Así puedes ayudarlo

Mi hijo tiene tartamudez: cómo cuidar su autoestima

Además del tratamiento, es muy importante cuidar la autoestima de un pequeño con tartamudez. Mira estos consejos que te serán de utilidad para ello.

madre e hija
Fuente: iStock

La tartamudez es una condición que aparece sobre todo en la infancia. Alrededor del 5 % de los niños tiene dificultades en algún momento, por eso es muy importante hacer un diagnóstico precoz para iniciar un tratamiento si es que es necesario.

No obstante, también hay que tener en cuenta que además del tratamiento para mejorar el habla en sí, la autoestima del niño puede verse afectada y también hay que reforzarla.

El ambiente que rodea al niño es importante

En este sentido, la actitud de los padres con su hijo es fundamental. Aunque lo primero que se le ocurre hacer a uno es corregir al niño o decirle que repita lo que dice, por ejemplo, esto lo que hace es provocar que el pequeño sienta que sus padres se sienten mal por su manera de hablar.

Los niños desarrollan sentimientos según lo que ven de sus padres, de modo que, si sus padres están preocupados o ven su forma de hablar como algo negativo, ellos también se sentirán así. Al igual que con la comunicación no verbal, si los padres muestran signos de preocupación, ellos también se percatarán de ello. Esto, no obstante, lo podemos aprovechar en el otro sentido: mostrando actitudes que eliminen esos sentimientos negativos del pequeño.

Es esencial también que los niños expresen sus  sentimientos, por eso debemos ayudarles a expresarse y a que expliquen lo que están sintiendo. Deben sentirse comprendidos y escuchados.

No debemos decirles que no se sientan mal o que no se sientan de una determinada manera, es mejor aceptar su molestia y dejar que lo expresen. Después, el trabajo será intentar modificar ese pensamiento negativo o esa preocupación. Si no dejamos que se expresen, no podremos saber cómo se sienten ni ayudarlos a superar esas emociones.

Consejos útiles para ayudar a los niños

Si tu hijo tartamudea, ten en cuenta estas recomendaciones:

  • No te muestres preocupado delante de tu hijo por la manera en la que habla.
  • Si habla y notas que se bloquea, no te pongas nervioso y mantente tranquilo. Espera a que él mismo termine y no acabes sus frases, aunque sepas lo que quiera decir.
  • Utiliza un vocabulario simple y frases no muy complicadas. Una buena idea es alargar las primeras sílabas al hablarle.
  • Sé un buen ejemplo en tu forma de hablar para que pueda imitarte. Por eso, háblale despacio y con pausas entre frases.
  • Mientras hablas con él, mírale. Hazle saber con tu actitud que disfrutas hablando con él.
  • Intenta hacer más comentarios y no tantas preguntas directas. Y a ser posible que no todas las preguntas supongan respuestas largas.
  • Trata de no dar “demasiados consejos” a tu hijo como: “respira”, “habla despacio”, etc., …
  • No le pongas presión, ni le metas prisa. No obstante, si él sí quiere hablar en situaciones de tensión, deja que se exprese.
  • Si alguna vez lo notas frustrado, tranquilízalo y dile que todo el mundo puede tener algunas dificultades para expresarse.
  • Nunca olvides que tu hijo es como cualquier niño, solo tiene alguna dificultad para hablar.
  • Nunca le llames “tartamudo” o “tartaja”.
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo