Vacuna contra el coronavirus

Vacuna COVID-19 en niños: soluciona tus dudas

Hasta el momento, la Agencia Europea de Medicamentos (la EMA, por su nombre en inglés) solo ha autorizado el uso de una vacuna en niños de 5 a 11 años. "Se llama Comirnaty 10 mcg y está desarrollada por la empresa alemana BioNTech y fabricada por la estadounidense Pfizer", explica el doctor Ángel Hernández-Merino, especialista en vacunas de la Asociación Española de Pediatría Atención Primaria (AEPap) y asesor del Comité de Vacunas de AEP.

A los niños se les está administrando menos dosis

La vacuna de Pfizer para niños es una versión adaptada de la vacuna usada en los adolescentes a partir de 12 años y los adultos. Contiene una tercera parte (10 mcg) de ARNm en vez de los 30 mcg de la vacuna de la de los mayores de 12 años. "Se ha comprobado que esta cantidad de ARNm proporciona a los más pequeños el mismo nivel de protección (anticuerpos) que en el caso de los mayores", señala el experto.

La vacuna se administra de la misma forma, en el músculo deltoides del hombro, e incluye dos dosis separadas por un tiempo determinado. Con respecto a esto, Salud Pública acaba de actualizar las medidas.

Los padres pueden estar tranquilos: la vacuna es segura

Antes de su aprobación, las vacunas infantiles han pasado las rigurosas pruebas con mayor nivel de exigencia que con otros medicamentos. “El proceso de estudio ha sido más breve porque se ha contado con recursos extraordinarios para llevarlos a cabo, pero no se ha omitido ni aligerado ningún requisito de calidad”, matiza el doctor.

¿Las vacunas evitan que los niños se contagien?

Aunque la COVID-19 se ceba especialmente con las personas de más edad o con enfermedades graves, hay otros grupos que también se ven afectados. En lo que se refiere a los niños, aunque sufren formas graves de la enfermedad con mucha menor frecuencia, no están libres de riesgo. “Las cifras oficiales nos recuerdan que han sido varios miles los niños que han necesitado ingresar en un hospital, varios cientos los que han necesitado recibir cuidados intensivos por encontrarse gravemente enfermos y que, lamentablemente, algunos han fallecido ”, apunta el doctor.

Por su parte, la pediatra María Garcés recuerda que “vacunándoles disminuimos aún más el riesgo de contagio entre los niños y evitamos los confinamientos que actualmente se están produciendo en las aulas”.

Si los niños están vacunados pasan a estar en la misma situación que los adultos, que no requieren confinamiento si entran en contacto con alguna persona positiva y pueden seguir yendo a trabajar, aunque tengan que realizarse PCR de control. “Esta vacunación viene a mejorar la calidad de vida de los niños, ya que no existiría justificación para que sigan llevando mascarilla en espacios al aire libre”, señala la doctora.

Efectos secundarios de la vacuna COVID-19 en niños

Las siguientes 48 horas tras vacunarse, el niño puede sufrir:

  • Dolor en la zona del pinchazo en el hombro (75 % de los vacunados)
  • Cansancio (30-40 %)
  • Dolor de cabeza (20-30 %)
  • Menos del 10 % presentan fiebre

“Estos síntomas suelen ser leves o moderados y siempre pasajeros ”, indica el doctor. El día de la vacunación se puede hacer vida normal. Por pura precaución, se podría evitar realizar ejercicio de gran intensidad.

Continúa leyendo