Confinamiento domiciliario

¿Tu hijo no descansa bien? Haz caso a estas recomendaciones

El Grupo Pediátrico de la Sociedad Española de Sueño (SES) acaba de publicar un documento muy completo con todas las recomendaciones para que los niños no pierdan su rutina de sueño y hábitos en estos quince días de confinamiento.

El confinamiento que ha decretado el Gobierno de España para los próximos 15 días ha alterado, sin alguna duda, las rutinas de los más pequeños. Algo que puede llevarles a descansar peor, concentrarse menos y estar más aburridos en general.

Y es que, una de las principales dificultades y consecuencias de romper las rutinas es esa: el peor descanso. De hecho, de acuerdo a la información proporcionada por la Sociedad Española de Sueño, nuestras rutina de descanso, comida y demás factores primarios del ser humano dependen, por un lado, de un reloj biológico interno que nos dice cuándo queremos comer y uno ‘sincronizadores’ externos que marcan nuestro día a día y, por tanto, nuestro reloj.

Estos últimos serían las conocidas como ‘ rutinas’: el horario de entrar a trabajar o al colegio, las actividades extraescolares, el momento de antes de dormir… cosas que, dada la situación de confinamiento que venimos viviendo, se han eliminado de raíz. Por esta razón, nuestro reloj biológico también se ha visto afectado y la consecuencia de ello es, como decíamos anteriormente, que descansamos peor, que comemos mal y que no somos capaces de concentrarnos. Si no queremos que esta situación extraordinaria que vivimos altere el sueño y el hambre nuestros peques, desde SES nos recomiendan intentar activar estos ‘sincronizadores’ que ahora no tenemos y hacerlo sin salir de casa.

Para conseguirlo, el Grupo Pediátrico de la Sociedad Española de Sueño ofrece una serie de objetivos y medidas que no hay que perder de vista. El primero sería el referente a las rutinas diarias: recomiendan mantener las mismas rutinas de sueño, de comidas, de actividad física, de ocio y de estudio. Eso sí, “ahora que no hay horario rígido de entrada al colegio, los horarios de sueño se pueden adaptar ligeramente a las tendencias naturales de nuestros hijos, pero siempre manteniendo un horario razonable y estable”, comentan los pediatras de la Sociedad Española de Sueño.

Es decir, reproduciremos el horario de un día cualquiera de los peques con la particularidad de que hay que hacerlo desde el hogar. ¿Una recomendación? Podemos realizar junto a ellos un horario bien grande que colocaremos en un lugar que esté siempre a la vista y que tendremos que cumplir sí o sí de manera diaria.

Descansar lo necesario

El segundo objetivo es el relativo al contraste entre las actividades diurnas y el descanso. Por ello, desde la SES hacen una serie de recomendaciones que reproducimos a continuación:

  • Reservar el tiempo de descanso que demande el niño en función de su edad (recordemos que los ciclos de sueño van cambiando).
  • Recibir, al menos, dos horas de luz solar durante el día. ¿Cómo hacer esto sin salir de casa? Por ejemplo, desayunando o jugando en la terraza, el jardín o cerca de una ventana iluminada.
  • Evitar las ‘tareas pasivas’ como el uso de pantallas en las primeras horas de la mañana. Estas, sin embargo, estarán reservadas a tareas mentales como los deberes, algún juego mental o hacer ejercicio físico.
  • Un rato antes de irse a la cama, crearemos una rutina relajante para ‘desconectar’ como contar un cuento o practicar algo de mindfulness en familia. Eso sí, desde la Sociedad Española de Sueño recomiendan que sea en “ambientes con poca luz y lejos de ruidos”.
  • Por último, una recomendación que habría que tener en cuenta siempre: evitar el consumo de bebidas y comidas excitantes en los momentos previos a irse a la cama.

La importancia de mantener a raya los estímulos

Por último, hablan de la importancia de seguir el mismo ciclo que las horas del día. Es decir, sincronizar los horarios de los pequeños con las 24 horas del día. Es muy fácil de conseguir porque este Grupo Pediátrico aporta una serie de consejos muy sencillos:

En primer lugar, nos comentan la importancia de que los peques duerman a oscuras y que les levantemos la persiana para que se despertasen con la luz natural. Además, hablan de que es conveniente seguir respetando su siesta como harían en el cole o guardería. Establecen los horarios ideales de comida y cena: para la primera antes de las 15:00 y para la segunda dos horas antes de ir a dormir. Por último, desaconsejan el uso de pantallas al menos dos horas antes de ir a la cama.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo