Piojos en verano

Remedios naturales para tratar los piojos en niños

El verano es, sin duda, la época por excelencia de los piojos. Todos los tememos pero, por suerte, podemos aplicar alguno de estos remedios naturales para acabar con ellos.

No, los piojos no solo aparecen durante el curso escolar: las vacaciones de verano son el caldo de cultivo perfecto para que estos parásitos capilares aparezcan de nuevo en la cabeza de los niños y por eso hay que estar más alerta que nunca.

remedios naturales piojos
Fuente: iStock

Y es que, la humedad de las piscinas, el gentío y otros factores pueden propiciar su aparición, con el consiguiente esfuerzo tan grande que hay que hacer para que desaparezcan de la cabeza de los niños.

Os recomendamos que tengáis especial cuidado con ellos si los niños asisten a campamentos de verano o a lugares que estén algo masificados.

¿Cómo se contagian los piojos?

Cuando hablamos de piojos nos referimos a pequeños parásitos que se instalan en la cabeza, justo en el cuero cabelludo (en la raíz del pelo), sobre todo en la nuca y detrás de las orejas.

Lo que hacen es morder la piel de la cabeza para absorber sangre y, así, proliferarse, algo que hacen rápidamente poniendo huevos en el mismo lugar. Esos huevos son pequeñas motas blancas conocidas como liendres, que tienen una apariencia similar a la caspa pero que, a diferencia de esta, no se caen si agitamos fuertemente la cabeza.

Esas pequeñas mordidas y su movimiento producen picor extremo, hormigueo y hasta pueden producir erupciones rojas. Además, el actor de rascarse en un intento de paliar ese picor intenso puede producir heridas con la posibilidad de infección.

El contagio se produce por contacto directo de la cabeza o el cabello con el de otro de una persona infectada, o bien por compartir material contaminado como gorros, peines, cepillos, toallas o almohadas.

¿Cómo eliminar los piojos de la cabeza definitivamente?

Si no hemos podido evitar que estos parásitos visiten la cabeza de nuestros hijos, queremos que sepáis que hay diferentes remedios naturales que pueden surgir efecto y conseguir que desaparezcan (al menos, que lo hagan durante todo este verano y que os siga sirviendo de cara a la vuelta al cole). ¿Cuáles son esos consejos? La Guía de remedios naturales para niños (Editorial Luciérnaga) nos los ha chivado y la verdad es que no son nada agresivos para las necesidades de su piel y, a juzgar por sus páginas, son lo suficientemente efectivos:

  • Los aceites esenciales: específicamente los aceites de árbol del té, el de eucalipto, el de lavanda o el de geranio. ¿Cómo utilizarlo? Dándose baños y aplicaciones: el libro antes mencionado especifica aplicar cinco gotas de aceite esencial en un acondicionador normal de cabello, ponerlo en la cabeza, envolver con film transparente de cocina y dejar actuar varias horas. Después, cepillar bien todo el cabello para retirar las liendres, añadir algunas gotas más en el agua y enjuagar. Después, secar el pelo con un secador durante un mínimo de cinco minutos y repetir el proceso durante una semana todos los días y después una vez a la semana tres semanas más. Incluso, recomiendan seguir poniendo unas gotas del aceite esencial en el peine durante algún tiempo más después del proceso.
  • Acondicionador en la lendrera: los peines especiales para retirar las liendres son muy necesarios en la desinfección. Eso sí, el truco está en aplicar acondicionador en el pelo para evitar tirones, enredos y un correcto deslizamiento de este peine especial
  • ¿El vinagre funciona de verdad? En este artículo puedes encontrar una respuesta más detallada al porqué no es conveniente utilizar vinagre para intentar terminar con los piojos
  • Desinfectar todo bien: varios estudios científicos han demostrado a lo largo del tiempo que un alto porcentaje de piojos resisten a los remedios más utilizados en la actualidad- Por eso, uno de los mejores remedios es asegurarse de hacer una correcta desinfección: lavar ropa de cama, sábanas, almohadas, peines, cepillos, toallas, fundas de sofá y sillones… Todo donde haya estado la persona infectada. ¿Cómo hacerlo? Lavarlo en agua a 50 grados durante cinco minutos. En el caso de los cepillos y los peines habrá que sumergirlos en agua ardiendo durante 10 minutos a fin de que surja el efecto deseado.
Marta Moreno

Marta Moreno

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

Continúa leyendo