Hábitos saludables

Ir andando al colegio para evitar el coronavirus y prevenir la obesidad

Ir andando al colegio ayuda a prevenir la obesidad y, además, en tiempos de pandemia, también ayuda a evitar contagios por coronavirus. De hecho, los medios de transporte activo fueron recomendados por el Ministerio de Sanidad el curso pasado para una vuelta al cole segura.

andando
Fuente: iStock

 Mascarilla obligatoria en mayores de seis años dentro y fuera del aula; guardar la distancia de seguridad de, al menos, 1,5 metros siempre que no hablemos de grupo burbuja; higiene de manos de, mínimo, cinco veces diarias; ventilación de aulas cada poco tiempo; sitio fijo en comedores y autobuses escolares… Son muchas las medidas que deben seguir cumpliendo todos los centros educativos esta vuelta al cole.

Además, la Asociación Española de Pediatría asegura que es bueno que los niños vayan al colegio en medios de transporte activos.

Pero, ¿qué significa eso de ‘activo’? Por medio de transporte activo entendemos aquél que implique trabajar uno o varios grupos musculares, a la vez que respete el medio ambiente. Es decir, estaríamos hablando de caminar, la bicicleta, un patinete o los patines (entre otros).

Y esto está, a su vez, íntimamente relacionado con los contagios por coronavirus: este tipo de transporte sería más seguro, tanto para ir al cole, como para desplazarse a cualquier lugar, ya que es más sencillo respetar la distancia mínima interpersonal y, a su vez, implica estar en un espacio abierto. “Se recomendará a la ciudadanía la priorización del transporte activo en rutas seguras a la escuela como opción de seguridad que mejor garantiza la distancia interpersonal, siendo además una opción más saludable y que evita compartir espacios cerrados”, explicaba el ya ex ministro de sanidad Salvador Illa, al comienzo del curso pasado.

Beneficios de ir caminando a la escuela

Pero, dejando a un lado el hecho de que este tipo de transporte es más seguro frente a la COVID-19, son otras muchas las razones para elegirlo y hacerlo definitivo a partir de este 2021. De acuerdo a las palabras de Juan Antonio Soult Rubio, jefe del servicio de pediatría del Hospital Vithas Sevilla, “lo más recomendable es ir al colegio andando” aunque, eso sí, indica que normalmente, la distancia entre casa y el colegio no suele ser suficiente para cubrir las necesidades de ejercicio diario y, por tanto, habría que combinar esto con otras actividades deportivas durante el día.

Además de esto, en este artículo os contábamos que ir caminando al colegio ayuda a prevenir la obesidad infantil, reduce el riesgo cardiovascular, aumenta en un 11% el bienestar de la columna vertebral, en un 69% el equilibrio y en un 8% la flexibilidad. Además, está comprobado que los niños que ya llevan a cabo esta práctica sacan mejores notas, tienen mayor rendimiento y mejor capacidad de concentración. “A nivel cardiovascular, la marcha rápida disminuye los valores de presión arterial, optimiza la capacidad de regulación de los niveles de azúcar de la sangre mejorando la sensibilidad a la insulina e incrementa los valores del colesterol HDL [colesterol bueno]. La mejoría de todas estas variables incrementa la calidad y la esperanza de vida de las personas”, afirma Julio Álvarez Pitti, experto en actividad física del Comité de Promoción de la Salud de la AEP.

Y, por supuesto, también reporta beneficios sobre la salud mental: es una alternativa perfecta para reducir el estrés y disminuir el riesgo de padecer depresión. “Se ha demostrado que los niños que practican actividad física obtienen mejores resultados escolares y, a nivel emocional, ven incrementada su autoestima, lo que reduce el riesgo de caer en trastornos como la ansiedad o la depresión”, asegura el experto de la AEP.

¿Y qué pasa con otros medios como la bici o el patinete?

“Los niños que van en bicicleta y en patinete tienen mayor riesgo de accidente que los que eligen caminar”, nos cuenta el doctor Soult Rubio. Sin embargo, de acuerdo a sus palabras, la bicicleta sería la segunda mejor opción, seguida del patinete: que quedaría en tercer lugar.

No se trata de una colocación aleatoria. “El ejercicio en bicicleta es un ejercicio simétrico, donde ambas piernas realizan el mismo esfuerzo”, comenta el especialista. Sin embargo, en el patinete, el ejercicio se convierte en asimétrico, ya que la pierna que apoya en el suelo es la única que hace ejercicio. “Por este motivo, el uso excesivo del patinete puede llegar a ser perjudicial para la cadera del niño, al contrario de la bici”, aclara.

Preparar al niño para ir andando al cole

Es muy importante que antes de lanzarte a que tu hijo vaya solo y andando al colegio, seas tú el que revise que la ruta es segura. Incluso, recomendados que la hagáis juntos varias veces antes de lanzarse a dar el paso. “Los padres deben comprobar que el trayecto de casa al colegio es seguro”, afirma el doctor Soult Rubio. Además, nos cuenta que hay que insistir en que sean muy precavidos en cruces y pasos de peatones, ya que a veces hay conductores que no respetan las señales.

Si escogéis la opción de la bici, el patinete, los patines o algo parecido, recordad que hay que llevar rodilleras y coderas protectoras, además del casco homologado que proteja el cráneo del pequeño.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo