Salud del niño

Ojeras en niños: cuáles son las causas más comunes

Solemos asociar las ojeras y las bolsas bajo los ojos a los adultos, pero la realidad es que los niños también pueden tenerlas. Y, en muchas ocasiones, no se debe a falta de sueño o problemas para dormir por las noches, sino a la genética.

Todos podemos tener ojeras en cualquier momento de nuestras vidas. Y no siempre se debe a alguna enfermedad o patología. De hecho, en la mayoría de las ocasiones la causa la encontramos en el cansancio y la falta de sueño. Pero cuando los niños presentan una zona oscurecida debajo de los ojos es normal que sus padres se preocupen, sobre todo porque en los más pequeños tiende a ser un problema estético no tan común. 

En muchos casos, las ojeras suelen considerarse como un síntoma de cansancio o de falta de sueño. Pero estas no son las únicas causas por las que pueden aparecer no solo en la edad adulta, sino también entre los niños. No obstante, aunque podrían llegar a preocuparnos en un primer momento, tanto la genética como la congestión nasal suelen ser dos de las causas más relacionadas de ojeras en niños.

¿Cuáles son las principales causas de ojeras en niños?

Es común relacionar las ojeras con la etapa juvenil o adulta, principalmente porque creemos que el cansancio y la falta de sueño suelen ser dos de las causas más comunes. Sin embargo, cuando de repente observamos que nuestro hijo pequeño se ha levantado con círculos oscuros e hinchados bajo los ojos, lo más normal es sentir cierto desconcierto.

Como manifiestan muchos expertos, la mayoría de los niños pequeños con círculos oscuros debajo de los ojos en realidad no están privados del sueño, nerviosos o preocupados. Lo más probable es que estén genéticamente predispuestos a lo que los científicos denominan como “ojeras periorbitales”, o sufran algún tipo de alergia infantil.

Es decir, la mayoría de las veces las ojeras no se deben a la mala salud o a la falta de sueño. Por tanto, poco tiene que ver con el cansancio o la fatiga. Tanto la genética como las alergias estacionales son, casi siempre, las principales culpables de las bolsas oscuras debajo de los ojos en los niños.

Un buen ejemplo lo encontramos en la congestión nasal causada por las alergias, la cual puede restringir el flujo sanguíneo, lo que hace que las diferentes venas presentes debajo de los ojos tiendan a expandirse y oscurecerse. El resultado es más que evidente: los círculos oscuros debajo de los ojos se vuelven más visibles, algo que dependerá incluso de la luminosidad de la piel del niño. También es por este motivo por el que sus ojos pueden verse hinchados u oscuros cuando se encuentran enfermos.

Causas de las ojeras en los niños
Foto: iStock

Eso sí, esto no significa que la falta de sueño no influya. También en los niños, pequeños o grandes, la falta de sueño también origina que los vasos sanguíneos situados debajo de los ojos se dilaten, a la vez que aumenta la retención de líquidos, por lo que esta área puede volverse todavía más hinchada y oscura.

En cualquier caso, a continuación, te resumimos algunas de las causas más comunes:

  • Rinitis alérgica. Especialmente cuando se trata de una alergia cuya sintomatología se ha prolongado en el tiempo, la congestión nasal causada por alergias puede dar como resultado la aparición de ojeras. Las ojeras que se forman debido a la rinitis alérgica son conocidas como “ojeras alérgicas”.
  • Congestión nasal. La congestión nasal prolongada de las membranas mucosas (por ejemplo, en el caso de las infecciones de los senos nasales) de las cavidades nasales puede ejercer cierta presión sobre las ventas presentes debajo de la piel, restringiendo el flujo sanguíneo.
  • Asma infantil. De acuerdo a algunos estudios, las ojeras que se forman debajo de los ojos podrían ser una señal temprana de asma. Además, debemos tener en cuenta que la rinitis alérgica prolongada también podría estar relacionada con el asma.
  • Genética. Si no existen otros síntomas, y el niño presenta habitualmente ojeras o hinchazón debajo de los ojos, podría deberse simplemente a un factor únicamente hereditario. De hecho, la investigación señala que las ojeras pueden ser también genéticas.

¿Por qué se forman las ojeras en los niños?

Debemos tener en cuenta que la piel situada alrededor del ojo es más delgada que otras partes del rostro, por lo que no puede cubrir de forma completa los distintos tejidos blandos y las diferentes venas que rodean el ojo. Para algunas personas, esto resulta en la aparición y formación de ojeras, incluso cuando todavía son pequeños.

En esencia, tanto las ojeras como las bolsas que se forman debajo de los ojos de los niños surgen por las mismas razones fisiológicas que en los adultos.

En ocasiones, las ojeras y las bolsas también pueden empeorar por la retención de líquidos, de ahí que se vuelven más visibles después de haber consumido comidas saladas. Por otro lado, en ocasiones también puede existir cierta predisposición a las ojeras, lo que significa que, si la mamá o el papá tuvo ojeras durante la infancia, es muy probable que el niño también las tenga.

No obstante, si el niño duerme lo suficiente, no se muestra cansado o somnoliento y todavía presenta ojeras bajo los ojos, posiblemente sea recomendable consultar al pediatra. Aunque, para tu tranquilidad, debes saber que las ojeras y las bolsas debajo de los ojos no suelen ser motivo de alarma, especialmente entre los más pequeños.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo