Salud visual

Las pantallas causan problemas de visión a uno de cada tres niños

El uso de las nuevas tecnologías, ya sea por ocio o por necesidad, ha aumentado en los más pequeños los problemas relacionados con las capacidades visuales.

Hoy en día, es muy frecuente que los más pequeños de la casa están pegados diariamente a las pantallas de las tabletas y de los móviles de manera constante. Esto, en gran parte, se debe a la COVID-19, la cual obligó a los niños a asistir a las clases de manera online, es decir, a través de las pantallas de los diferentes dispositivos electrónicos. Estos dispositivos, aunque sean utilizados para leer, escribir o realizar trabajos, siguen conllevando los mismos riesgos que cuando se usan para fines de ocio.

Las pantallas causan problemas de visión a uno de cada tres niños
Fuente: iStock

Estos datos nos llegan del Consejo General de Ópticos Optometristas (CGCOO), quienes aseguran que "1 de cada 3 niños tiene problemas de visión". Aparte de informar sobre la cantidad de niños que sufren problemas debido al uso irresponsable de estos dispositivos, también nos advierten sobre el uso incontrolado de dichos dispositivos. Informan que el uso de dichos dispositivos puede llegar hasta las 14 horas diarias; una cifra más que preocupante.

Los responsables del estudio aseguran que "el mayor de los riesgos para los ojos de los niños es la miopía. Como los ojos deben enfocar las pantallas a una corta distancia, al final, este problema termina apareciendo. Afecta a un 80% de los niños en edad escolar". El CGCOO avisa que, para prevenir la miopía, es esencial que durante las primeras etapas de la vida, cuando los ojos de los más pequeños de la casa están desarrollándose, evitemos que estén continuamente pegados a las pantallas electrónicas.  

El control a la exposición de los dispositivos electrónicos es fundamental

Como padres, es nuestra competencia asegurarnos de que nuestros hijos hacen un uso responsable de las nuevas tecnologías para evitar así problemas derivados del exceso de su uso como la miopía. Según el CGCOO, debemos controlar el tiempo que nuestros hijos pasan frente a las pantallas. Debemos avisarles para que se tomen un descanso, para que salgan afuera a jugar dejando las nuevas tecnologías tranquilas un ratito.

Los especialistas del GCCOO avisan también sobre la fatiga visual. Avisan que el abuso de los dispositivos electrónicos "puede causar molestias, sensación de picor, visión borrosa, sequedad ocular y hasta dolor de cabeza". Al estar un número elevado de horas frente a una pantalla, estos síntomas pueden acusar a los más pequeños. Y sí a esto se le suma la miopía, los dolores de cabeza y la sequedad pueden identificarse. 
 

Uno de cada cinco jóvenes en riesgo de adicción

Según el informe ‘Impacto de las pantallas en la vida de la adolescencia y sus familias en situación de vulnerabilidad social: realidad y virtualidad’, elaborado por Cáritas España, uno de cada cinco jóvenes está en riesgo de adicción a las pantallas. 

El informe ha analizó los hábitos de 930 jóvenes de entre 12 y 17 años en situación de vulnerabilidad y exclusión social. Según la investigación, el 96% de los adolescentes encuestados tienen móvil propio desde los 11 años aproximadamente (11,4 años). En cuanto al tiempo diario que dedican a las pantallas, el 36% pasa más de seis horas diarias frente a los dispostivos móviles. “El 19,1% de la adolescencia se encuentra en riesgo de uso adictivo”, explica Daniel Rodríguez, del Equipo de Estudios de Cáritas.

“El análisis de estos datos despierta una doble alerta: por un lado, el acceso cada vez más temprano y por otro que la mayoría de aplicaciones y redes donde se abren perfiles son para mayores de 16 años, por lo que hay que enfocar la educación desde la infancia sobre su uso responsable”, argumenta Rodríguez en el comunicado.

 

Consejos para evitar esta posible adicción

Con los resultados del estudio en la mano, la propia ONG ha lanzado una guía online de consejos para que las familias puedan reducir el riesgo de que los adolescentes y jóvenes desarrollen una adicción hacia las pantallas. Aquí os hemos querido resumir algunos de estos consejos:

  • Hay que dar ejemplo en casa, de poco sirve que no queramos que el niño establezca unas rutinas de uso responsable de las pantallas si nos ve a todas horas pendientes del teléfono.
  • Los límites y las rutinas saludables son muy importantes.
  • Observar los hábitos y las rutinas de los menores con las pantallas a fin de percibir posibles cambios y prevenir situaciones de riesgo que pudieran conducir a una adicción en nuestros hijos.

Continúa leyendo