Sobrepeso

La Sociedad Española de Obesidad prevé un aumento del 5% en el peso de los niños y adolescentes tras el confinamiento

Según un comunicado de la Sociedad Española de Obesidad, la pandemia del coronavirus hará que los niños y los adolescentes modifiquen sus hábitos alimenticios y sus rutinas de actividad física hasta incrementar en al menos 1 kilo de grasa el peso medio de la población infantil.

niña con donuts y fruta
Fuente: Depositphoto

El confinamiento en casa ante la crisis sanitaria del coronavirus alcanza su séptima semana, lo que significa un cambio fehaciente en las rutinas alimentarias y de ocio de todos. Una acumulación de horas y horas frente a las pantallas, ya sea para teletrabajar, para estudiar, para hablar con los familiares y amigos o para entretener un tiempo interminable. Significa también el consumo de alimentos procesados por estrés, aburrimiento o preocupación, y en algunos casos, ausencia de ejercicio físico en pro del sedentarismo de sofá y mando a distancia. Todo esto da como resultado elevadas cifras de exceso de peso que suponen un riesgo para la salud de los niños y de los adultos.

Aunque aún no hay estudios concluyentes sobre el impacto que tendrá la pandemia en el peso de la población, los expertos comienzan sus estimaciones (con la debida precaución). Uno de estos grupos de expertos es la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO), la cual prevé un incremento medio cercano al 5% en el peso de los niños y adolescentes tras el confinamiento por la COVID-19. Por lo tanto, calculan que puede haberse incrementado en al menos 1kg de grasa el peso medio de la población infantil española en el último mes. "Es bastante previsible que haya un aumento de peso. En un mes de confinamiento, con que aumentes en 200 kilocalorías el consumo, que no es nada, ya es un kilo más", advierte Francisco Tinahones, presidente de la SEEDO.

Coincide con las declaraciones de la jefa del Servicio de Endocrinología del Hospital Gregorio Marañón (Madrid) y secretaria de SEEDO, Susana Monereo, que también ha participado en el comunicado: "Si se hace diariamente un aporte extra en la dieta de unas 200-250 Kcal (que se puede alcanzar solo con el consumo adicional diario de, por ejemplo, varias galletas), en 1 mes se habrá acumulado 1 kg de grasa".

El aviso de la SEEDO advierte pues, del gran cambio que ha experimentado el estilo de vida, la actividad escolar, social, alimentaria, de las personas durante la situación actual de confinamiento y del impacto directo que tendrá sobre la salud.

Otro de los ponentes, el vicepresidente de SEEDO Diego Bellido, alerta "la población infantil y juvenil es especialmente vulnerable, por no ser habitualmente consciente de la gran repercusión que ganar peso y adquirir malos hábitos puede tener sobre su salud futura tanto física como mental".

Eso sí, afirma el Doctor Tinahones que, "el impacto va a ser diferente en función de la duración total del confinamiento absoluto y de la duración e intensidad en la que se realice el proceso hasta la normalización de la situación".

Respecto a cuánto se puede elevar de media el peso durante este periodo confinamiento, los expertos estiman el porcentaje en un 5%, aunque afectará más a aquellos que antes del confinamiento presentasen mayor peso, peor forma física y antecedentes familiares de obesidad, informa Bellido.

Recomendaciones de la SEEDO

Para evitar que este incremento en el peso aumente el riesgo para la salud y la probabilidad de desarrollar algunas enfermedades, la SEEDO ha dado una serie de pautas y consejos para llevar a cabo durante la cuarentena. El eje principal de las recomendaciones, dirigidas principalmente a niños y adolescentes, está en la familia. "Para asegurar una alimentación sana y garantizar la actividad física durante el confinamiento, el núcleo familiar es más importante que nunca", subraya Tinahones.

  • En primer lugar destacan la importancia del aseo diario y la comodidad en la ropa para estar en casa. Ventilar, limpiar y ordenar la habitación con ayuda de algún familiar es igual de necesario.
  • Despertarse pronto y el desayuno: Mantener una buena rutina de descanso y poner en práctica recetas saludables de desayuno como la dieta mediterránea.
  • Moverse y pasar un buen rato en familia, al menos 30 minutos por la mañana y otros 30 minutos por la tarde con juegos y actividades divertidas.
  • Negociar con los padres los tiempos dedicados al uso de las pantallas (ordenador, tablet, móvil, consola, TV).
  • Participar en la cocina y preparar platos saludables y atractivos, además de procurar comer siempre a la misma hora. Es importante beber mucha agua y evitar el consumo de alimentos ricos en sal, azúcares añadidos y grasas poco saludables.
  • Finalmente, los profesionales recomiendan cuidar las emociones si se está nervioso o triste: "¡Comparte tus emociones!", apunta la SEEDO. Opta por escuchar música relajada, leyendo o desarrollar las dotes artísticas pintando o haciendo manualidades...
Vídeo de la semana

Continúa leyendo