Bruxismo infantil

Las mascarillas están aumentando el bruxismo infantil

El estrés provocado por la situación de pandemia que atravesamos está aumentando los casos de bruxismo en los niños. Además, el uso de mascarilla no está ayudando mucho a poder relajar la mandíbula y evitarlo.

bruxismo
Fuente: Unsplash

La pandemia por coronavirus ha traído problemas de todo tipo a la población. En concreto, la población infantil (tal y como ya os hemos venido contando) está sufriendo consecuencias en el aprendizaje, en su desarrollo emocional y, ahora, también se demuestra que en su desarrollo físico.

Si ya hablábamos de que durante el confinamiento la actividad física de los niños descendió de manera considerable, ahora os tenemos que hablar de otra consecuencia que, por suerte, se puede prevenir. Se trata de una consecuencia física derivada del estrés que está produciendo la situación en pequeños y mayores: el bruxismo.

“Cada vez son más los pacientes infantiles que vienen a la clínica por bruxismo, y antes no lo padecían”, comenta la Doctora Romina Vignolo, bucodental en la clínica Boca a Boca Dental. “La COVID-19 ha afectado a muchos niños y, debido al estés que les supone el confinamiento, el uso de mascarilla, la incertidumbre de no saber cuándo va a terminar, etc., están teniendo graves consecuencia en su salud bucodental”.

Pero, ¿qué es el bruxismo exactamente?

Cuando hablamos de bruxismo, hablamos de un uso excesivo de los músculos de la mandíbula (que a menudo sucede de manera inconsciente) y que puede provocar contracturas en el cuello y la cabeza, dolor de oídos, bloqueos en la mandíbula, desgaste en las piezas dentales, cefaleas, molestias al masticar…

El problema más común que afecta a los niños, derivado de esta patología, es la caída de los dientes de leche antes de tiempo. Y es que, por regla general el bruxismo se produce durante la noche y con mayor frecuencia en niños de entre seis y diez años (según datos facilitados por la clínica Boca a Boca Dental), justo la edad a la que cambian los dientes.

Las mascarillas también están provocando bruxismo

Aunque el estrés es una de las principales causas que están llevando a los aumentos de diagnóstico en esta afección, la mascarilla también tiene gran parte de culpa. Y es que no permite que nuestra mandíbula descanse en su posición natural, ya que su colocación dibuja la línea por la que tiene que recorrer y, además, ejerce presión sobre el hueso de la mandíbula.

Esto unido al continuo movimiento que hacemos para conseguir que se quede en su sitio, los esfuerzos para evitar que no se mueva al hablar, al toser, al estornudar o al bostezar, entre otros, hacen que tengamos la mandíbula constantemente en tensión. Por lo tanto, podríamos estar desencadenando dolores en ella y, como consecuencia, llegar al bruxismo.

¿Cómo prevenir el bruxismo por el coronavirus?

Desde la clínica Boca a Boca Dental nos ofrecen algunos consejos prácticos para conseguir que no aparezca bruxismo infantil. Hacen mucho hincapié, por ejemplo, en invitar a los niños a desempeñar actividades relajantes antes de ir a dormir: “esto puede ayudar a disminuir el miedo o estrés que pueda causar bruxismo durante la noche”, explican.

Además, también será bueno colocar una toalla caliente contra su mejilla, delante del lóbulo de la oreja, para ayudar a que los músculos se relajen y no se contraigan mientras duermen.

De día, es bueno, igualmente, que no mastiquen mucho chicle ni cosas extremadamente duras.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}