COVID-19 y niños

Niños y adolescentes tienen poco riesgo de sufrir una infección grave por COVID-19

A medida que pasan los meses se va acotando más el papel que juegan niños y adolescentes en la pandemia. Un nuevo estudio señala que tienen menos riesgo de enfermedad grave relacionada con la infección por COVID-19.

covid
Fuente: iStock

 La campaña de vacunación en España se centra ahora en los adolescentes mayores de 12 años. Según las últimas cifras aportadas por el Ministerio de Sanidad, más del 70% ya habría recibido la pauta completa.

Aunque el foco se ponga en ellos, todas las miradas apuntan a otro colectivo: los menores de 12 años; el único grupo de población que aún no puede vacunarse porque no hay ninguna vacuna cuyo uso esté aprobado (pese a las noticias que llegan desde Pfizer/BioNtech).

Sin embargo, esa falta de inmunización no debería ser motivo de alerta para las familias. Al menos, así lo aseguran los resultados de un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Programa Canadiense de Vigilancia Pediátrica publicado en CMAJ. El mismo asegura que los niños y jóvenes tienen bajo riesgo de contraer una infección grave por COVID-19. En otras palabras: casi todos los infectados en este grupo de edad pasa la infección de forma sutil.

¿Cómo han llegado a esta conclusión? Un grupo de 2800 pediatras analizaron datos de 264 niños y adolescentes hospitalizados en Canadá entre el 25 de marzo y el 31 de diciembre del pasado 2020. “Nuestro estudio demuestra que la gravedad de la enfermedad causada por la infección por SARS-CoV-2 fue diferente en los niños que en los adultos en la primera fase de la pandemia en Canadá”, asegura Shaun Morris, médico especialista en enfermedades infecciosas del Hospital para Niños Enfermos y coautor de la investigación. Eso sí, tal y como alerta el estudio, todo el análisis se llevó a cabo antes de que llegase la variante Delta que, como hemos explicado en otras ocasiones, puede afectar más a este grupo de población.

La COVID surge complicaciones en pacientes pediátricos con otras patologías

“Aunque recientemente se ha demostrado que los niños tienen la mayor seroprevalencia de anticuerpos, entre todos los grupos de edad en Canadá, el número relativamente pequeño de ingresos hospitalarios pone de manifiesto que los niños tienen una infección menos grave que los adultos, aunque puedan infectarse con más frecuencia”, explica Fatima Kakkar, doctora coautora de la investigación.

Y es que, los resultados del análisis han mostrado que la mitad del pequeño porcentaje de niños y jóvenes que desarrollaron COVID-19 grave tenía otros factores de riesgo: obesidad o condiciones neurológicas y respiratorias que podrían haber empeorado el diagnóstico. De ellos, el 21% fue ingresado en la UCI y el 13% necesitó apoyo cardiaco o respiratorio.

El resto de pacientes pediátricos ingresados (alrededor de 150 niños) tuvieron síntomas parecidos: fiebre (el 70% de los casos), vómitos (el 35%) y tos (el 34%).

“Los resultados de este estudio sirven para informar a los padres y responsables políticos que la enfermedad grave en niños fue poco frecuente en el periodo que analiza el estudio”, asegura Morris. Eso sí, como comentábamos al principio, es necesario tener en cuenta la aparición de la variable Delta para saber si los resultados siguen siendo válidos.

Variante Delta, ¿más infecciosa en menores?

Tal y como afirma Unicef en su página web, “la variante Delta no se dirige especialmente a los niños, sino que es más infecciosa en cualquier grupo de edad”. Se ha tendido a pensar que los niños pueden ser más vulnerables a ellas ya que, desde que apareció, han aumentado las tasas de contagios en menores.

Sin embargo, como te contábamos hace tan solo unos días, que los niños a día de hoy lideren los casos de contagio solo tiene que ver con que están menos inmunizados que el resto de la población: no han recibido ninguna vacuna y eso se hace notar. Aunque, como demuestra esta investigación de la que nos hacemos eco hoy, no sería motivo de gran preocupación porque, en general, a ellos la COVID-19 les afecta de manera mucho menos grave que a los adultos.   

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo