Dentadura infantil

Mitos sobre los dientes de los niños: desmontamos los más populares

Tenemos interiorizados muchos mitos sobre salud infantil, falsas creencias que tomamos como ciertas y que pueden llegar a ser muy perjudiciales. ¿Sufren caries los bebés? ¿Hay que tratarlas si se producen en los dientes de leche? Desmontamos algunos de los mitos más populares sobre los dientes de los niños.

dientes niños
Foto P.C

La dentición es uno de los temas que más dudas genera entre los padres. Desde la salida de los primeros dientes, las preguntas sobre la dentadura infantil se repiten con frecuencia en cada consulta del médico y, con más motivo, en cada visita al dentista.

Hay muchos mitos muy extendidos sobre el cuidado de los dientes en los niños y algunos de ellos pueden ser muy perjudiciales para la salud de los más pequeños. ¿Sabías, por ejemplo, que los bebés también pueden tener caries? Una realidad que mucha gente desconoce y que, sin embargo, es muy importante tener presente.

Desmontamos, de la mano de Elena C.Sanagustín, experta en cirugía bucal en la Clínica Dental Solcan y Mikel Soler, Director Médico e Implantólogo en el mismo centro, algunos de los mitos sobre los dientes de los niños más extendidos:

1) Las caries son un problema localizado que no tiene importancia: FALSO

"Las caries se producen por una infección de origen bacteriano. En caso de no ser tratada puede diseminar a través de los vasos sanguíneos a otras partes del organismo, creando patologías a distancia dependiendo del órgano al que afecte. Puede diseminar y afectar al corazón, riñones, mediastino…El 90% de las endocarditis bacterianas en el corazón son causadas por bacterias de la boca. Puede agravar la diabetes o incluso provocar una sepsis generalizada si el individuo tiene su sistema inmune deprimido", explica la Dra. Sanagustín.

2) Los refrescos o bebidas deportivas son saludables para los dientes: FALSO

Hay una falsa creencia que sostiene que estas bebidas son saludables para los dientes, ya que contienen sales minerales. Sin embargo, esto es totalmente falso: "Estas bebidas, debido a su alto contenido en azúcar y pH ácido, favorecen la aparición de caries", argumenta la experta en cirugía.

3) Los bebés no sufren caries: FALSO

Este es uno de los mitos más populares, ya que son pocos los papás y mamás que saben que los dientes del bebé también pueden presentar caries y que, lejos de lo que se suele pensar, es un problema que hay que tratar: "Los dientes presentan riesgo de caries desde que erupcionan en boca. Existen las denominadas “caries rampantes de biberón” que son muy agresivas, de crecimiento rápido y afectan a múltiples piezas dentarias. Se observan principalmente en niños que se duermen con el biberón en la boca habitualmente y los padres no les realizan una correcta higiene bucodental", afirma el Dr. Soler.

4) Las caries de los dientes de leche no hace falta tratarlas: FALSO

Los dientes de leche se caen, sí, no son los definitivos, pero eso no significa que no haya que cuidarlos y protegerlos al máximo. Si aparecen caries, deben tratarse: "Es aconsejable curarlas ya que si no se tratan pueden provocar infección con supuración de pus, destruir el diente hasta llegar a perderlo antes de tiempo, dando lugar a una malaoclusión o una mala mordida. La caries que se origina en la corona del diente evoluciona contaminando la raíz del diente y de ahí las bacterias y sus endotoxinas diseminan, si no se trata a tiempo, contaminando los tejidos adyacentes (el hueso y el periodonto). Puede llegar a causar caries en el diente permanente que aún no ha erupcionado e incluso anomalías del esmalte en la dentición permanente", asegura Sanagustín.

5) Masticar chicle sustituye al cepillado: FALSO

Seguro que alguna vez has decidido masticar un chicle a falta de poder cepillarte los dientes. Esto, como algo ocasional, no es grave, pero debemos tener mucho cuidado con tomarlo como hábito y pensar que una acción sustituye a otra, sobre todo debemos ser muy cautelosos para no transmitir este mensaje a los niños: "El chicle favorece que se salive más y por tanto mejora el pH de la boca, pero no realiza una higiene bucodental completa. Si el chicle contiene azúcar es totalmente contraproducente ya que favorece la aparición de caries. Si el chicle contiene xilitol será beneficioso (siempre y cuando no se haga un uso excesivo), porque actuará neutralizando el pH de la boca, que tras ingerir alimentos se vuelve ácido y otra ventaja a destacar es que dificulta la adherencia de placa bacteriana. Sin embargo, en ningún caso el masticar chicle puede sustituir al cepillado, ya que los restos alimenticios y detritus solo son eliminados a través de la función de arrastre mecánico que logramos con el cepillo. Si abusamos de los chicles constantemente, se produce una fatiga en los músculos y un traumatismo no deseado en el complejo estomatognático, sobrecargando la articulación temporomandibular, dientes, huesos y músculos que se traduce en dolores de cabeza, vértigos, acúfenos en los oídos, mareos, desgaste articular y dentario", sentencia el experto en implantología dental.

Es fundamental enseñar a los niños a cepillarse los dientes e inculcarles este hábito desde pequeños, ya que lejos de ser un problema de estética, es de vital importancia para su salud y puede evitar patologías graves. También es aconsejable utilizar cepillos de dientes y dentífricos especiales para niños.

Si quieres que a tu hijo no le falte una sonrisa en la cara, cuidar su boca también es fundamental.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo