Celiaquía

Mi hijo es celíaco: qué síntomas causa, por qué y cómo se trata

¿En qué consiste la enfermedad celíaca? ¿Y por qué se produce? Esto es todo lo que debes saber sobre ella.

La enfermedad celiaca o celiaquía es una enfermedad autoinmune que se produce al tomar gluten en aquellas personas que tienen una genética determinada, que les predispone a padecer la enfermedad. Con esta definición lo más probable es que no hayáis entendido nada, así que voy a intentar traducirla a un lenguaje más coloquial.

Mi hijo es celíaco
Foto: Istock

Que sea una enfermedad autoinmune significa que nuestro organismo reconoce como extraña una sustancia (el gluten) que el resto de personas tolera con normalidad.  Que exista una genética específica que predisponga a la enfermedad significa que en nuestros genes tenemos una determinada combinación que sabemos es más frecuente en personas celiacas. Si una persona tiene esa determinada combinación en sus genes tiene más riesgo de ser celiaca, aunque no tiene porqué desarrollar la enfermedad por narices.

Para que me entendáis, esa persona tiene más papeletas de que le toque ser celiaco que otra persona cualquiera, pero no quiere decir necesariamente que le toque la lotería. Como podréis imaginar, al tener una base genética, podemos transmitir esa combinación de padres a hijos, aunque estamos en las mimas, puede que la descendencia desarrolle la enfermedad o no, aunque desde luego tendrá más posibilidades que en el caso de tener progenitores no celiacos.

La prevalencia de la enfermedad es del 1% en la población europea. ¿Y eso qué significa? Pues significa que se estima que una de cada 100 personas es celiaca.

El gluten es una proteína que se encuentra en algunos cereales. ¿Qué ocurre cuando una persona celiaca ingiere gluten? Pues que esta proteína llegará a un intestino enfermo que no puede procesarlo.  De modo que el intestino se inflama y no puede absorber los nutrientes. De esta inflamación se derivan los síntomas digestivos: diarrea, hinchazón abdominal con gases, dolor abdominal

Cuáles son los síntomas de la celiaquía

Los síntomas digestivos son los más conocidos en la enfermedad celiaca, pero pueden aparecer otros como dolor de estómago, estreñimiento, reflujo, sensación de ardor… y también podemos encontrar síntomas extradigestivos, es decir, que se producen en otras partes del cuerpo.

La celiaquía puede dar una sintomatología leve o incluso cursar sin síntomas, de modo que pase desapercibida durante muchos años.  No es extraño diagnosticarla a una persona ya en la edad adulta. También es frecuente que, tras diagnosticar un niño en la consulta, ampliemos el estudio a los padres y éstos sean celíacos.

La clínica típica en niños consiste en diarrea prolongada, estancamiento de peso y talla (lo que llamamos fallo de medro) irritabilidad (es típico que los niños celiacos estén como enfadados permanentemente, como de mal humor) y suelen tener un abdomen prominente (niños barrigones) Esta clínica suele aparecer a los pocos meses de introducir el gluten en la dieta, que suele ser alrededor de los seis meses.

También es posible diagnosticar la enfermedad de forma casual al hacer una analítica, ya que, como es una enfermedad frecuente y a veces da pocos síntomas, solemos pedir las pruebas cuando hacemos cualquier análisis, aunque la pidamos por otros motivos. En niños más mayores o preadolescentes se puede diagnosticar la celiaquía a raíz de una anemia por falta de hierro o por síntomas digestivos leves, a los que generalmente no damos importancia.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

El diagnóstico de enfermedad celiaca ha cambiado en los últimos años. Antes era preciso realizar biopsias de tejido intestinal por endoscopia. Ahora, con los nuevos criterios clínicos y analíticos, si se cumplen y la genética de ese niño/ a es compatible se puede llegar a hacer el diagnóstico sin necesidad de realizar pruebas invasivas.

En las analíticas de sangre vamos a buscar fundamentalmente si los anticuerpos contra el gluten arrojan un resultado elevado y si la genética es compatible, es decir, si en los genes de ese niño/a encontramos la combinación que predispone a padecer la enfermedad.

Síntomas de la celiaquía en niños
Foto: Istock

Es muy importante a la hora de diagnosticar un caso de celiaquía que no se retire el gluten de la dieta hasta que así nos lo indique el médico. Es muy frecuente en la consulta de pediatría, que cuando empezamos a informar que sospechamos enfermedad celíaca, los padres retiren el gluten de la dieta de su peque, alarmados por si le está sentando mal.

Debéis saber que una analítica en la que midamos los anticuerpos del gluten, si el paciente está haciendo dieta exenta del mismo, darán negativo, y descartaremos el diagnóstico de forma errónea. Así que, hasta que el estudio esté completo y os den las pautas a seguir, no variéis la dieta.

¿Cuál es el tratamiento?

Actualmente, el único tratamiento que existe para la enfermedad celiaca es la retirada del gluten de la dieta de por vida. Existen multitud de asociaciones de celiacos y de padres de niños celiacos que nos ayudarán a seguir la dieta, nos recomendarán productos, recetas…

Al inicio los padres pueden sentirse abrumados por este diagnóstico, pero afortunadamente cada vez existen más productos sin gluten y más información en este tema. Deben recordar que, aunque conlleve una dieta específica de por vida, su hijo/a crecerán como cualquier otro niño y podrá hacer una vida normal, eso sí, gluten free.

Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo