Sueño

Mi hijo ronca… ¿debo preocuparme?

Los pediatras aconsejan vigilar los ronquidos de los niños, sobre todo si vienen acompañados de apneas.

roncar

Igual que nos pasa a los adultos, cuando un niño está acatarrado es normal que ronque por las noches, y por eso los expertos consideran niño roncador a “aquel que lo hace más de la mitad de los días sin que tenga resfriado”, según explica el doctor Ignacio Cruz, del Centro de Salud de Montequinto (Sevilla).

Según apunta el experto, “normalmente, los niños roncan más entre el primer año y los 3-4 años de vida. Pero se aconseja vigilar siempre el ronquido, no porque sea fuerte, sino principalmente si viene acompañado de apneas”.

Y es que en los últimos años ha aumentado mucho el número de niños que sufren apneas del sueño, debido en parte al incremento de la obesidad infantil. Y los niños con apnea del sueño descansan menos, lo que repercute en sus actividades habituales: se levantan cansados y su rendimiento escolar empeora. “Los pediatras debemos preguntar por el sueño, porque ocupa muchas horas de vida de un niño y no dormir bien tiene muchas consecuencias en la salud de un niño. Muchas veces lo que pasa durante el día -cansancio, irritabilidad,…- es reflejo de lo que ha ocurrido por la de noche”, ha aconsejado el médico en el III Congreso Extraordinario Latinoamericano de Pediatría. Además, Cruz ha recordado que cada año “disminuye en unos minutos el tiempo que los niños duermen, sobre todo a partir de los 10-12 años”, por lo que es necesario que los padres fomenten en sus hijos hábitos de sueño más saludables.

Los problemas de la apnea infantil

Más allá de impedir un correcto descanso, la apnea “también puede tener consecuencias cardiovasculares, porque tener que luchar cada noche para respirar durante el sueño puede conllevar un aumento de la presión arterial muy llamativo en niños de muy corta edad”, ha explicado el experto.

El tratamiento del síndrome de apnea obstructiva del sueño infantil es quirúrgico, y consiste en quitar  las vegetaciones y las amígdalas que obstruyen la vía respiratoria. En algunos casos, en especial en niños obesos se investiga en otros tipos de tratamiento aunque su efectividad no está aún bien definida.

Fuente: Asociación Española de Pediatría

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS