La magia de las tiritas

¿Por qué a los niños pequeños les encantan las tiritas?

Tu peque se ha caído, se ha hecho una pequeña herida y enseguida te está pidiendo ponerse una tirita. Pero… ¿Por qué les gustan tanto estas pequeñas tiras?

Para un niño pequeño, hacerse una herida es todo un acontecimiento. Y aunque se trate de un corte sin mucha importancia, para el peque es algo desagradable y puede llegar a asustarse. Sin embargo, hay algo que suele ser el “remedio de sus males”: ponerse una tirita. Pero, ¿por qué les atraen tanto las tiritas a los niños?

Para los más pequeños tienen un efecto mágico, es casi como si sus heridas desapareciesen al ponerse tiritas sobre ellas.

Antes de que existieran estas pequeñas tiras para cubrir heridas, lo que solía utilizarse eran gasas y esparadrapo. De ahí que cuando llegaron a la industria farmacéutica fueran toda una revolución, por su comodidad para quitarlas y ponerlas sin dolor y por su atractivo diseño para los más pequeños.

¿Por qué a los niños les gustan tanto las tiritas?

Normalmente, a los niños pequeños, sobre todo a los menores de 6 añitos, les encanta ponerse tiritas. Y no porque les guste caerse o hacerse heridas, ni mucho menos, sino por el efecto que producen en ellos.

Para empezar, el hecho de ponerse una tirita es un motivo de alegría, van a cubrir su heridita, y la van a hacer desaparecer de su vista. Para ellos es como si ya no existiera.

Además, a muchos les hace sentirse orgullosos, les encanta que la gente les pregunte qué les ha pasado. De hecho, si han tenido una gran caída o un golpe importante les encanta relatar su gran y valiente hazaña. Y si encima les han curado la herida con alcohol, no pueden evitar contar cómo han aguantado el dolor y lo bien que se han portado para dejarse curar.

Para estos niños existen tiritas ideales. Actualmente, numerosas son las marcas que crean tiritas especialmente diseñadas para niños, a las que les ponen diferentes colores, estampados o incluso personajes infantiles muy conocidos entre los menores. Pero ahí no queda la cosa, porque es tal el éxito que a veces tiene este pequeño complemento sanitario, que también las hay resistentes al agua, perfectas para verano y para evitar que los pequeños puedan desarrollar infecciones.

niño
Fuente: iStock

Por otra parte, para algunos niños llevar la tirita les sirve como adorno, y les gusta. Porque les encanta diferenciarse de los demás. No obstante, esto depende de la personalidad y el carácter de cada peque, ya que, si son niños más tímidos, no les gustará nada llevar una tira que los diferencie del resto, ya que prefieren pasar desapercibidos. Además de que tampoco les hará mucha gracia que todo el mundo les pregunte qué les ha ocurrido. Por lo general, en este último caso es más complicado que este tipo de niños acepte llevar una tirita.

No obstante, para ellos también hay tiritas especiales. En el mercado hay para todos los gustos y existen algunas capaces de cambiar de color poco a poco que pueden adaptarse al color de la piel del niño. De hecho, hay también algunas totalmente trasparentes para que apenas se aprecie que están ahí. Estas son ideales para aquellos un poco más reacios a ponerse algo sobre sus heridas.

Lo que está claro es que las tiritas son la perfecta solución para cuando el peque se hace daño y queremos no solo que tenga su herida cubierta, sino también que se tranquilice y que aprenda que no debe asustarse cuando le ocurra algo así.

Continúa leyendo