Ahogamientos

Un informe advierte que los ahogamientos en niños siguen siendo altos

En lo que llevamos de mes han fallecido en nuestro país 7 menores por ahogamiento, en la mayoría de las ocasiones en piscinas. Y un informe publicado recientemente advierte de su incremento en los últimos años.

A mediados de la pasada semana conocíamos el caso del fallecimiento de un niño de tres años de edad en Canarias, el cual se ahogaba en una piscina natural originalmente con poca profundidad. Y lo que es aún más alarmante: en lo que llevamos de julio ya han fallecido siete menores ahogados en nuestro país.

Y, como vuelven a señalar los expertos cada vez que conocemos una noticia tan terrible, “ni los manguitos ni los flotadores son seguros”, recomendando siempre el uso de chalecos salvavidas homologados.

Un reciente informe publicado por la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos acaba de alertar de que, precisamente, los incidentes mortales y no mortales de ahogamiento de niños continúan siendo altos. Y la mayoría de las muertes ocurren en niños menores de 5 años de edad. 

De acuerdo a este informe, la mayoría de los ahogamientos se atribuyen principalmente a que un adulto perdió la pista de la ubicación del niño, bien por falta de vigilancia o por despiste. Y también señalan que, ante la falta de clases de natación durante la pandemia de COVID-19 entre los niños, es posible que estos números aumenten, enfatizando en la importancia tanto de las lecciones como de las habilidades de seguridad en el agua, con el fin de mantener a los niños seguros en lo que queda de verano.

¿Qué dice el informe exactamente?

Utilizando datos de distintas fuentes, la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos ha ofrecido actualizaciones anuales acerca de ahogamientos fatales e incidentes de inmersión en agua no fatales en Estados Unidos.

Los datos más recientes muestran que se ha registrado un aumento en el número de incidentes fatales de ahogamiento en niños menores de 15 años, con una tendencia al alza que ha persistido en los últimos años, con un promedio de cerca de 400 ahogamientos fatales por año para ese grupo de edad.

Además, durante ese mismo período de tiempo, cerca del 75 por ciento de los ahogamientos involucraron a niños menores de cinco años de edad. La mayoría de estos ahogamientos ocurrieron en piscinas residenciales.

Por otro lado, también se registró un promedio de más de 6.000 incidentes por ahogamiento no fatales, que provocaron la visita a la sala de urgencias entre 2018 a 2020. Aunque es cierto que el pasado año se registró una disminución notable, posiblemente por las limitaciones en las actividades de verano como consecuencia de la actual pandemia de COVID-19.

Ahogamiento en niños pequeños en piscinas
Foto: Istock

De acuerdo al informe, otros hallazgos interesantes incluyen:

  • Los niños menores de 15 años de edad sufrieron más incidentes de ahogamientos no fatales, en comparación con las niñas.
  • El cincuenta y siete por ciento de los ahogamientos fatales en niños menores de 5 años de edad se atribuyen principalmente a que un adulto perdió el contacto o la ubicación del niño.

Cómo reducir los números de ahogamiento en niños

Es evidente que las diferentes restricciones a consecuencia de la pandemia de coronavirus limitaron el acceso a muchas piscinas públicas y clases de natación para niños. Y la incapacidad para practicar sus habilidades se ha convertido en una preocupación notable a la llegada de las vacaciones de verano.

En el caso de los niños pequeños, por ejemplo, es cierto que pueden olvidar más fácilmente las habilidades relacionadas con la seguridad en el agua, sobre todo cuando no las han practicado durante un período de tiempo más o menos significativo.

Y es que, como señalan los expertos, esas habilidades, así como la capacidad de seguir las instrucciones de seguridad recomendadas, son imperativas cuando son los niños pequeños los que se encuentran en el agua. Si a ello le sumamos la existencia de una experiencia limitada con el agua, debido a su corta edad, son el grupo con mayor riesgo de sufrir un incidente de ahogamiento.

Cómo mantener a los niños seguros en el agua

Cuando se trata de mantener a los niños seguros en el agua, es fundamental ayudarlos, en primer lugar, a comprender la importancia de seguir las reglas

Debemos tener en cuenta que el ahogamiento puede ocurrir en segundos. Y, en la mayoría de las ocasiones se caracteriza por ser silencioso. Y se trata de algo que le puede ocurrir a cualquier niño, en cualquier momento que acceda al agua. Por suerte, el ahogamiento se puede prevenir.

Es conveniente siempre supervisar a los niños constantemente y de cerca tanto cuando se encuentren dentro como alrededor del agua. Y esa supervisión debe realizarse siempre al lado y muy cerca del niño, lo que significa que debemos estar siempre al alcance del niño.

Igualmente, cuando el niño se encuentre en el agua, es aconsejable usar un chaleco salvavidas, incluso cuando se encuentren alrededor del agua (por ejemplo, en el caso de piscinas).

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo