Maniobra de Heimlich

La maniobra de Heimlich puede salvar la vida a tu hijo: ¿cómo se hace?

Este fin de semana, la maniobra de Heimlich ha salvado la vida a un niño que se estaba asfixiando con una golosina. Te contamos en qué consiste para que siempre puedas tenerla a mano en caso de necesitarla.

Nos gusta no dejar de repetir cuáles son aquellos alimentos que pueden provocar atragantamientos en niños. Incluso, hemos hecho una lista de alimentos que es mejor no dar a niños pequeños entre otros motivos, por ese, por el riesgo de que queden atrapados en su garganta y pueda asfixiarlos. Y, lamentablemente, uno de ellos es un dulce que, aunque no deberían comer por su gran cantidad de azúcar, es uno de los preferidos por todos los pequeños: las golosinas.

Este fin de semana ha vuelto a pasar. Varios agentes de la Guardia Civil de la Comandancia del cuerpo en Huelva tuvieron que socorrer de urgencia a un niño de seis años que, en dicha localidad, estuvo a punto de ahogarse con una golosina. Cuando vieron que necesitaba ayuda, después de observar por las cámaras de seguridad que su madre corría descalza por la calle con su hijo en brazos pidiendo socorro, el pequeño se encontraba en estado semi inconsciente, presentaba síntomas de asfixia y, lo peor, por su boca estaba expulsando gran mucosidad como señal innata del cuerpo al intentar expulsar eso que obstruía sus vías respiratorias.

Al menos, estos son los datos que tenemos después de que la Guardia Civil hiciera el suceso público en un comunicado. En el mismo también aseguraban que después de la intervención de los agentes fue recuperando poco a poco la respiración de manera gradual pero que, aun así, los servicios sanitarios lo trasladaron al Hospital Juan Ramón Jiménez donde le hicieron una exploración más exhaustiva.

Los servicios médicos reconocieron que lo que le había salvado la vida al menor fue la rápida intervención de los agentes y aquello que hicieron: practicarle la Maniobra de Heimlich, algo que todos los padres deberían conocer y saber cómo hacer.

¿En qué consiste la maniobra de Heimlich?

Cuando un niño se atraganta, lo más probable es que el objeto sea expulsado tosiendo, pero en ocasiones, queda atrapado en la tráquea y dificulta el paso de aire, por lo que el pequeño se asfixia. Es importante que los padres sepan cómo actuar.

De acuerdo a la información facilitada por la Asociación Española de Pediatría de atención primaria, es importante la edad del niño: si es menor de un año, hay que mirar su boca y sacar el objeto con mucho cuidado de no empujarlo hacia adentro. Eso si somos capaces de verlo. Pero, en caso de que no se viera, habría que girar al pequeño entre nuestras piernas con la cabeza un poco más baja que el cuerpo y dar cinco golpes secos en la parte alta de la espalda, entre los omóplatos. Después comprobaremos que respira dándole la vuelta y miraremos su boca. Si no se ve nada pero sigue sin poder respirar, habría que hacer cinco compresiones en el centro del pecho con los dos dedos de la mano, justo en el medio de la línea imaginaria que une los dos pezones.

Así se hace la maniobra de Heimlich

Pero, ¿qué pasa si el niño es mayor de un año? Entonces lo mejor será practicar la maniobra de Heimlich, justo la que hicieron los agentes con el pequeño de Huelva. “Si está consciente, tras dar cinco goles en la parte alta de la espalda, habrá que hacer cinco compresiones en la boca del estómago”, aseguran en la página web.

Para ello, tal y como explica la AEPap, habrá que colocarse detrás del niño, con él de pie y rodeando su cintura con los brazos. Colocaremos el puño de una mano en la zona del estómago que está entre el ombligo y el tórax. Cogeremos el puño con la otra mano y realizaremos una compresión fuerte hacia dentro y hacia arriba.

“Estos ciclos de observar la boca, cinco golpes en la espalda y compresiones torácicas o abdominales deben repetirse tantas veces como sea necesario, hasta que expulse el objeto, respire mejor o pierda la conciencia”, aseguran. En el caso último, el más grave, habría que pasar a actuar como si estuviera sufriendo una parada cardiorrespiratoria, llamando sin perder un segundo a los servicios de emergencia.

Aquí te dejamos una foto con los pasos, aunque en la web de la AEPap también encontrarás muchas ilustraciones.

maniobra de Heimlich
Fuente: iStock
Marta Moreno

Marta Moreno

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

Continúa leyendo