Primeros auxilios

Primeros auxilios con niños en verano

Resbalones, caídas, cortes, sangrados... Aunque el verano es muy divertido, en ocasiones pueden ocurrir accidentes, especialmente con niños pequeños. Esto es todo lo que tienes que saber.

Es habitual que, durante las vacaciones de verano, los primeros baños en piscina o playa, o en los campamentos infantiles se produzcan accidentes, la mayoría de ellos leves. Resbalones, caídas, cortes, sangrados… que pueden suponer un motivo de preocupación en los padres al no saber qué hacer o cuándo deben consultar en las urgencias del hospital. Vamos a repasar las más frecuentes.

Cortes o heridas

Primeros auxilios con niños en verano
Foto: Istock

Lo primero que haremos es lavar la herida con agua y jabón. Es importante limpiar la herida desde dentro hacia afuera, así arrastraremos la suciedad al exterior de la misma. Una vez hecha la limpieza aplicaremos una solución antiséptica como clorhexidina. Finalmente cubriremos la herida con un apósito o tirita. Actualmente, ya no se recomiendan: alcohol, agua oxigenada, algodón o pomadas para la cura de heridas.

Heridas que sangran (hemorragias)

En el caso de heridas con sangrado activo lo más importante es comprimir la herida con un paño limpio o gasas y mantener esa compresión hasta que la herida deje de sangrar o hasta que nos vea el personal sanitario. Si el sangrado se ha producido porque exista un objeto clavado no debemos extraerlo, ya que esto hará que la herida sangre más.

Sangrado por la nariz: epistaxis

Es un sangrado frecuente en los niños producido por golpes, por introducirse el dedo en la nariz, por catarro y también puede darse si hay algún vaso sanguíneo superficial en la mucosa nasal que sangre con facilidad.

En estos casos debemos colocar al niño o niña de forma que incline su cabeza hacia adelante, no hacia atrás. Además, es recomendable que tenga la boca abierta. Aplicaremos hielo en el dorso de la nariz y comprimiremos la aleta nasal contra el tabique (unos 5 minutos) con una gasa o algodón y si no disponemos de nada, con el dedo.

Golpes en la boca: pérdida de un diente

Ante una contusión en la boca lo primero es limpiarla de forma suave y, sobre todo, aplicar frío, por ejemplo, con hielo envuelto en un paño. Bajará la inflamación y aliviará el dolor. Si además existe hemorragia, comprimiremos la zona con una gasa unos minutos.  Si debido al golpe tenemos un diente completamente fuera de la encía se recomienda conservarlo en agua y sal, leche, suero, solución de lentes de contacto o saliva y acudir a urgencias lo antes posible.

Quemaduras

Caída del niño
Foto: Istock

Lo más frecuente es que ocurran al contacto con superficies calientes (vitrocerámica, plancha de la ropa…) En estos casos debemos aplicar agua fría del grifo en la zona afectada por encima de la quemadura, nunca directamente, al menos durante 10 minutos. Se recomienda tapar la zona quemada con gasa estéril y acudir a urgencias para que sea valorada. Si la zona quemada está cubierta por ropa, es mejor no retirarla. Si se han formado ampollas en la piel afecta evita romperlas.  No apliques pomadas o cremas sin indicación del personal sanitario.

Quemaduras solares

En caso de quemaduras solares encontraremos la zona muy enrojecida y caliente. Se trata de quemaduras de primer grado y, normalmente, no van a necesitar asistencia sanitaria. Aplica agua fresca, seca a toques con mucho cuidado y aplica una crema hidratante (tipo aftersun) mejor si es específica para niños y contiene agentes calmantes.

Es muy importante ofrecer líquidos al niño con frecuencia, hidratar la piel varias veces al día y usar ropa cómoda, ancha, que evite roce de la zona afecta. Si se trata de quemaduras extensas o con ampollas debemos consultar con el pediatra. Recuerda que los bebés de menos de seis meses no deben exponerse al sol, y a partir de esa edad deben usar fotoprotector, ropa y gorrito.

Mordeduras

Puede ocurrir que, estando en un camping, al aire libre, o de acampada suframos la mordedura de algún animal. En este caso se recomienda lavar la zona con agua y jabón, si existe hemorragia comprimiremos para detenerla y cubriremos con una gasa o apósito estéril. Se recomienda acudir a un centro sanitario para valorar si se debe administrar profilaxis antitetánica y vacunación antirrábica.

Picaduras

¿A quién no le han picado los mosquitos en vacaciones? Además de estos molestos compañeros de verano, también podemos sufrir picaduras por avispas o abejas.

En caso de picaduras se recomienda lavarlas con agua y jabón. Si existe mucha inflamación aplicar hielo envuelto en un paño para bajarla. Si además hay picor intenso podemos administrar soluciones calmantes para picaduras, existen multitud en el mercado, dependiendo de la edad encontraremos productos destinados desde bebés a niños mayores.

Debemos buscar asistencia sanitaria si encontramos enrojecimiento o inflamación llamativos o al tocar notamos que la piel está muy caliente. Además, en el caso de personas alérgicas al veneno de ciertos insectos, pueden darse reacciones generalizadas con dificultad para respirar, shock o urticaria generalizada. Estas personas deben ser trasladadas al hospital sin demora.

Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo