Tipos de higiene

Los 5 hábitos de higiene infantil más importantes

La higiene no solo tiene que ver con la limpieza del cuerpo. Es uno de los puntos esenciales, pero lo cierto es que también hay que mantenerse limpios en más aspectos de la vida. Esto deben aprenderlo los niños desde que son pequeños y nosotros podemos ayudarlos. Mira estos cinco hábitos de higiene infantil tan importantes.

Cuando hablamos de higiene, nos solemos referir a limpieza, y aunque en la mayoría de veces tenga que ver con la corporal, es un término que en realidad incluye pautas saludables en muchas facetas y aspectos de la vida. Y esto precisamente es lo que debemos transmitir a los más pequeños, los que deben aprender unas rutinas que son beneficiosas para su salud. Veamos cinco hábitos de higiene infantil.

Si queremos que los niños adquieran una serie de hábitos, lo primero que debemos hacer -como en cualquier otra cuestión-, es hacerles ver por qué es importante que lo hagan. Aunque sea algo complicado, si es que son muy pequeñitos aún, debemos darles de la forma que mejor entiendan razones como las siguientes:

  • Dile al pequeño que si mantiene un buen aseo personal va a poder prevenir enfermedades, por lo que va a evitar ponerse malito en mayor medida.
  • Cuéntale que estará más saludable, fuerte y limpio, y que eso le hará sentirse mejor consigo mismo.
  • Además, dile que esto también ayudará a mejorar su relación con los demás, tanto adultos, como con otros niños.

Bien, una vez que entienda para qué le va a servir tener una buena higiene, debes explicarle que esto es algo que debe hacer en varios aspectos de su vida. Veámoslos.

Higiene corporal: ¡Mantengámonos limpios!

Cuando empiezan a ser más mayores, deben ir aprendiendo muchos hábitos para mantener su cuerpo limpio y evitar así infecciones u otros problemas. Enseña a tu hijo a cómo ir al baño solito y a cómo limpiarse bien. Por supuesto, cómo bañarse y cómo lavar todas las partes de su cuerpo incluyendo el pelo, cómo debe cortarse las uñas de los pies y las manos y mantenerlas limpias, cómo sonarse la nariz, cómo cepillarse los dientes… Obviamente, serán prácticas que irán aprendiendo poco a poco.

Higiene de la alimentación: ¡Las manos limpias antes de comer!

En este aspecto debemos enseñar a los niños que antes de comer deben lavarse las manos, por lo que les enseñaremos a cómo hacerlo correctamente usando jabón. Además, si alguna vez aprovechamos y están ayudándonos en la cocina, les podemos explicar que los alimentos también se lavan antes de cocinarlos para evitar cualquier infección alimentaria, así como las superficies y los utensilios que utilicemos.

Higiene de los objetos personales: ¡Nuestras cosas bien pulcras!

niñas
Fuente: Pexels

Claro que, si tenemos limpio nuestro cuerpo y también lo que comemos… ¿Qué hay de todos los objetos que usamos a diario? Por supuesto, también. En el caso de los niños, lo más esencial es que entiendan por qué deben cambiarse de ropa y lavarla, sobre todo después de ducharse. Asimismo, los juguetes, debemos enseñarles a hacer una pequeña limpieza a todos sus objetos personales y también a mantener limpia su habitación (incluyendo la cama). Debemos dar ejemplo manteniendo limpia el resto de la casa.

Higiene tras el ejercicio físico: ¡La ducha después del ejercicio!

Un punto que también podemos inculcarles es que deben lavarse bien después de hacer una actividad física o, por ejemplo, después de que hayan estado en el parque y se hayan ensuciado. Es esencial para mantener la correcta higiene corporal.

Higiene del sueño: ¡Limpios y a dormir bien!

Aunque a veces no lo tengamos en cuenta, el sueño también tiene su higiene. Debemos enseñar a los peques la importancia de dormir para que puedan “recargar pilas” y afrontar el día siguiente. ¿Qué les inculcaremos?

Pues como decíamos anteriormente, deben tener ropa limpia y cómoda (en este caso, sábanas y pijama), y debemos intentar que tengan algunos hábitos para antes de dormir, como el cepillado de dientes, el mantener un horario de sueño regular, que duerman las horas necesarias, que tengan un ambiente tranquilo y que haya una buena temperatura.

Continúa leyendo