Enfermedades raras

¿Qué es el síndrome de Tourette y qué síntomas presenta?

Esta patología poco habitual que se da solo en la población infantil se caracteriza por la presencia constante de tics motores o verbales en el niño.

Síndrome de tourette (Foto: iStock)
Síndrome de tourette (Foto: iStock)

El síndrome de Tourette es una enfermedad poco habitual que se caracteriza por “un trastorno de tics crónico en el que durante más de un año coexisten en el niño tics motores, de movimientos, y tics fónicos, de sonidos”, según lo define la Asociación Española de Pediatría

En este artículo de la American Academy of Pediatrics, se explica que este síndrome es una forma más grave que los tics, los cuales son definidos como “movimientos rápidos y repetitivos o expresiones vocales”. Se diferencian entre los de tipo motor, como por un ejemplo un parpadeo involuntario de los ojos, o vocales, como una tos habitual; y también entre crónicos, que continúan durante toda la niñez, o transitorios, que duran de uno a dos años. 

¿Cuándo y por qué aparece?

Según ambos artículos menciones, el síndrome de Tourette se inicia entre los cinco y los diez años -siete es la edad media exacta-, y las estadísticas dictan que es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas. Las causas exactas que lo desencadenan no se conocen, pero además de una base genética porque es frecuente que haya historial familiar relacionado con los tics, la hipótesis más aceptada es que “puede deberse a cambios en el equilibrio de los neurotransmisores -sustancias que actúan en la comunicación de las células nerviosas-”, indica el artículo publicado en la AEP. 

Suele haber confusión en la opinión pública entre este síndrome, el déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Sí que hay evidencias científicas de que “los trastornos de tics crónicos, el síndrome de Tourette y el TOC pueden deberse a algunos factores comunes, y es muy probable que un niño con cualquiera de estas afecciones también tenga TDAH”, advierte el texto que sirve de referencia para este artículo de la American Academy of Pediatrics, pero no son en ningún caso la misma patología. 

¿Qué consecuencias puede tener?

En cuanto a los síntomas en concreto del síndrome de Tourette, dicho articulo indica que sus tics “difieren de la inquietud o hiperactividad del tipo TDAH en que casi siempre involucran movimientos rápidos, repetidos e idénticos de la cara o los hombros, sonidos o frases vocales”. Según esta fuente científica, la diferencia con los síntomas del TOC es que “Mientras que los tics y el síndrome de Tourette implican arrebatos de movimientos o vocalizaciones simples, el TOC consiste en pensamientos obsesivos y conductas compulsivas”. Las consecuencias de los tics propios del síndrome de Tourette son graves porque pueden hacer que un niño se vuelva socialmente aislado.

Afortunadamente, la evolución del síndrome de Tourette es muy positiva en la mayoría de los casos porque tiende a desaparecer en la adolescencia de forma total o casi total, pero hasta entonces es importante que el niño entienda lo que le ocurre una vez hecho el diagnóstico, y para eso es fundamental el apoyo familiar. También existe la opción de tratarlo con terapia cognitiva e incluso con fármacos en los casos en los que no se presenten mejoras, pero en todo caso tendrá que ser el médico quien diseñe el tratamiento adecuado para el paciente infantil.

¿Cómo detectarlo?

Dado que no existe una prueba concreta para detectar el síndrome de Tourette, es la observación la principal pista para diagnosticarlo. Por ello, se debe poner en conocimiento del pediatra si se aprecia que el niño sufre tics motores y vocales, si estos ocurren muchas veces al día y si son continuados. Los expertos coinciden en que aunque la intensidad de los mismos puede variar, es muy raro el caso en el que un paciente con síndrome de Tourette no tiene tics durante un período ininterrumpido de tres meses. 

También te puede interesar:

Continúa leyendo