Lunares en la piel

Lunares en la piel: ¿qué debemos observar en los niños?

Los lunares en la piel, esas manchitas características de color oscuro, siempre nos hacen plantearnos muchas preguntas. ¿Será normal que haya crecido un poco? ¿Y si cambia de color? ¿Es preocupante que tenga tantos? Respondemos, de la mano de los expertos, a las dudas más frecuentes sobre los lunares en los niños.

Hay personas más propensas a tener lunares que otras. Los niños con la piel muy blanquita suelen presentar más lunares, pero eso no significa que los de piel morena no los tengan. Existen muchas ideas equivocadas acerca de los lunares en la piel y también muchas dudas y preguntas sobre ellos. Vayamos paso a paso aclarando algunos conceptos. 

¿Qué son los lunares?

Si nos preguntan, todos sabemos identificar los lunares como esas manchitas de color oscuro en la piel, pero si buscamos la definición experta debemos saber que "los lunares o nevus son tumores benignos que se producen por la acumulación de melanocitos, las células que le dan color a la piel", tal y como explica el doctor Enrique Herrera Acosta, Jefe del Servicio de Dermatología de Vithas Costa del Sol

¿Qué tipos de lunares hay?

También hemos observado a simple vista que no todos los lunares son iguales, los hay de diferentes tamaños, coloración y formas. Sin embargo, es importante saber que médicamente los profesionales de la salud además diferencian los lunares del siguiente modo: "los lunares se pueden clasificar en base a su fecha de aparición. Si son de nacimiento o primeros meses de vida los llamamos congénitos, o bien si aparecen a lo largo de la vida, y los denominamos adquiridos", explica el doctor Herrera. Por tanto, saber si un lunar es de nacimiento o si, por el contrario, ha aparecido de forma repentina también es importante a la hora de valorarlo. 

¿Es normal que los niños tengan lunares?

Todos tenemos lunares, en mayor o en menor medida y la genética es un factor importante en su aparición: "la genética juega un papel importante en este sentido porque a veces es una característica de tipo familiar, como la altura, el color de pelo o la tonalidad de la piel. Por eso hay niños con más tendencia a tener más lunares", matiza el doctor.

¿Salen más lunares en la piel en verano?

Seguramente tengas la percepción de que en verano salen muchos más lunares en la piel y estás en lo cierto. De hecho, la exposición solar es un factor clave en la aparición de los mismos: "en verano, el hecho de llevar la piel más descubierta y la mayor exposición solar causan muchos cambios en la piel y entre ellos pueden aparecer manchas o lunares. Por eso siempre insistimos en que, para evitar que se malignicen, hay que reducir la exposición solar, usar fotoprotección superior a 30 y tener muchísimo cuidado con las quemaduras porque la piel tiene memoria", aclara el experto. Y nosotros incidimos: la piel tiene memoria, más que muchos de nosotros, que parece que nos olvidamos de lo importante que es protegerla del sol...

¿Cómo saber si un lunar es benigno o puede ser maligno?

Cuando observamos en la piel de los niños lunares nuevos, manchitas o cambios de color o forma en los lunares nos inquietamos, pero ¿qué señales pueden hacernos sospechar de la malignidad de un lunar? "Normalmente los lunares tienen los márgenes bien definidos, casi siempre redondeados. La mayoría son benignos, pero hay casos en los que es necesaria la revisión del especialista para descartar que se conviertan en un melanoma. Debemos estar alerta si se experimentan cambios de tamaño, textura o de forma, cuando son irregulares, se endurecen o aparecen bultos y también si sangran o supuran algún tipo de líquido. Cuando hablamos de lunares de nacimiento, superiores a 10 cm, o de nevus clínicamente atípicos, deben de ser revisados por un dermatólogo cada año o siempre que presenten alteraciones" argumenta el experto.

¿Cómo se puede diferenciar un lunar de otro tipo de manchas?

¿Es un lunar? ¿Será una verruga? ¿Se trata de una mancha en la piel? Muchas veces no tenemos claro si lo que tenemos delante es un lunar o es otro tipo de mancha ni si debe ser motivo de preocupación o no. Para poder aclarar dudas siempre es necesario acudir a la valoración de un experto, pero también hay ciertas características que podemos tener en cuenta: "en Dermatología aplicamos siempre la regla ABCD donde A representa Asimetría -una mitad es diferente de la otra mitad-, B representa el Borde -borde irregular, ondulado o mal definido-, C representa el Color -variación de una zona a otra, diferentes tonos de marrón y negro; a veces blanco, rojo o azul- y D representa el Diámetro -a pesar de que el melanoma es generalmente más grande de 6mm (el tamaño de un borrador de lápiz) cuando se diagnostica, puede ser más pequeño-. Con esta sencilla regla podemos cribar lesiones sospechosas" aclara el doctor Herrera.

Con toda esta información, podemos observar con más detenimiento los lunares en la piel de nuestros hijos, sin embargo, no debemos olvidar que siempre es necesaria la valoración de un médico para establecer un diagnóstico y para despejar cualquier tipo de duda. La salud de la piel también hay que tomársela en serio. 

También te puede interesar:
foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo