Salud del niño

Raquitismo y vitamina D en la infancia: toda la información

Las recomendaciones actuales de la Asociación Española de Pediatría indican suplementar a todos los recién nacidos con vitamina D hasta llegar a los 12 meses de vida. ¿Sabes por qué?

La vitamina D es esencial para que el organismo pueda absorber el calcio y el fósforo de los alimentos. Estos minerales son fundamentales para la salud y el crecimiento óseo.

Si los niveles de calcio y fósforo son insuficientes, el organismo intenta compensarlo extrayéndolos de los huesos, lo que los debilita y los vuelve más frágiles. En esta situación puede aparecer el raquitismo.

¿Qué es el raquitismo?

Raquitismo y vitamina D en la infancia
Foto: Istock

Es la enfermedad más frecuente de los huesos en crecimiento. Los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor, calambres y debilidad muscular. Esto es debido a que el calcio es esencial para que los músculos puedan contraerse con normalidad.
  • Retraso del crecimiento y deformidades óseas.
  • Alteraciones en el esmalte y la erupción de los dientes. Esto ocurre porque tanto el calcio como el fósforo son imprescindibles para una dentadura fuerte y sana.
  • Deformidades de los huesos: cabeza (frente prominente, cráneo blando que se puede hundir), muñecas, rodillas, piernas arqueadas, engrosamiento de la unión de las costillas con el esternón (lo que se conoce como “rosario raquítico”).
  • Alteración del sistema inmunitario, lo que conlleva un aumento de infecciones.
  • En casos muy graves, puede producirse “tetania” (contracción muscular mantenida en la que alguna parte del cuerpo se pone muy rígida) o convulsiones.

¿Cómo se diagnostica y trata el raquitismo?

Ante la sospecha de raquitismo es necesario hacer un análisis de sangre, donde valoraremos los niveles de calcio, fósforo y vitamina D. La prueba de imagen de elección es la radiografía, que haremos en las muñecas, rodillas y, en ocasiones, en otros huesos, para evaluar las alteraciones óseas.

Habitualmente el tratamiento consiste en suplementar al niño con vitamina D durante dos o tres meses. Es posible que también se necesiten suplementos de calcio.

¿Cuáles son las fuentes naturales de vitamina D?

La fuente natural de vitamina D es el sol. El 90% de la vitamina que necesitamos se sintetiza en nuestra piel cuando recibimos la radiación solar. La forma de vida actual en las ciudades y países industrializados, impide esta adecuada síntesis.

Cuando la mayoría de los seres humanos estaban al aire libre, sin cubrir sus cuerpos, recibían toda la cantidad de luz que necesitaban. Ahora imagina un día normal en tu vida, de la casa a la oficina y vuelta. O los niños de la casa al colegio y vuelta, cubiertos por ropa, salvo la cara y manos. Encima, en nuestro tiempo libre, en vez de salir a la naturaleza, cada vez pasamos más tiempo dentro de casa, realizando actividades sedentarias.

Dejar el ordenador, la Tablet o los videojuegos de lado para pasar un tiempo al aire libre es muy recomendable. La otra fuente, minoritaria, de vitamina D es la alimentación. Los alimentos que contienen más cantidad de esta vitamina son los pescados azules, el huevo y los lácteos.

¿Cómo podemos evitar el déficit de vitamina D?

Consejos para evitar el déficit de vitamina D en los niños
Foto: Istock

Suplementando a los bebés menores de 12 meses

Los menores de seis meses no deben exponerse al sol. Si encima nacen en invierno y van cubiertos por varias capas de ropa, la síntesis de vitamina D es inviable. Por eso, la Asociación Española de Pediatría recomienda la suplementación oral con preparados de vitamina D desde los pocos días de vida hasta el año. Esta recomendación puede suspenderse antes de los 12 meses en caso de bebés alimentados con lactancia artificial que lleguen a recibir un litro diario de leche de fórmula enriquecida con vitamina D al día.

Realizando una exposición solar de unos 10- 15 minutos al día, en brazos y cara

Un paseo por el parque o el campo es suficiente. Estos minutos deben hacerse sin protección solar, siendo recomendable aplicarla si vamos a estar más tiempo expuestos.

Identificar aquellas situaciones que puedan suponer un riesgo para la síntesis de vitamina D

Éstas serían: bebés lactantes cuyas madres tengan un déficit de esta vitamina, niños con la piel más oscura, niños nacidos en invierno, niños con enfermedades renales o digestivas, tratamiento médico con algunos tipos de antibióticos o antiepilépticos y vivir en países que, por su situación geográfica, reciban poca radiación solar.

Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo