Salud infantil

Mi hijo ronca de noche ¿debo preocuparme?

Cuando un niño ronca mientras duerme suele ser un motivo bastante habitual de consulta en pediatría. Pero, ¿suele ser un síntoma de alarma sobre algún problema médico?

Javier es un niño sano de 3 años. Tiene un resfriado leve. Su madre, al ir a acostarse, pasa por la puerta de la habitación del peque y lo oye roncar.

Marta tiene 4 años y, salvo por otitis de repetición, es una niña sana. Sus padres están preocupados porque la oyen roncar prácticamente todas las noches. Además, se han dado cuenta de que durante el día está muy cansada e incluso los profesores han advertido cierta somnolencia durante las clases.

Mi hijo ronca de noche
Foto: Istock

Alejandro tiene 3 años y ronca a diario. Sus padres están preocupados porque todavía no habla con mucha claridad y los otros niños apenas lo entienden. Su profesora ha advertido que no se relaciona con los compañeros del colegio como habitualmente lo hacen a esta edad.

Todos estos niños roncan, pero el grado de afectación es distinto. Los niños no deben roncar cuando duermen, salvo que estén resfriados, como en el caso de Javier. Muchas veces entendemos normal que uno ronque cuando duerme, pero, si esto ocurre de forma habitual o afecta a la calidad del sueño, debemos consultar. Si tu peque tiene un cuadro de congestión nasal, o está acatarrado no te preocupes, pero vigila que no ronque cuando se cure.

¿Anginas o vegetaciones?

Es común confundir las vegetaciones con las anginas. Las dos estructuras forman parte del tejido inmunitario, pero están en lugares diferentes. Puedes verte las amígdalas, comúnmente conocidas como anginas simplemente abriendo la boca y mirando al fondo de tu garganta. Las vegetaciones o adenoides están detrás de la nariz y la única forma de verlas es en la consulta del otorrino, con la técnica adecuada.

Las vegetaciones pueden aumentar su tamaño ante las infecciones, obstruyendo el paso de aire por la nariz, produciendo ronquidos.  La hipertrofia de las adenoides también dificulta la adecuada aireación del oído a través de la trompa de Eustaquio, favoreciendo la aparición de otitis. Así que, si nos encontramos con el caso de Marta, que ha padecido otitis y que ronca a diario es prácticamente seguro que tendrá las famosas vegetaciones.

El caso de Alejando también es probable que se deba a hipertrofia adenoidea. Las vegetaciones, al dificultar el funcionamiento del oído, favorecen el acúmulo de mucosidad en el mismo, originando una sordera parcial de transmisión.

Es decir, el sonido no llega con calidad porque el moco acumulado dificulta su transmisión y el adecuado movimiento del tímpano. Es común que estos niños no hablen bien porque no oyen bien. Puede pensarse que padezcan retrasos del lenguaje o incluso trastornos de espectro autista cuando la realidad es que estos niños no se relacionan porque no oyen bien ni los entendemos cuando hablan.

También podemos encontrar el caso de niños que no tengan las adenoides hipertrofiadas, sino las amígdalas, o las anginas como se suelen llamar en lenguaje coloquial. Estos casos son fáciles de diagnosticar, ya que, simplemente con mirar la garganta veremos unas anginas de gran tamaño que casi se juntan una con la otra al fondo del paladar.

Estos niños no suelen roncar a diario, ya que respiran por la nariz, pero, si están congestionados durante un cuadro de catarro y respiran con la boca abierta sí que pueden roncar.

¿A qué síntomas debo estar prestar atención?

¿Es normal que un niño ronque?
Foto: Istock

Si tu peque presenta uno o varios de los síntomas que aparecen a continuación te recomiendo consultar con tu pediatra u otorrinolaringólogo.

  1. Respiración con la boca abierta de forma continuada.
  2. Ronquidos mientras duerme, casi a diario.
  3. Timbre de voz característico, al tener la nariz tapada, es común que aparezca la típica “voz nasal”
  4. Mal aliento por las mañanas.
  5. Congestión nasal y moqueo persistentes.
  6. Infecciones de oídos (otitis) repetidas.
  7. Pausas sin respirar (pausas de apnea) durante el sueño y/ cansancio diurno o somnolencia excesiva. Mal rendimiento escolar.

¿Pueden ser necesarias pruebas diagnósticas?

Puede que el otorrinolaringólogo solicite una radiografía o haga una fibroscopia para ver las vegetaciones. Si hay pausas de apnea o somnolencia diurna se valorará la calidad del descanso nocturno mediante una prueba de sueño.

¿Cuándo hay que pensar en operar?

En función de la edad y de las repercusiones de la obstrucción nasal producida por las vegetaciones puede ser necesario realizar una intervención llamada “adenoidectomia” en la que rebajaremos el tamaño de las adenoides. Debe ser el otorrinolaringólogo quien decida si es conveniente o no operar.

Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo