Todo lo que debes saber

Tiraje abdominal: el síntoma fácil de detectar de la dificultad respiratoria

Te contamos en qué consiste, por qué se produce y qué implica esta señal de alerta de que el menor tiene una obstrucción parcial de las vías respiratorias.

La maternidad/paternidad no lleva intrínseca la necesidad o responsabilidad de convertirse en un pseudosanitario, pero es cierto que tener ciertas nociones básicas sobre cómo detectar un problema de salud en los niños o cómo actuar en situaciones de emergencia puntuales puede ser de gran ayuda en un momento dado. En este caso nos detenemos en el tiraje abdominal o intercostal, uno de los síntomas más evidentes de que un menor padece dificultad respiratoria. 

Los problemas para respirar con normalidad son un síntoma compatible con muchísimas enfermedades de carácter respiratorio. Es decir, no se puede adivinar qué tipo de problema de salud tiene el niño solo con detectar que padece tiraje intercostal, pero si es más que suficiente para ponernos en alerta y tomar una decisión en consecuencia, en función del resto de síntomas, el historial médico del pequeño y la gravedad en la dificultad para respirar. Lo habitual es que nos esté indicando una emergencia, que puede serlo muy grave si se debe a la asfixia por un atragantamiento, uno de los motivos que puede causar el tiraje intercostal. 

Cómo detectarlo

Dicho esto, procedemos a explicar brevemente en qué consiste el tiraje intercostal o abdominal, que se produce cuando los músculos localizados entre las costillas, los del abdomen y los del cuello se contraen y tiran hacia dentro, produciendo un movimiento poco natural y exagerado, que indica que existe un problema respiratorio. 

Siempre es así porque se trata de una contracción extraordinaria de estos grupos musculares, que no participan habitualmente en la respiración. Cuando esta es normal, basta con la contracción del diafragma, músculo situado debajo de los pulmones que dobla su esfuerzo si no llega suficiente aire a los pulmones por culpa de una dificultad respiratoria. Cuando su esfuerzo extra tampoco es suficiente, entran en juego los músculos citados, que provocan el movimiento descrito, detectable a simple vista si el niño o niña no lleva camiseta. Es en este caso cuando los médicos hablan de tiraje, que indica que el movimiento encadenado y natural de la respiración no se está produciendo correctamente.

Por qué ocurre

El motivo básico es la reducción de la presión del aire dentro del tórax (no lleva aire suficiente a los pulmones) por la obstrucción parcial de alguna vía clave en el sistema respiratorio. Puede ser la tráquea (vía alta) o las pequeñas vías respiratorias de los pulmones (bronquiolos). Así lo explica la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. “Cualquier problema de salud que cause un bloqueo en las vías respiratorias ocasionará tiraje intercostal”, concluye la citada fuente, referencia mundial en cuestiones médicas.

 Llegados a este punto puede que te preguntes qué problema de salud bloquea las vías respiratorias. La respuesta es muy amplia: el asma, por ejemplo; las reacciones alérgicas bruscas y generales en todo el cuerpo (anafilaxia); enfermedades como la bronquiolitis o la neumonía; o la presencia de un cuerpo extraño en la tráquea, entre otros. En los recién nacidos prematuros también puede deberse al llamado síndrome de dificultad respiratoria.

Si lo detectas, en cualquier caso, al ser alerta de emergencia médica, tienes que buscar ayuda de un profesional sanitario. La urgencia con la que precisa el niño esta ayuda varía en función del motivo médico que está causando la dificultad respiratoria. 

En este video se aprecia como es el tiraje intercostal o abdominal (y otros síntomas compatibles con la dificultad respiratoria) en casos reales en pacientes infantiles. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo