tanto, escuchar este tipo de música permite desconectar, sentirse más tranquilo, concentrarse y reducir los niveles de ansiedad.

4. Contacto físico, no hay nada como el calor de la madre o el padre para relajarles y acompañarles hasta que se queden dormidos. El sueño, como muchas otras cosas, es un proceso madurativo y los niños estarán más preparados para dormir solos a medida que crezcan y consoliden su autonomía. Por eso, al principio, una buena forma de aportarles calma y ayudarles a relajarse es estar con ellos.

Los expertos lo confirman. Los niños entre 3 y 5 años de edad, tienen que dormir un tiempo aproximado entre 10 y 13 horas, incluyendo las siestas. Si queremos que este descanso sea adecuado, no debemos olvidar que el colchón juega un papel fundamental y que las rutinas diarias evitarán problemas en el futuro.

Artículo ofrecido por la DRA. Verena Senn, Neurocientífica del Instituto Ernst Strüngmann de Neurociencia y especialista en el estudio del sueño infantil. Forma parte del equipo de expertos de Emma Colchón. 

CONTINÚA LEYENDO