Miedo a las agujas

Mi hijo tiene pánico a las agujas: ¿cómo le ayudo?

Hay muchos niños, y también algunos adultos, que tienen mucho miedo a las agujas y lo pasan muy mal cuando tienen que enfrentarse a vacunas, análisis y todo lo que tenga que ver con ellas. ¿Podemos ayudar de alguna manera?

niña vacuna
Photo by CDC on Unsplash

El miedo a las agujas es bastante frecuente entre los niños, sin embargo, en algunos casos es un terror que se convierte en un verdadero quebradero de cabeza para los padres.  Algunas personas se desmayan, lloran, tienen náuseas, palpitaciones, sudoración o dificultad para respirar y ataques de pánico con solo ver una aguja.

¿Qué es la tripanofobia?

La tripanofobia es el nombre con el que se conoce al miedo a las agujas y se calcula que entre el 20%-25% de los adultos tiene un miedo irracional a los pinchazos, según datos de diferentes estudios internacionales y de una encuesta realizada por Aspen Pharma en Reino Unido que incluyó a 2.700 personas. Además, según un reciente estudio norteamericano, es mucho más frecuente en los niños y en las mujeres. En el 10% de los casos este miedo es tan intenso que se considera fobia. Este temor puede llegar a ser muy limitante, ya que lleva a las personas que lo padecen a evitar hacerse análisis de sangre, vacunarse, ir al dentista o someterse a tratamientos que impliquen agujas.

La tripanofobia en niños y cómo ayudarles a superar el miedo

Es habitual que, de niños, casi todos tengamos miedo a las agujas, pero suele ir desapareciendo a medida que nos vamos haciendo mayores, aunque ya hemos dicho que en algunos casos se mantiene también en la edad adulta. Los niños suelen sentir angustia y temor ante las agujas y también se convierte en un momento difícil para los padres y para los sanitarios que tienen que atender a esos niños, por eso, es importante tener estrategias para abordar bien el momento del pinchazo en edades tempranas, ya que de lo contrario ese miedo puede asentarse o aumentarse.

Desde Aspen Pharma están haciendo una campaña de concienciación Stop miedo a las agujas para tratar de paliar esta fobia y ofrecer consejos para superarla.

¿Qué consejos o trucos pueden ayudar a llevar mejor la situación y vencer ese miedo?

- Distraer la mente con otras cosas durante el pinchazo puede ser una buena fórmula.

- Hablar con el médico o con la enfermera mientras también ayuda.

- Hacer ejercicios de respiración antes y durante es una fórmula que a muchas personas les funciona.

- La Asociación Española de Pediatría en su blog “En Familia AEP” también da una serie de recomendaciones en función de la edad del niño:

  • En lactantes recomiendan el amamantamiento antes y durante la inyección. También se puede ofrecer al bebé líquidos dulces durante el pinchazo y es recomendable que sientan la piel de la madre. Recurrir a técnicas de distracción o administrar algún anestésico tópico también es de utilidad.  
  • En  el caso de los niños pequeños es recomendable preparar psicológicamente al peque antes de la vacuna y durante la administración las técnicas de distracción y los anestésicos tópicos también son buenos aliados.
  • En niños mayores y adolescentes, la preparación psicológica previa también es necesaria (hablar con ellos y calmar su miedo), recurrir a técnicas de distracción y anestésicos tópicos también es de ayuda. En estos casos, los expertos aconsejan que el niño esté sentado, para evitar posibles mareos y caídas.

- Siempre debemos hablar con el personal que nos va atender para explicarle que el niño tiene un miedo especial ante las agujas (esto también es recomendable en el caso de los adultos) para que ellos, que tienen gran experiencia ante estos casos, puedan ayudar a sobrellevarlo mejor.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo