PATROCINADO

'No estáis solos': compartir el cariño es el superpoder del ser humano

Los pacientes de leucemia y otros cánceres de la sangre están pasando estos meses por situaciones de mucha soledad ya que debido a su inmunosupresión deben permanecer aislados durante largos períodos de tiempo, pero la Fundación Josep Carreras no va a dejarles solos y te invita a que tú también les hagas llegar tu compañía y tu afecto.

Foto: ©Fundación Josep Carreras contra la Leucemia
Foto: ©Fundación Josep Carreras contra la Leucemia

Durante el año 2020 que llega poco a poco a su fin, desde el punto de vista humano y social, hay un sentimiento que ha aparecido en mayor o menor intensidad en todos nosotros en algún momento de los últimos meses: la soledad. 

Seguro que recuerdas aquellos días tristes del confinamiento en los que la casa se te caía encima, y ni siquiera una videollamada familiar te devolvía parte del cariño que tu depósito necesitaba para poner en marcha el mecanismo de la felicidad. Depósito que poco a poco rellenaste a lo largo del verano y que, aunque no ha vuelto a estar lleno porque las circunstancias lo impiden, tampoco ha regresado, en casi todos los casos, a los niveles de entonces afortunadamente. 

Es ahora cuando las fiestas se acercan y el fantasma de la soledad amenaza con quitarle el sitio al de la Navidad cuando piensas de nuevo en todo lo que ha ocurrido en este año pandémico, ¿verdad? Pues bien, te invitamos a que, en uno de los espacios de tiempo que dediques a la reflexión personal profunda, tan necesaria en los tiempos que corren, pienses por un momento en las miles de personas en nuestro país que ni siquiera han podido separarse unos centímetros en todos estos meses del peor sentimiento que puede experimentar el ser humano, el de estar solo.

Es el caso de los pacientes de cáncer de la sangre, que “por su inmunosupresión a menudo no pueden salir y permanecen meses encerrados en habitaciones de hospital, cámaras de aislamiento o en casa”, explican desde la Fundación Josep Carreras contra la Leucemia, que desde 1991 trabaja de forma incansable impulsando todo tipo de proyectos en beneficio de los pacientes de esta enfermedad y de la ciencia que la investiga.

Foto: ©Fundación Josep Carreras contra la Leucemia
Marco (Foto: ©Fundación Josep Carreras contra la Leucemia)

Son personas de todas las edades, como Ángeles, Lucía y Marco, de 27, 5 y 2 años respectivamente, que por la enfermedad grave que padecen, cáncer de la sangre, no pueden arriesgarse a recibir en persona eso que tú, que si lo recoges aunque sea a pequeñas dosis, tanto has añorado a lo largo de este año: cariño. "No hemos conocido a ningún voluntario personalmente, ni el colegio del hospi, ni el teatro, ni hemos tenido visitas. Nada. Hemos estado solos en la habitación las 24 horas del día. Si ya es difícil una situación así, con el coronavirus aún lo ha sido más”, cuenta Meri, mamá de Lucía, diagnosticada de leucemia linfoblástica aguda el pasado 1 de abril, en pleno confinamiento.

“Para un paciente oncológico una de las cosas más importantes es el cariño de su familia, amigos y personal sanitario. ¿Sabéis lo que supone que ni tus padres, ni tus abuelos, ni nadie de tu familia te puedan dar un beso? ¿Sabéis lo que significa no poder tomarte una cerveza con tus amigos para despejarte? Cuando alguien me pregunta: ¿Qué tal lo llevas? Mi respuesta siempre es la misma: Llevo peor el coronavirus que el cáncer, porque al cáncer le veo el final”, se lamenta Ángeles, que se detectó un bulto en el cuello a comienzos del verano diagnosticado días después como linfoma de Hodgkin. “Mi hijo no puede tener a su familia con él, pero tampoco a sus padres juntos. La COVID-19 nos obliga a solo acompañarle uno en cada ingreso, no podemos estar nunca los dos a la vez con él”, explica la madre de Marco, aislado en espera de un trasplante de médula ósea tras recaer en plena pandemia de una leucemia linfoblástica aguda.

©Fundación Josep Carreras
©Fundación Josep Carreras

Consecuencias médicas

No solo a nivel afectivo la COVID-19 está impactando en las personas que sufren patologías graves como cualquiera de los tipos de cáncer de la sangre que se conocen, sino que también tiene consecuencias sanitarias que afectan directamente a su salud y su esperanza de vida.

“En muchas fundaciones del sector hemos detectado un incremento considerable de atención a las necesidades de los pacientes durante la pandemia. En concreto, en la Fundación Josep Carreras anotamos un aumento de más de un 60% en las peticiones de información y apoyo de los pacientes entre enero y octubre 2020 respecto al año anterior (1.328) y un aumento de casi un 10% de consultas médicas online (1.267)”, afirman desde la fundación Josep Carreras contra la Leucemia. Es el caso de Esther, que por la emergencia sanitaria no pudo recibir en la fecha prevista el trasplante alogénico que necesitaba -afortunadamente pudo someterse a la operación a finales de junio- y eso le provocó una tercera recaída en su enfermedad.

Lucía (Foto: ©Fundación Josep Carreras)
Lucía (Foto: ©Fundación Josep Carreras)

Según datos de la Fundación, cada año se diagnostican en España 6.400 casos de leucemia, 10.000 de linfoma, y 2.000 de mieloma múltiple, entre otros tipos de cáncer de sangre. En total, 30 000 nuevos pacientes diagnosticados de leucemia, linfoma u otro cáncer de la sangre cada año en España. Y todos ellos, además de los que son pacientes de larga duración, se encuentran actualmente en una situación similar a la de Ángeles, Lucía, Marco y Esther. Por eso, la fundación Josep Carreras te invita a sumarte a su campaña “No estáis solos”, cuyo humilde objetivo es conseguir el máximo número de mensajes de ánimo posible a través de su página web.

Pocas veces un gesto tan sencillo puede servir de tanto. Y no lo dice quien esto escribe a modo de tópico, ni siquiera la propia Fundación Josep Carreras lo hace con la convicción de saber el efecto positivo que algo así puede tener en los pacientes y sus familias. Te lo dice desde el corazón la mamá de Nico, uno de los protagonistas de este texto, cuya historia nos ha servido para acercarte la de miles de personas anónimas con las que convivimos. “Nosotros todos los días salimos a la ventana del hospital porque como nosotros hay más familias. A veces también se asoman y nos miramos tras el cristal y nos damos fuerza, toda la fuerza que los nuestros no nos pueden dar. Por eso abrir el móvil y ver todos y cada uno de vuestros mensajes es aliento, es cariño, es fuerza".

Más de 5 000 personas ya han dejado su mensaje, pero entre todos podemos conseguir que cada paciente de cáncer de la sangre tenga su muestra exclusiva de afecto, de apoyo, de ánimo, de sosiego. ¡Entra en https://www.fcarreras.org/es/juntosenesto y súmate a la lucha por la vida!